Sí, nos vamos (una vez más) a Madrid

Seguidores cordobesistas a las puertas del Alfonso Pérez de Getafe, en 2003 | MADERO CUBERO

¿Qué ocurrió en aquel viaje a Madrid? Los más veteranos tendrán un buen puñado de anécdotas que contar a las generaciones más jóvenes durante el viaje a Alcorcón este fin de semana. En la caravana de valientes -como la ha bautizado el departamento de marketing blanquiverde- habrá momentos para rememorar episodios que han quedado grabados en el imaginario cordobesista. El próximo domingo, el estadio Santo Domingo tendrá color blanquiverde por el desplazamiento de una buena parte de su hinchada. El equipo, situado en zona de descenso y a once puntos de la permanencia, necesita a toda costa un triunfo para relanzar sus posibilidades matemáticas y alimentar la esperanza en la salvación. Los cordobesistas tienen el corazón curtido. ¿Quién no se acuerda de las hazañas de Getafe o Leganés? Desde el 2000 en adelante hay un puñado de episodios de impacto en tierra madrileña.

2000 | Vicente Calderón | Entró y salió líder ante el Atlético de Madrid

Nadie olvida aquel día. Después de más de tres lustros penando por la Segunda B -con una dolorosa escala en Tercera-, una visita en partido oficial al Vicente Calderón se consideraba como un acontecimiento de primera magnitud en el cordobesismo. Ocurrió hace casi 18 años y supuso un episodio referencial para una generación de seguidores, especialmente los jóvenes que se incorporaban al ritmo de lo que se conoció como cordobamanía en el cambio de siglo. Tras el ascenso del 99 en Cartagena y una permanencia bien ganada en el curso del retorno a la categoría de plata, el Córdoba encaró el curso 2000-01 con perspectivas de seguir creciendo. Y lo hizo, especialmente en lo emocional, aquella mañana en el Vicente Calderón. Era un domingo de tiempo alegre, un penúltimo día de octubre. Uno de los grandes estadios del fútbol español presentó entonces un lleno para el que colaboraron unos 3.000 aficionados sonrientes y ruidosos.

Los blanquiverdes, arropados por su hinchada en el estadio, realizaron un partido notable ante un Atlético que necesitaba remontar el vuelo de forma rápida. El equilibrio fue patente y los silbidos de la afición local se mezclaban con los cánticos cordobeses. A falta de cinco minutos, los rojiblancos se adelantaron con un gol de Cubillo. El aroma de la decepción sobrevoló el estadio, pero el árbitro Arcas Piqueres señaló un penalti a favor del Córdoba en el 89′. Lo lanzó Miguel Melgar y batió a Toni Jiménez. Fue el delirio. Con ese punto, el Córdoba mantuvo el liderato de Segunda División en solitario, por delante del Jaén (17), Sevilla (17) y Levante (16).

2003 | Alfonso Pérez | El gol de Montenegro y la salvación en la última jornada

La simple mención de ese nombre hace que se humedezcan los ojos de una generación de aficionados que vivió, con rabia juvenil y bendita inocencia, uno de esos episodios que han venido definiendo el sentir cordobesista. En junio de 2003, una legión de seguidores se desplazó al Coliseum Alfonso Pérez para disputar una “final”. El título era la salvación. Última fecha del calendario: el Córdoba necesitaba al menos un empate para salvarse. La estampa era cruda. El club, presidido por Ángel Marín y con Miguel Ángel Portugal como director deportivo, iba por su tercer técnico del curso. Empezó Iosu Ortuondo con un proyecto de cantera, siguió Fernando Zambrano con una avalancha de fichajes en el mercado de invierno y terminó Castro Santos con el reto de salvar los muebles en tres partidos. El primero lo ganó en Compostela con un gol en el último minuto de Alfonso. El segundo lo sacó adelante en El Arcángel con un tanto de Moisés que descendió al Oviedo y mantuvo con vida al Córdoba. Éste era el último. Y no valía perder.

Era el último partido y los madrileños, con Pepe Mel en el banquillo, no se jugaban absolutamente nada. Pero había que puntuar. Un gol del argentino Ariel Montenegro desató la locura y un empate del local Alberto en la segunda parte aportó morbo y aceleración de marcapasos. Todo terminó bien. Con el 1-1 se evitó la debacle absoluta y hubo fiesta por todo lo alto, con invasión de césped y vítores a los futbolistas como si fueran héroes. Se sumaron los 50 puntos.

