Romanticismo sublime y vídeos postales en Doña Mencía y Santaella

.
El joven artista Javier Artero lleva a la provincia las experiencias de 'La disección lúcida' y 'Las postales del museo'

La naturaleza puede abrumar. Los románticos europeos del siglo XIX a menudo se referían a ese sentimiento de infinita belleza y amargura, por lo inabarcable. Los alemanes, particularmente sentidos, tampoco escapaban a dichas reflexiones. Y fue allí, en tierras alemanas, donde Javier Artero (Melilla, 1989), uno de los jóvenes artistas andaluces con una carrera más prometedora, se dejó hundir en la misma esencia amorfa del campo. La disección lúcida, una serie de vídeos grabados durante su beca Erasmus, en su último año de Bellas Artes [estudió en la Universidad de Málaga], refleja la particular lectura romántica que Artero hizo de sus meses allí. La muestra se exhibe desde el 10 de enero en la Casa de la Cultura del municipio y podrá visitarse hasta este viernes.

Los cinco vídeos originales de La disección lúcida plantean un principio y un final, con la imagen fija de una fotografía en mente, que de repente cobra movimiento. Cinco escenas que narran la llegada de Artero al campo alemán, descontextualizado completamente por el lugar y el idioma. En un momento dado, uno de los vídeos pierde su imagen, ésta se tapa y se plantea así un nuevo espacio de trabajo. Nuevas propuestas en forma de nuevos vídeos que ya abordan directamente el concepto de empequeñecimiento de la persona en comparación con la naturaleza sublime.

[vimeo id=“81274596” width=“620” height=“349”]

Un planteamiento que también hace guiños a hitos del romanticismo, como en la pieza El caminante sobre el río de niebla, en referencia directa con El caminante sobre el mar de nubes, de Caspar David Friedrich. El vídeo final recoge al artista lavándose las manos manchadas de barro, borrando la huella, los restos de su intervención en las distintas acciones emprendidas en el campo.

En cuanto La disección líquida cierre su etapa en Doña Mencía, Artero viajará a Santaella. Allí, el museo arqueológico acogerá otra muestra del artista, llamada Las postales del museo. “Realmente no sé todavía qué piezas va a incluir, porque no está montada la exposición. Pero se llamará Postales porque los vídeos que proyectaré serán, como en Doña Mencía, muy estáticos, casi como fotografías. Y pueden llegar a parecer postales”, explica el artista. Unas piezas que dialogarán también con otras imágenes congeladas en la historia, las del propio centro arqueológico municipal.

Etiquetas
stats