Rodri en Pucela, del frío al calor

Rodri festeja con una pirueta un gol en Reus | LOF

Salió de Valladolid como un perfecto jugador intrascendente. Jugó bastante -intervino en 35 partidos-, marcó pocos goles (4) y los seguidores blanquivioletas le señalaron con el dedo durante todo un curso de frustración. Es lo que sucede en las crisis deportivas: el 1 y el 9 son los puestos que suelen centrar las miradas furibundas de los aficionados desencantados. El portero y el delantero centro. Rodri no tuvo un buen año en Pucela, a donde llegó en calidad de cedido por el TSV 1860 Múnich, que tenía sus derechos y con el que nunca llegó a establecer una relación deportiva fluida.

Ahora Rodri Ríos (Soria, 1990) vive el que puede ser uno de los mejores momentos de su carrera. Ha firmado 10 tantos en el Córdoba y vuelve al que fue su hogar con la cabeza alzada. Con la blanquiverde es un hombre clave, una referencia indiscutible. Su hombre-gol. Un rango que nunca alcanzó en el Real Valladolid, que en el mercado invernal trajo jugadores para reforzar el ataque. El principal fue el italiano Enzo Rennella, otro excordobesista, que llegó avalado por el técnico Miguel Ángel Portugal, que en su día fue jugador, entrenador y director deportivo en El Arcángel. El fútbol da muchas vueltas.

El caso es que Rodri pasó por Valladolid sin brillo, engullido -como Alfaro, también compañero suyo este año en el Córdoba- por una temporada horrorosa, en la que las aspiraciones de ascenso de los castellanos derivaron en una situación inesperada y dura de digerir: la pelea por salvar la categoría. Algo parecido a lo que le está sucediendo ahora al Córdoba, aunque aquí Rodri no es uno más. De hecho, las circunstancias multiplican su valor. El italiano Federico Piovaccari sufrió un esguince de tobillo el domingo pasado y estará al menos cinco semanas fuera de combate. El soriano, formado en la cantera del Sevilla, es el único delantero nato. Quedan diez partidos y los de Carrión están a un punto del descenso. A Rodri le rezan como si fuera un santo. Más de un tercio de los 28 goles del Córdoba (10) llevan su rúbrica.

Etiquetas
stats