Diez claves de un tercio de Liga para renacer

Oltra, en El Arcángel | ÁLVARO CARMONA
El Córdoba alcanza la primera 'meta volante' de Segunda en puesto de ascenso | Florin Andone, la enseña de un grupo corto y exprimido por Oltra | El Arcángel recupera fuerza

Recurramos al tópico. ¿Quién no hubiera firmado este verano llegar a estas fechas en una posición así? El Córdoba no es líder, pero casi. No es el que más partidos gana, pero casi. No es el que menos pierde, pero casi. No es el que más goles marca ni el que menos recibe. Hay que hacer auténticos esfuerzos para recordar -sin garantía de encontrarlo- un partido memorable o una actuación plena y completa. Y, con todo eso, lleva siete jornadas consecutivas en puesto de ascenso a Primera. Lo que tiene le basta, de momento, para despertar ilusión y abrir una expectativa. Ya tiene su mérito. Ningún equipo que descendiera como colista de Primera -y el Córdoba lo hizo con estrépito- consiguió en el curso siguiente, en Segunda, describir una trayectoria como la que actualmente protagonizan los blanquiverdes. Se han cumplido catorce jornadas, un tercio de la Liga, y al Córdoba le van saliendo las cuentas. Va segundo y con 24 puntos. Tiene a uno por delante y a veinte por detrás.

1) Frustración inicial y volantazo. El arranque del Córdoba resultó descorazonador. Tras estrenarse en El Arcángel con un 1-0 ante el Valladolid llegaron un par de semanas horrorosas: perdió por (de)méritos adquiridos en Leganés (3-1) y ante el Alcorcón (1-3). Fue eliminado en casa de la Copa por el Lugo (0-1). “Recibir esta cantidad de goles es inasumible”, dijo Oltra. Hubo cambio en el dibujo: retraso de líneas, trinchera y contragolpe. El equipo encajó sólo un gol en los cinco partidos siguientes y despegó en la tabla.

2) Florin Andone, un líder en escaparate. Seguramente el mejor delantero de la categoría. Ha marcado seis goles en once partidos y a sus 22 años es un futbolista en efervescencia. Internacional absoluto con Rumanía, se estrenó como goleador con su país y logró la clasificación para el Europeo. Su aportación es fundamental. La posibilidad de una venta en el mercado invernal -tiene contrato hasta 2017- se contempla con pavor entre el cordobesismo.

3) Siete jornadas en posición de ascenso. El Córdoba llevaba quince años sin ser líder de Segunda y más de cuarenta sin hacerlo más allá de la jornada once. Actualmente lleva siete semanas seguidas siendo primero o segundo, en lo que supone la tercera mejor marca de su historia. Un vistazo a la clasificación siempre reanima en momentos de duda.

4) El Arcángel deja de ser una tómbola. En la temporada en Primera, el Córdoba sólo ganó un partido en su hogar: al Granada el día de Reyes. Recuperar el prestigio perdido como anfitrión y saldar una deuda con la sufrida afición eran tareas prioritarias. La consecuencia era sumar puntos vitales. Con más o menos brillantez, el desafío se está cumpliendo. El Córdoba es el mejor equipo en casa junto a Osasuna (5 victorias, un empate, una derrota) y las gradas de El Arcàngel son las más pobladas en todos los recintos de la categoría.

5) Las dentelladas del perro viejo: Pedro Ríos. Oltra lo pidió con insistencia y los hechos le han dado la razón. El veterano extremo jerezano se ha convertido en una de las referencias del equipo blanquiverde, marcando dos goles y sirviendo el doble. Vital en acciones a balón parado. Pese a sus 33 años, mantiene un vigor físico y un sentido de la colocación que le permite ayudar defensivamente en la banda derecha. El equipo ha sentido su ausencia por lesión en las últimas jornadas.

6) Razak, el Spiderman de Accra. Una historia de corte surrealista que está derivando casi en un cuento épico. El Córdoba despidió a Razak en verano de 2014, después del ascenso a Primera. Se fue al Mirandés. Un año después, el club blanquiverde volvió a ficharlo de nuevo. Es titular, internacional con Ghana y héroe en varias jornadas. La última, en Tenerife, resultó particularmente rentable para el Córdoba. Ha encajado once goles en once partidos.

7) A vueltas con el estilo: ¿Esto es todo, amigos? Buena parte del cordobesismo se pregunta si el Córdoba está al tope de su rendimiento. O, dicho de otro modo, si con el material humano disponible Oltra no puede hacer otra cosa que jugar como lo hace el grupo. El técnico valenciano ya ha dejado entrever que el equipo juega como puede y no como él quiere o le gustaría, aunque está en ello. La cuestión es que con su escasa rotación de jugadores, el Córdoba se está convirtiendo en un equipo previsible. Los adversarios saben dónde tiene las flaquezas y a quién deben neutralizar -sí, ese mismo, Florin- para dejarle casi seco. Explorar otras opciones, especialmente de medio campo para arriba, parece posible. Pero, ¿quién se atreve a arriesgarse?

8) El agujero en la derecha y el corazón de Stanke. El lateral derecho sigue siendo un lugar emblemático a la hora de explicar las dificultades del Córdoba para componer una línea defensiva competente. El veterano internacional lituano, de 34 años, es un central que está parcheando -con decoro y profesionalidad- una posición que no es la suya. Dalmau, que llegó cuando falló la contratación de Fernández, apenas cuenta. Los demás en la retaguardia son intocables: Rodas, Deivid y Cisma son los jugadores con más minutos acumulados. Lesiones y tarjetas ya les están haciendo mella.

9) Esperando a Víctor Pérez (y a alguno más). El talentoso medio albaceteño llegó como una de las incorporaciones estelares al Córdoba. Se le ha visto poco. Porque no ha sido alineado o porque, cuando ha salido, apenas ha dejado destellos. Es un futbolista que precisa continuidad, pero Oltra no ha tocado demasiado el once cuando ha encontrado una fórmula para competir. Lo de Jean Paul Pineda es un misterio sin resolver. El punta chileno no termina de dar de sí lo que se podía esperar por su caché económico y sus referencias. También han perdido peso en el Córdoba los dos futbolistas con más años de servicio a la entidad, aunque cada cual por un motivo. López Silva empezó de titular y ha terminado siendo suplente o incluso descartado después de despachar grises actuaciones. Carlos Caballero no juega porque su ficha está bloqueada tras un error del club en el proceso de inscripción. Se le espera para enero.

10) Los últimos minutos: ¿maldición o peaje? El Córdoba ha perdido puntos en la fase final de los partidos. Demasiados. La explicación paranormal puede consolar: se trata de un maleficio que persigue al equipo, un azote de la mala suerte. Podría ser, pero quizá convenga escarbar un poco más en el asunto. Hay un bloque de jugadores titulares, veteranos, que llegan de jugar poco -en algunos casos nada- en sus destinos anteriores y que se ven muy exigidos físicamente. Los problemas en este sentido ya se están detectando. Cuando fallan los músculos se nubla la cabeza. Encontrar refuerzos en el mercado invernal -hay puestos, especialmente atrás, que no están doblados- puede ser una de las soluciones.

Etiquetas
stats