El poeta Álvarez Ortega cede su legado a Córdoba

Manuel Álvarez Ortega en una imagen de archivo.
Los albaceas de la última voluntad del autor desvelan que las negociaciones con el Ayuntamiento para hacer efectivo su deseo están en vía muerta

Fue una de las voces líricas más importantes de su generación y el poeta cordobés más europeo. Manuel Álvarez Ortega (Córdoba 1923-Madrid 2014) proyectó su figura y su obra en toda la poesía del viejo continente y ahora, a su muerte, deja a Córdoba todo su legado. Así lo han hecho saber los albaceas y custodios de su última voluntad que, tras apenas diez días de la muerte del escritor, han dado a conocer el deseo expreso de Álvarez Ortega: “Que todo su legado económico y cultura sea cedido a la ciudad de Córdoba. A la ciudad”, ha remarcado el portavoz de los albaceas, Juan Pastor.

El poeta cordobés, distanciado en kilómetros de su ciudad natal y desde su residencia en Madrid desde hace décadas, dejó dispuesto y preparado en su testamento su voluntad de que Córdoba albergue su legado cultural, su archivo personal de poesía europea, su patrimonio económico, más de 400 cuadros inéditos pintados por él mismo, muebles hechos a mano también por él, un Mercedes de los años 50 y todos sus recuerdos.

De hecho, los albaceas han hecho público que sus deseos fueron expresados en vida ya en 2011.Y a partir de 2012 el propio Juan Pastor se encargó de poner en conocimiento del Ayuntamiento de Córdoba la voluntad del poeta. Desde entonces a esta parte, una conversación telefónica y un escrito enviado al Consistorio para hacerle llegar en firme la propuesta y el deseo de Álvarez Ortega de dar su nombre a un centro de enseñanza de Córdoba y que su casa natal en la calle Santa Victoria tuviera una placa conmemorativa.

Sin embargo, y según relata el portavoz de los albaceas, las negociaciones con el Ayuntamiento de Córdoba están en vía muerta. En 2013, el Consistorio les propuso que la Casa Góngora acogiera el legado del autor, éste así lo aceptó ý lo transmitió al Ayuntamiento en otoño del año pasado y, desde entonces, según Pastor, “hasta hoy no hemos tenido más noticias”.

“Sería una pena que su legado fuera a parar a otro sitio. Pero si no es posible, se buscará otra alternativa, que las hay”, advierte el albacea. “Lo que le ha mantenido vivo (a Álvarez Ortega) en sus últimos meses era la ilusión de ver todo eso canalizado y que su legado llegara a Córdoba”, explica.

Quienes testimonian la última voluntad del poeta aseguran sentirse “muy dolidos, no enfadados, porque se merecía todo el respeto” y albergan la esperanza, a su vez, de que las negociaciones con el Ayuntamiento de Córdoba se reemprendan. “Estamos a la espera de que la negociación con el equipo jurídico y el Ayuntamiento pueda hacerse para ver cómo se canaliza todo”, indica. Ideas no faltan tampoco para crear una fundación o un museo con el legado de Álvarez Ortega, aunque “de momento, hay que valorar qué es lo que se puede hacer”, dice Pastor.

Por su parte, el teniente de alcalde de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba, Juan Miguel Moreno Calderón, ha manifestado “la voluntad y disposición” del Ayuntamiento de Córdoba para hacer que el legado del poeta venga hasta la ciudad. “El Ayuntamiento viene manteniendo desde hace meses conversaciones con sus representantes” -en alusión a Juan Pastor- y, ha confirmado que el Consistorio ha ofrecido la Casa Góngora como posible ubicación del legado del creador.

Moreno Calderón, que dice estar a la espera de mantener una reunión con el abogado del autor recientemente fallecido, ha fijado “en marzo pasado” cuando Ayuntamiento y albacea mantuvieron el último contacto para dar respuesta a la voluntad del poeta y ha especificado que “si no pudiera ser en la Casa Góngora, se buscarían soluciones alternativas” para que el patrimonio de Manuel Álvarez Ortega se albergue en Córdoba.

Etiquetas
stats