Cinco años desde aquel día

Uli Dávila celebra el gol del ascenso a Primera junto a Xisco | MADERO CUBERO

A eso de las 19:54 del 22 de junio de 2014 se produjo a 1.500 kilómetros de Córdoba un episodio que en unas milésimas de segundo provocó la mayor alteración de ánimo colectivo que se recuerda en la ciudad. El mexicano Uli Dávila marcó un gol que llevó al club a Primera División después de 42 años de ausencia. En el estadio de Gran Canaria apenas había 50 cordobeses desplazados, entre medios de comunicación y seguidores que removieron cielo y tierra para conseguir plaza de vuelo y carísimas entradas. En la ciudad se desató la locura y se abrió un espacio de 48 horas de intensidad brutal, con recibimientos, desfiles y fiestas variadas. Decenas de miles de personas tomaron las calles para festejar el mayor éxito deportivo de la ciudad en décadas. Cinco años después, de aquella formación apenas queda el recuerdo. Los héroes del 22J se fueron diseminando por el mundo, pero de la memoria del cordobesismo jamás se borrará aquella tarde-noche de borrachera y éxtasis.

El Córdoba CF ha recordado a través de sus canales oficiales esa efeméride. El último ascenso a Primera. Lo ha hecho mientras pone los cimientos de un proyecto que tiene como fin sacar a la entidad de la Segunda División B, categoría a la que se ha desplomado después de un ominoso descenso en el curso 18-19. En cinco años ha pasado de la élite al extrarradio del fútbol nacional.

https://twitter.com/Cordobacfsad/status/1142325228292452352

¿Recuerdan aquella acción? Saca el meta Juan Carlos. El balón le llega a Pelayo, que envía al corazón del área para que Raúl Bravo conecte un forzado remate que repele en primera instancia Barbosa. El rechace del meta argentino cae en los pies de Uli Dávila y… el milagro. Los protagonistas de aquella jugada que llevó al delirio a los narradores radiofónicos cordobeses y hundió en la más profunda depresión a los canarios andan ahora en otros destinos. ¿Qué fue de ellos?

El portero Juan Carlos siguió de cordobesista en Primera, pero tras el descenso fichó por el Rayo Vallecano, con el que bajó a Segunda. Esta misma campaña lo fichó el Elche, con el que descendió a Segunda B. Después de dos temporadas en el Lugo en Segunda, ambas como titular, cerró su etapa hace unas semanas y se anunció su fichaje por el Girona, recién descendido de Primera.

Por su parte, Pelayo regresó al Elche, que lo había cedido a El Arcángel, pero su trayectoria se desvió. Lo prestaron el Lugo, retornó y vivió el descenso a Segunda B. Le llevaron a enrolarse en el Cluj, un histórico de la liga de Rumanía, pero no duró ni dos meses. Le llamó el Albacete y no dudó en aceptar. El día 31 de marzo de 2018, siendo jugador del cuadro manchego -donde tenía como entrenador a Enrique Martín, el nuevo técnico del Córdoba- tuvo que ser ingresado de urgencia en el Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza, tras precipitarse al vacío desde el tercer piso del hotel Abba de Huesca, donde se encontraba concentrado junto a su equipo. Posteriormente sería operado de sus lesiones en el mismo hospital, donde permaneció 51 días ingresado. El día 31 de octubre del año pasado confirmó su retirada del fútbol.

https://www.youtube.com/watch?v=TKAA4wSYOcY

¿Y Raúl Bravo? Tras salir del Córdoba, el defensa de Gandía siguió ganándose el jornal en la Liga griega -en el Aris Thesaloniki y antes en el PAE Veria-, donde siempre tuvo un buen cartel. Dejó el fútbol profesional en 2017, pero sigue acaparando portadas por otro tipo de razones. El exinternacional valenciano está actualmente en libertad bajo fianza, investigado como presunto cabecilla de una trama de amaño de partidos para apuestas. Su compinche, según las investigaciones policiales, es Carlos Aranda. Fue el delantero titular de Las Palmas en aquel partido decisivo por el ascenso a Primera entre amarillos y blanquiverdes.

¿Y que fue de Uli Dávila? El icono del cordobesismo para la eternidad trató de reencontrarse como profesional en su país con el Santos Laguna después de una última e infructuosa cesión por parte del Chelsea -del que ya se desvinculó- en el Vitoria de Setúbal portugués. Esta última temporada la jugó con el Delhi Dynamos, de la Superliga de la India.

Juan Carlos, Gunino, Raúl Bravo, Iago Bouzón, Pinillos, Abel, López Garai, Pedro, López Silva, Nieto y Uli Dávila. El once del ascenso. En la segunda parte salieron Arturo, Pelayo y Xisco. Desde el banquillo lo vieron Fran Cruz, Campabadal, Saizar y Juanlu. Al frente de todos, Chapi Ferrer con su inseparable ayudante Sánchez Jara. Fue en el Estadio Gran Canaria, el mismo escenario en el que hace un puñado de semanas el Córdoba CF selló de manera matemática su regreso a Segunda B. Han pasado exactamente cinco años.

Etiquetas
stats