Sandoval y el sentido del deber

Sandoval, en un entrenamiento | ÁLEX GALLEGOS

Entiende que todo el mundo sonría, que tenga ganas de cantar y de abrazarse. Que haya ambiente de fiesta. Es consciente de que el Córdoba se ha metido en el camino correcto. Pero Sandoval, en su comparecencia ante los medios previa a cada partido, ha realizado un ejercicio de realismo entroncado con su perfil más profesional y su sentido de la ética. Nadie debe llevarse a engaño. “Aún dependemos de que los demás fallen además de ganar nosotros”, expresó el madrileño en la sala de prensa en las vísperas de un Córdoba-Oviedo apasionante. Esa actuación, lejos de ser un cortarrollos, forma parte del tono de prudencia que impregna el discurso oficial del club después de las cuatro victorias consecutivas. Un rato antes, el presidente Jesús León explicó que el Córdoba “sigue en descenso”.

Sandoval consiguió meter en la cabeza de sus jugadores, con el calzador de los resultados, que la hazaña de la permanencia es posible. El “doce de doce” ha levantado una expectación inusitada entre los vecinos de Segunda y, especialmente, en la comunidad blanquiverde. Se prepara un ambiente espectacular para mañana, pero “todavía no se ha conseguido el objetivo”. El primer paso es tan sencillo de expresar como complicado de conseguir: depender de sí mismo. Aún tiene rivales por delante, pero ha logrado la fuerza para pelear. “El optimista suma y el pesimista resta. Aunque no se ha conseguido el objetivo, ahora podemos hacer un cuerpo a cuerpo, porque antes estábamos en la lona tumbados”, ha expresado el de Humanes, que ha cifrado la meta en “llegar a los 18-19 puntos más a final de temporada”. ¿Es posible? Una ventaja es tener seis encuentros en El Arcángel, que “debe ser un fortín”.

“Ni la derrota ni la victoria nos tienen que nublar el objetivo. La humildad debe ser máxima”, ha resaltado Sandoval, que sigue “haciendo las mismas cuentas, con bloques de cinco partidos: ahora pensamos en el que tenemos”. “En el anterior fue aseado y ahora estamos en superávit. Marcando metas cortas podemos llegar a final de temporada con opción de salir de ahí abajo”, ha añadido el madrileño. La idea es implicar a más equipos en  la lucha y aprovechar los enfrentamientos directos. “Pero mirando solo al próximo partido, que es el Oviedo”, recalca. El cuadro carbayón le merece el máximo respeto, principalmente porque cuenta con un entrenador al que admira. “Soy un fiel seguidor de Anquela, que es un referente en el fútbol; ha coincidido en mi etapa del futbol profesional, es un currante y transmite mucho a sus equipos, todos creen en él”, manifiesta.

Sobre el modo de abordar el partido y los posibles cambios -hay algunos, como el de Javi Galán, obligados-, Sandoval se mantuvo enigmático. Sin entrar en otros aspectos, sí consideró un deber el conseguir que “nuestros jugadores con más talento entren en acción”. En esa brigada de elementos determinantes incluyó a Sergi Guardiola, que con sus 17 goles firmados está batiendo récords, y a José Antonio Reyes, que repartió tres asistencias en las últimas comparecencias y que se tuvo que retirar lesionado en el partido ante el Nástic. ¿Estará disponible? “Está para aportar desde el principio, desde más adelante, desde donde quiera. Ha cogido el tono físico, se encuentra cómodo en el campo, y cuando un jugador con talento se encuentra cómodo hay que apostar por él”, dijo Sandoval.

Etiquetas
stats