Ylia: “Hay que dejar de hablar de mujeres Djs”

La artista alicantina, Ylia

Disc Jockey, si. Pero también pianista, profesora de armonía, directora de un programa de radio y, por último y casi igual de importante, productora en varios proyectos y en varios registros, incluidos trabajos que va a publicar en un sello que dirige. La alicantina Susana Hernández (1982), conocida como Ylia, se parece muy poco a la mayoría de Djs que trabajan en España.

Al menos a aquellos que, como ella, que fue la más pequeña de los Djs de Mundo Evassion, comenzaron hace 2 décadas a educar musicalmente al público, y que, por una y otras razones, no tenían la suficiente información para ver que el papel del DJ iba más allá del mero entretenimiento. Ese “más allá” sí que lo captó el festival Sonar en Barcelona, convertido hoy en una de las citas internacionales más importantes del mundo de la electrónica y en la que ha debutado este año Ylia en una doble edición, Barcelona y Hong Kong.

La alicantina, afincada en la ciudad condal desde hace dos años, pasó este viernes por Berlanga y ofreció una ecléctica sesión de diversos estilos de música de club alternando el vinilo y las últimas tecnologías. Y también aprovechó para charlar con Cordópolis.

PREGUNTA: Llevabas tiempo sin bajar al Sur, que es especial para ti, ¿no?

RESPUESTA: Es que Andalucía fue el sitio donde yo empecé a pinchar. Vivía en Málaga, y toda la escena que yo mamé fue la del Break Beat aquí en el sur. Mis primeros bolos fueron Málaga, Córdoba, Jaén, Cádiz… muchos pueblos de Andalucía. Aquí es donde yo hice la mili como DJ.

P: Una de las cosas que me pregunto es cómo afecta el tiempo a los DJs que hacen carreras largas, que tú bien sabes que son pocos.

R: Pues, en mi caso, a mi favor. Pero yo siempre he sido muy constante. Hubo un periodo, coincidiendo con mi última etapa en Barcelona, en el que necesité desconectar totalmente de la escena de club, de la electrónica y de la noche. Entonces, ahí tuve un parón. Pero todo el recorrido que yo he tenido como Dj me ha dado unas tablas y una experiencia, que agradeces cuando tienes que pinchar en escenarios grandes, como Sonar, por ejemplo.

P: Es que tengo la impresión de que la gente que lleva pinchando tanto tiempo como tú, o bien se mantienen a base de aprender y reciclarse, o directamente desaparecen.

R: Si. Es así. Yo en mi caso sigo ahí, pero creo que es porque ese parón que tuve lo aproveché para meterme más en la producción y a aprender a hacer música. Y a través de esa vía que era diferente a la del DJ, pude reconectar conmigo misma y coger más fuerza. Es que yo llevo desde los 17, y son muchos años dando tumbos “pacápallá”.

P: Y ahora te has centrado en Barcelona.

R: Ya pase 8 años allí. En aquel entonces al principio me acogió bastante bien y me desenvolví bien. Pero, en general, sentía que no tenía muchos contactos en el ámbito nocturno y veía aquello un poco cerrado, y no tenía amigos “de día” que tuvieran que ver con la música y me sentía bastante desconectada. Creo que no era un momento en el que yo estuviera tan enfocada como ahora. Ahora lo tengo mucho más claro, estoy más segura de mi misma y voy más directa. Y también supongo que he tenido suerte. Lo del Sonar yo no lo esperaba tampoco. Nunca he mandado una demo ni conozco a nadie allí. No lo se seguro, pero me dijeron que en una fiestecita chiquitita en la que pinché, había una chica que programa en el Sonar, que me vio, le gusté y me llamaron.

P: Sonar es un focazo.

R: (Se ríe) Hombre, Sonar pone un foco en ti. Lo que pasa es que me ha pillado en muy buen momento y ha puesto el foco justo en el momento el que yo estoy bien.

P: ¿Pero te planteabas la música como forma de vida?.

R: Yo quería estudiar psicología y acabé haciendo Comunicación Audiovisual, aunque no acabé la carrera porque tenía un montón de bolos y en aquel entonces sí que me planteaba quizá dedicarme a esto. Pero ser DJ no me parece que tenga tanto futuro ni me interesa tanto como para dedicarme a ello toda la vida.

P: Yo hablaba más en general, porque no eres sólo DJ.

R: Ah vale. Si, es que claro... Ahora mismo tengo, por un lado, producción, con varios proyectos muy distintos, algunos colaborativos y otros en solitario. Aparte, doy clase de solfeo y armonía en la 303 Academy, en el Instituto Europeo de Diseño, además de clases particulares. Más el programa de radio.

P: Es un perfil difícil de encontrar en el mundo de la noche. Especialmente entre las chicas.

R: No. Primero que no me he encontrado muchas mujeres. Ahora, desde hace dos o tres años he empezado a conectar con chicas que me resultan interesantes. Pero, sinceramente, ni chicas ni chicos.

P: Tienes razón. Mea culpa. Ahora que me dices eso, me viene a la cabeza el reportaje ese que os hicieron a ti y a otras chicas, en plan “mujeres djs”. A ti también te chirría eso de hablar de “Artista Femenina”.

R: Totalmente. Lo hice porque es un medio con tirada nacional pero el enfoque no me gusta. Es la pescadilla que se come la cola. Un medio plantea un reportaje sobre mujeres Djs y plantea preguntas sobre mujeres Djs, haciendo ellos mismos la distinción. Si quieres que esto termine, hay que dejar de hablar de mujeres Djs. Y, en lo personal, seguir haciendo lo que hago bien, y cuando me encuentro estos micromachismos, decirlo, claramente.

P: Hay una contradicción, porque resulta un recurso facilón venderte como “artista femenina”.

R: Exacto. Porque sigue siendo todavía algo un poco más… Exótico.

P: Antes de despedirnos, me gustaría preguntarte cómo has vivido este mes en Barcelona.

R: Yo no he estado muy muy al tanto, pero sí que puedo decir que, desde el atentado en Las Ramblas, las cosas en Barcelona no han sido iguales. Es que el ambiente ha cambiado totalmente. O, por lo menos, yo lo he vivido de una forma que me ha afectado más de lo que yo pensaba. Y después de esto, cuando Barcelona está totalmente castigada, ocurre lo del 'Procés', que no es otra cosa que una escalada de incomunicación absurda por ambas partes. Sinceramente, no es todo eso, pero tiendo a pensar que, si ahí hubiera mujeres, sería todo diferente.

Etiquetas
stats