Igual... pero distinto: el Córdoba y sus finales

Xisco en el Córdoba-Tenerife en El Arcángel | MADERO CUBERO
El equipo blanquiverde va noveno con 52 puntos, tres más que en el mismo momento del curso de su último salto a Primera División y a menor distancia de los puestos de ascenso directo

Con los números en la mano, el Córdoba de José Luis Oltra está mejor situado que el de Chapi Ferrer tras la jornada 35 si comparamos la temporada actual con la del último ascenso a Primera División. En la Liga 13-14, el equipo tenía 49 puntos y estaba a nueve de distancia del segundo puesto. Aún no había garantizado matemáticamente la permanencia y la palabra ascenso, con 21 puntos todavía en juego, no se pronunciaba en el cordobesismo. Siete semanas más tarde, decenas de miles de personas invadían las calles de la ciudad celebrando un histórico regreso a la élite después de 42 años. Aquel Córdoba peleó hasta el último suspiro por conseguir uno de los puestos de play off y terminó garantizándolo en la última jornada, tras un empate sin goles ante el Mallorca en El Arcángel. Y mirando de reojo los resultados que se producían en otros campos. Consiguió además entrar en los cruces quedando en séptimo lugar, ya que el filial del FC Barcelona no podía disputarlos.

En la presente temporada, el Córdoba tiene 52 puntos y está a seis del ascenso directo y a uno de la sexta plaza. La sensación que produce, sin embargo, dista de ser la de una formación emergente. En las dos últimas semanas ha sido capaz de sumar cuatro puntos después de mantener -por primera vez en toda la segunda vuelta- la portería imbatida: el 0-2 en Huesca y el 0-0 frente al Tenerife le mantienen en la parte media-alta de la clasificación y con las opciones intactas para reeditar, como mínimo, un episodio similar al de las dos ocasiones en las que disputó las eliminatorias de ascenso a Primera.

En el año del ascenso mantuvo una curiosa similitud con el equipo actual: ambos sufrieron una mutación en la tendencia de sus partidos como anfitriones o visitantes. Después de despachar unas primeras vueltas muy solventes en El Arcángel, terminaron recogiendo sus mejores réditos en los desplazamientos. De hecho, con Albert Ferrer sólo se ganaron dos partidos en casa en la segunda vuelta y ninguno en el play off: hubo empates sin goles ante el Real Murcia y la Unión Deportiva Las Palmas, a quienes luego noquearon en sus respectivos feudos por 1-2 y 1-1. A día de hoy, el Córdoba es el mejor visitante de la categoría, una condición que permite asemejarlo con el que logró subir a Primera. Sin embargo, la imagen en El Arcángel empeora la de aquel campeonato: lleva una racha de un solo punto sumado de los últimos 21 posibles.

En comparación con el Córdoba de Paco Jémez, que disputó el play off en la temporada 11-12, el equipo de Oltra tiene cinco puntos menos (52 por 57). El conjunto blanquiverde estaba en puesto de promoción, aunque a 13 puntos del ascenso directo tras la jornada 35. Terminó clasificándose en sexta posición -la mejor del club en los últimos cuarenta años- después de un empate sin goles en la última jornada ante el Celta, un resultado que les servía a ambos para cumplir sus objetivos: en Balaídos celebraban el ascenso a Primera y los cordobesistas se quedaban con un billete para un play off del que les apeó en primera ronda el Real Valladolid.

En las siete jornadas restantes, el Córdoba tendrá que visitar al Oviedo, Llagostera, Mirandés y Mallorca, mientras que recibirá en El Arcángel a Girona, Elche y Almería. Todo apunta a que el escenario en las últimas jornadas será similar al de los dos campeonatos en los que el Córdoba logró disputar el play off de ascenso a Primera.

Etiquetas
stats