El cordobesismo, entre las preguntas y las sospechas

Carlos González, con el consejero Javier Jiménez | MADERO CUBERO
“Es legal, pero inmoral”, dice Antonio Garcés, de Minoritarios CCF, sobre el reparto de 1'5 millones de beneficios a los accionistas | González tiene el 98'7 por ciento de la propiedad

El anuncio cayó como un chaparrón en el desierto. Nadie lo esperaba. Unas horas después, el cordobesismo sigue preguntándose a que viene todo esto. “Es legal, pero inmoral”, ha declarado el vicepresidente de Minoritarios CCF, Antonio Garcés, que ha ejercido como portavoz en el ruedo mediático de un grupo que mantiene poco más de 1'2 por ciento de las acciones del Córdoba CF SAD. El resto, un 98'7, está en manos de la empresa Ecco Documática, cuyo dueño es el presidente blanquiverde, Carlos Gonzalez. El empresario se embolsará en torno a 1.482.000 euros en concepto de dividendos, algo que supone un hito sin precedentes en el deporte profesional español, según destacó la entidad cordobesista al desvelar públicamente esta medida. Hay quien lo ve desde otro prisma. “Ha muerto el club y nace la empresa pura”, reconocía José Luis Llergo, el presidente de Cordobamania, una de las peñas más señeras de la ciudad, en los micrófonos de Radio Córdoba Cadena Ser.

El Córdoba tiene 104 millones de acciones repartidas entre 915 accionistas. Al mayoritario, representado por la empresa de Carlos González, le corresponderán 1'48 millones, quedando unos 20.000 euros para repartir, según las acciones que tengan, entre los 914 minoritarios. Se estima que el promedio que perciban estaría en torno a los 20 euros, que pueden ser canjeables por abonos o entradas, según explicó el club a través de su web oficial. “Este señor se ha encargado de reventar los valores nobles del fútbol”, ha dicho Garcés, quien insiste en que la actuación puede ser legal, pero es reprobable moralmente. “Tenemos el ejemplo de Alemania, en el que se implantó la ley del 50+1. Eso quiere decir que la propiedad de los clubes desde estar al menos en un cincuenta y uno por ciento en manos de los socios. Eso hace que no se pierda el arraigo y que se cree una cultura de club”, ha indicado.

El anuncio del reparto de dividendos, lejos de generar aplausos, ha provocado gestos de desaprobación y una oleada de sospechas sobre las intenciones -además de la más obvia: engordar el bolsillo- de esta operación. “Es muy normal que se produzca cuando está próxima una venta del club”, apuntan fuentes jurídicas. En cualquier caso, ese movimiento está latente. Carlos Gonzalez ha venido insistiendo en que el asuntob de la venta de sus acciones no ha experimentado ninguna variación. El empresario montoreño Jesús León Lopez declaró en Diario Cordoba que había planteado una oferta de compra a Gonzalez, aunque sin respuesta. Este último domingo, como lleva siendo habitual desde hace tiempo, el empresario cordobés -y exconsejero del Sevilla FC- estuvo en el palco de El Arcángel y su imagen abrazándose al tinerfeño -también normal, aunque en este caso interpretable más allá de la cortesía- fue captada por las cámaras. Las especulaciones están a la orden del día. El anuncio del reparto de beneficios ha venido a añadir picante a la situación, mientras el Córdoba permanece en un estado deportivo marcado por la incertidumbre.

Las redes sociales han sido un termómetro para la opinión del cordobesismo, que en líneas generales se ha mostrado perplejo. Las alusiones al final de una época en el fútbol, con una transición definitiva del poder de los socios a los empresarios y el ánimo de lucro como asesino del sentimiento han sido constantes. Aficionados, peñistas o ex jugadores han expresado en público sus muestras de pesar por lo que entienden una medida “fuera de lugar”, ya que ese beneficio económico reconocido se podría haber reinvertido en el club para “hacer fichajes”, “promocionar la cantera ” o “mejorar las instalaciones”. Esas medidas las abordó ya el club, según explicó en el comunicado oficial en el que anunció este inédito reparto de dividendos, que llega después de una auditoría que confirma el estado saneado de las  cuentas. Un buen spot publicitario a la hora de exponer el producto para una posible venta que, a día de hoy, sigue siendo un tema rodeado de incógnitas. Hay quien da la operación por hecha, aunque dado el amplio registro de los actores podría haber sorprendentes giros de guión. A falta de siete jornadas para el final de la Liga y con el equipo pelando por entrar en el play off, el cordobesismo empieza a vislumbrar un mayo de lo más caliente.

Etiquetas
stats