Va a lo que va

Piovaccari y Dorado en el Córdoba-Rayo de la primera vuelta (0-0) | TONI BLANCO

Las opciones de descenso del Córdoba son mínimas. Las del Rayo, nulas. No se puede culpar a nadie de pensar -porque hay precedentes- que nos encontramos ante un duelo de guante blanco, una de esas citas en las que se firma un pacto de no agresión entre dos adversarios que se pelean sin dañarse y terminan abrazándose sobre el césped, con sus objetivos -en este caso, bastante decepcionantes- cumplidos. El Rayo-Córdoba puede terminar con los blanquiverdes salvados matemáticamente si son capaces de puntuar. También pueden salir bien parados en la clasificación en el caso de derrota, siempre que sus perseguidores pifien. La cuestión es que no hay demasiado ambiente en Vallecas, donde la afición rumia un campeonato deplorable y un enfrentamiento abierto con los propietarios. Se parece bastante a lo que sucede en El Arcángel, donde se festejan los triunfos más recientes con la misma vehemencia con que se censura la gestión de los González en la entidad. Será un partido raro entre dos equipos que esperaban otra cosa de la temporada y que ya están locos por que esto termine.

Los entrenadores se han esforzado en los últimos días por exprimir la tensión de sus jugadores. "Nos falta un punto, no estamos salvados", insistió Carrión en las vísperas del partido. El Córdoba celebró de manera brutal la goleada al Oviedo (4-2) del pasado domingo y en el ambiente flotaba la sensación de que la pesadilla había terminado. Pero no. Hay un reducido porcentaje de opciones de verse metido en un lío en la última jornada y los cordobesistas quieren evitar a toda costa llegar a la cita final, el sábado que viene ante el Girona en El Arcángel, sin estar salvados. En Vallecas, Míchel ha pedido a los suyos que hagan "el mejor partido de la temporada" para despedirse con un desagravio a sus aficionados, que han soportado otro año de frustración extrema. Después del paso de Sandoval y Rubén Baraja por el banquillo de un Rayo que llegó a estar a cuatro puntos de la salvación, un exjugador ha conseguido provocar el último arreón para llegar a los 50 puntos -la cifra mítica para los humildes- en la antepenúltima jornada. Con Míchel no conocen la derrota en casa y los rayistas solo han perdido un partido de los últimos diez. Habrá oportunidades para los que menos jugaron. Ya saben, rotaciones y premios variados.

En el Córdoba no se prevén cambios. Carrión repitió la misma convocatoria del último partido en casa y es más que probable que calque la alineación una vez más. Se dejó en casa a los cuatro de siempre (Bijimine, Samu, Bergdich y Guille Donoso), además de a los lesionados Cisma y Rodas. El catalán se reserva alguna sorpresa de última hora, pero todo apunta a la repetición del grupo que empató en el Carranza y ganó al Oviedo. En el Rayo se detectan dos jugadores cordobeses de esos que siempre salen en las quinielas como posibles refuerzos: el central Chechu Dorado y el lateral izquierdo Quini. El carrilero de Fernán Núñez se dejó querer esta semana reconociendo públicamente tibios contactos con la casa blanquiverde. Termina contrato el 30 de junio.

Con horario unificado, todo puede quedar resuelto esta noche. Los ascensos a Primera y los descensos, principalmente. Y el Córdoba podrá respirar hondo y comenzar a responder las preguntas que están en el aire.

ALINEACIONES PROBABLES

RAYO VALLECANO: Tomás Mejías, Quini, Pablo, Dorado, Nacho, Beltrán, Cristaldo, Dovale, Jordi, Lass y Manucho.

CÓRDOBA: Pawel Kieszek, Antoñito, Caro, Deivid, Bíttolo, Sergio Aguza, Javi Lara, Edu Ramos, Alfaro, Javi Galán y Piovaccari.

ÁRBITRO: Cordero Vega (Comité Cántabro).

CAMPO Y HORA: Vallecas (20:00).

Etiquetas
stats