2004 | Butarque | Nico Olivera y la flor bien regada de Pedrito

Después de una temporada caótica en Segunda, el Córdoba se plantó en la última jornada con una tesitura compleja. Debía ganar su partido en Butarque para no depender de nadie y salvar el pellejo. Su rival, el Leganés, estaba en las mismas. Perder le llevaba al descenso. Los fieles aficionados cordobesistas montaron una caravana de autobuses y coches para invadir el estadio madrileño, ávidos de revivir las increíbles sensaciones del año anterior en Getafe. Ante la escuadra pepinera, el héroe de la tarde fue Nicolás Andrés Olivera. El uruguayo fue el autor del gol al filo del descanso, colocando aires de fiesta a un curso cochambroso en lo deportivo y lo económico, con tres entrenadores (Castro Santos, Miguel Ángel Portugal y Pedro Sánchez) y una treintena de jugadores en la órbita del primer equipo.

¿Y qué fue del entrenador del milagro? Pedro Sánchez Pedraza, conocido como Pedrito, puede presumir de contar con un expediente perfecto en el primer equipo del Córdoba. Le reclutaron para sustituir a Portugal, que estuvo 30 jornadas en el cargo y fue despedido tras sumar una sola victoria en catorce partidos. Hacía falta ganar los dos últimos, ante Elche y Leganés, y así ocurrió. 1-0 y 0-1. Seis puntos y salvación. Pedrito no volvió a entrenar al Córdoba.

2014 | Santiago Bernabéu | El regreso a Primera, 42 años después

El Córdoba CF retornó 42 años después a la máxima categoría del fútbol español. Lo hizo en el estadio Santiago Bernabéu, donde se enfrentó al vigente campeón de Europa, el Real Madrid. El once blanquiverde en la primera jornada de la Liga 14-15 lo formaron: Juan Carlos, Gunino, Íñigo López, Pantic, Crespo, Fausto Rossi, López Garai, Pinillos, López Silva, Ryder Matos y Mike Havenaar. El francés Kareem Benzema, a la media hora, y Cristiano Ronaldo, en el último minuto, sellaron un 2-0 que dejó a los blanquiverdes y a sus aficionados -unos cinco mil- con una sensación compartida de orgullo.

El equipo del Chapi Ferrer dejó claro que no había regresado a Primera para arrugarse. En las trazas maestras se dejaron ver intenciones de sacar el balón jugado y paciencia para llegar a la meta contraria. Los blanquiverdes se fueron creyendo poco a poco que podían empatar a un Madrid que no parecía tener intención de aumentar su ventaja. Ya antes del descanso, casi empató el Córdoba a la salida de un córner en el que Havenaar no consiguió aprovechar una mala salida de Iker Casillas. En la segunda, se acercaron algo más a la portería del mostoleño, incluso llegaron a perforar la portería blanca, pero Xisco estaba en fuera de juego y el gol no subió al marcador. El gol de Cristiano Ronaldo cuando el partido ya acababa solo sirvió para que el resultado no fuera mínimo. Los seguidores blancos se fueron con dudas mientras que el Bernabéu era una fiesta cordobesista.

2017 | Vallecas | Victoria, permanencia asegurada y suspiro de alivio

En la temporada pasada, el Córdoba no pudo quedarse tranquilo hasta muy al final. La posibilidad de descender estaba ahí, agazapada, más como un castigo a lo mal hecho que como una amenaza real. Era la penúltima jornada del campeonato y los blanquiverdes, entrenados por Carrión, visitaban Madrid con una justificada dosis de cautela. Al final lograron el objetivo. Los jugadores hicieron piña sobre el césped de Vallecas festejando una liberación. El Córdoba resolvió un partido extraño, en el que arrancó sesteando y terminó dominando. Necesitó que le dieran una bofetada para entender dónde estaba y qué es lo que tenía que hacer. Encajó un gol y logró reaccionar y remontar. Ganó su único partido lejos de El Arcángel en toda la segunda vuelta y eso le sirvió para apañar muchas cuentas.

El Córdoba jugó con Pawel Kieszek, Antoñito, Caro, Deivid, Bíttolo, Edu Ramos, Alfaro (Juli, 85′), Javi Lara (Luso, 75′) , Sergio Aguza, Javi Galán y Piovaccari (Rodri, 58′). Se adelantó el Rayo con gol de Baena a los cuatro minutos, pero a los diez empató Javi Galán y ya en el segundo tiempo, a los diez minutos, sentenció Alfaro con el 1-2. Ahí empezó a prepararse el curso siguiente. Que es precisamente éste.

Etiquetas
stats