La familia real de Baréin, detrás del fondo que se ha hecho con el control del Córdoba CF

El príncipe heredero de Báhrein | WIKIPEDIA

Los cordobesistas van a tener que aprenderse de memoria este nombre: Salman bin Hamad bin Isa Al Jalifa. Es el príncipe heredero de la monarquía de Baréin, un pequeño país del Golfo Pérsico, una de las personas que está detrás de Infinity Capital WLL, el fondo de inversión al que los administradores judiciales y concursales del Córdoba Club de Fútbol SAD han entregado la unidad productiva del equipo blanquiverde, según han confirmado diversas fuentes a este periódico.

Según ha podido saber CORDÓPOLIS, Salman bin Hamad bin Isa Al Jalifa es un gran aficionado al fútbol y es uno de los responsables de una inversión en la que la familia real de Baréin llevaba trabajando varios meses. Este mismo jueves, el representante de la firma de abogados Crowe, Javier González Calvo, ha confirmado que tras Infinity hay "personas del Golfo Pérsico que representan a la familia real de Baréin".

El fondo, de momento, tiene un depósito de ocho millones de dólares, según las últimas cuentas depositadas y recopiladas por la compañía D&B Hoovers, que maneja una base de datos mercantil con más de 120 millones de registros. Además, emplea a unas 70 personas y se creó en el año 2010. Su consejo de administración está compuesto por altos directivos de importantes bancos del reino de Baréin: Yusuf Abdulla Mohamed Taqi, como presidente, Ali Habib Ahmed Qasim y Anwar Khalifa Ebrahim Alsada. Estas son las "personas del Golfo Pérsico" que a su vez representan a la familia real de Baréin.

La familia real de Baréin tiene inversiones en España a través de Mumtalakat, un fondo soberano que ya ha adquirido una participación minoritaria significativa en el Grupo Premo, una histórica compañía de Málaga. En 2016, este fondo ya se hizo con el 49% de las acciones de Asturiana de Aleaciones (Aleastur), especializada en la fabricación de refinadores de grano y aleaciones madre para la industria del aluminio. Estas son, hasta ahora, las dos grandes inversiones de la familia real de Baréin en España. El Córdoba CF sería la tercera y, desde luego, la más llamativa.

El príncipe heredero de Baréin es licenciado en Ciencias Políticas por la American University, Estados Unidos, en 1992 y tiene un máster en Historia y Filosofía por la Universidad de Cambridge, Inglaterra, en 1994. Fue coronado príncipe en 1999. Tiene 50 años.

La relación de la familia real de Baréin con el mundo del fútbol es muy estrecha y en las más altas esferas. Otro miembro de la familia real, Salman bin Ibrahim Al Jalifa, es el actual presidente de la Confederación Asiática de Fútbol (la UEFA de Asia) y ha llegado a aspirar a la presidencia de la FIFA. Al Jalifa ha sido vicepresidente de la Comisión Disciplinaria de la FIFA.

La familia real de Baréin vivió una situación agitada durante la Primavera Árabe, entre los años 2011 y 2012. La familia real es suní. La mitad del país tiene nacionalidad extranjera y entre el resto la mayoría de la población es chií. En aquellos años, las protestas fueron reprimidas con la ayuda militar de Arabia Saudí, una monarquía muy cercana a la de Baréin, que no obstante es algo más abierta. Amnistía Internacional, por ejemplo, ha solicitado varias investigaciones y ha condenado que se trata de un país que reprime los derechos humanos.

Según los datos de la propia Wikipedia, el Rey Hamad bin Isa Al Jalifa es el jefe de estado y es sustituido por su hijo primogénito o por la persona que él designe dentro de la familia Al Jalifa. El Primer Ministro Jalifa bin Salman Al Jalifa es jefe del gobierno. La cámara alta del parlamento es nombrada por el Rey y la cámara baja es elegida por sufragio universal.

Etiquetas
stats