El Córdoba se gana la vida en Tenerife

.

Lo logró cuando más falta le hacía. En un lugar complicado -el Heliodoro Rodríguez, uno de los recintos más seguros de la Liga 1/2/3- y frente a un rival, el Tenerife, que estaba enrachado. Y lo hizo, además, mostrando empaque y solidez. El desembarco de fichajes le ha venido estupendamente al Córdoba y a Curro Torres, que se ganaron la vida en un partido crucial. Con actuaciones como la protagonizada en la isla por su equipo, el cordobesismo puede pensar en un desenlace positivo de la temporada. Entiéndase como tal una salvación apurada, del estilo de la obtenida el curso pasado. Que es totalmente distinto al actual, como se encargan de repetir todos cada vez que tienen oportunidad, pero que guarda una similitud en esencia: el Córdoba habita en el hogar de los muertos y debe dar un testimonio de existencia de vez en cuando para que no le den por acabado. No lo está del todo. Y en una buena parte es por los movimientos en el mercado invernal: por las entradas... y por las salidas. Curro Torres puede respirar un poco más tranquilo ahora. Le queda bastante por ganar, pero al menos no lo tiene todo perdido.

Al Córdoba le toca vivir deprisa. A cámara rápida. Defensa de tres con un debutante en el equipo -Chus Herrero-, un cedido con hambre -Luis Muñoz- y una leyenda de Osasuna -Flaño- al que le han anudado el brazalete de capitán tras haber jugado un partido en este Córdoba de dolores y urgencias. En en el medio, Álex Menéndez de estreno con la blanquiverde y la esperanza que representa Aguado. El jienense afrontaba su primera actuación a préstamo desde el Valladolid, al que fue traspasado hasta 2023 hace unos días. Si a De las Cuevas le dolía algo, se lo tragó para salir al combate. El alicantino va a donde le mandan y lo da todo. Ejemplos como el suyo deberían inspirar al grupo, pero se ve que eso no les sucede a todos. Y arriba, otro recién llegado -Carrillo- y el joven antes conocido como Andresito, que ahora trata de hacerse un nombre como Andrés Martín para prosperar en el oficio. Como antes lo hizo un chico al que apodaban Rooney y que ahora es titular en Primera como Javi Galán. Este es el Córdoba de Curro Torres. Y de León, Berges, García Amado y todos los demás. El club ha lanzado un lema: #EntreTodos. Efectivamente, su gloria y su miseria son y serán de autoría colectiva.

En el minuto 9, Bodiger envió un preciso pase a banda cambiada a Álex Menéndez, que la controló en carrera y puso un centro al que Carrillo no llegó. La brigada de salvación se incorporó en bloque: cinco de los siete fichajes de enero fueron titulares. Los de Torres aguantaron la puesta en escena del Tenerife, que tocó mucho la pelota a la espera de alguna descolocación. El Córdoba, muy consciente de la trascendencia del partido, se mostró muy concentrado. El primer disparo entre los tres palos fue de Carrillo en el minuto 12, aunque le salió muy centrado y Dani Hernández detuvo. Al cuarto de hora, el meta venezolano del Tenerife desvió un latigazo desde la esquina de Miguel De las Cuevas. El córner lo botó Álex Menéndez y la pelota tocó en el primer palo.

El tono equilibrado trató de quebrarlo el Tenerife con un arreón en los últimos minutos de la primera parte. Racic logró resolver una acción de rechaces en el área con un cabezazo que detuvo Marcos Lavín, bien colocado. El Córdoba, sin embargo, golpeó primero. Y lo hizo en una acción a balón parado perfectamente ejecutada. El debutante Chus Herrero marcó de cabeza en carrera tras recoger un balón peinado en el primer palo por Flaño tras un córner botado por Aguado. Al Tenerife le escoció. El conjunto de Oltra encadenaba tres partidos sin encajar gol y se mostró acelerado y nervioso en los minutos que faltaban para que se consumiera la primera parte. Los de Curro Torres desplegaron un fútbol muy práctico, como la ocasión requería. Sin rifar la pelota, con presión y orden. Quizá el Tenerife les subestimó. La cuestión es que se marcharon a la caseta con las tareas bien hechas y una justificada ilusión.

El Córdoba abordaba uno de sus múltiples exámenes: la gestión de una ventaja en el marcador. Era el tercer partido en el que se adelantaba y los dos anteriores los perdió de un modo lastimoso. Al minuto, el Tenerife avisó con un disparo muy lejano de Borja Lasso que Marcos Lavín vio bien y atajó adornándose. Los chicharreros apretaban, Suso Santana salió hiperactivo y a la retaguardia blanquiverde se le acumuló el trabajo. Lavín detuvo un disparo envenenado de Naranjo y Oltra tomó medidas para fortalecer el asedio. Sacó al argentino Coniglio, un ariete, para martillear el área.

A Curro Torres le tocaba jugar con los cambios. Blati Touré compareció para dar más oxígeno al mediocampo en sustitución de un cansado Aguado y poco después el de Ahlen retiró a Andrés, que se desgastó mucho en la presión, para dar un sitio a Jaime Romero. El Córdoba estuvo cerca del 0-2 en una acción en la que Carrillo no pudo conectar bien el golpeo. Con el Tenerife volcado, Jaime Romero sacó una contra y se recorrió todo el campo antes de ser derribado al borde del área por Alberto. La falta la sacó de un modo formidable Miguel De las Cuevas para abrir aún más la brecha en un Heliodoro Rodríguez que no daba crédito.

Oltra se desmelenó sacando a Tyronne por Luis Pérez para remendar el roto ante un Córdoba que tuvo que gastar su último cambio tras pedir el debutante y goleador Chus Herrero la sustitución. El ex del Albacete dejó su sitio a Álex Quintanilla. Por entonces, la trinchera blanquiverde estaba bien poblada. La posibilidad de romper una racha negativa sin parangón supuso un estímulo brutal. El Córdoba se dejó el pellejo defendiendo lo que tenía: un resultado fantástico y, sobre todo, una esperanza en el futuro.

FICHA TÉCNICA

TENERIFE, 0: Dani Hernández, Luis Pérez (Tyronne, 81'), Alberto, Jorge Sáenz, Héctor Hernández, Undabarrena (Isma López,  69'), Uros Racic; Suso Santana, Borja Lasso, Naranjo (Coniglio, 60') y Malbasic.

CÓRDOBA, 2: Marcos Lavín, Miguel Flaño, Luis Muñoz, Chus Herrero (Álex Quintanilla, 81'), Loureiro, Bodiger, Aguado (Blati Touré, 61'), Álex Menéndez, De las Cuevas, Andrés Martín (Jaime Romero, 65') y Carrillo.

ÁRBITRO: De la Fuente Ramos (Comité Castellano-Leonés). Amonestó con tarjeta amarilla a los locales Luis Pérez, Jorge Sáenz, Suso y Alberto a los visitantes Loureiro, Marcos Lavín, Bodiger y Luis Muñoz.

GOLES: 0-1 (39') Chus Herrero. 0-2 (77') Miguel De las Cuevas.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la vigésimo quinta jornada de la Liga 1/2/3, disputado en el Heliodoro Rodríguez López ante unos 9.000 espectadores.

Etiquetas
stats