La novela que escriben a diario los políticos

.
El autor sevillano Daniel Ruiz presenta en Todo está bien un retrato de los entresijos del poder político establecido, el periodismo y la corrupción

Todo está bien

Una noche electoral que lleva a la victoria a un partido político...y una sesión de investidura pendiente. Pareciera que Daniel Ruiz, periodista y escritor, hubiera preparado su novela Todo está bien (Editorial Tusquets) para el momento político que se vive en Andalucía ahora. Porque en su obra, que ha presentado este lunes en Córdoba, da buena cuenta de los movimientos internos de la política, de los partidos, de los hilos que los mueven y de sus personajes más reconocibles por el ciudadano común y corriente.

Este periodista sevillano que también ha trabajado como asesor de comunicación de políticos, escribe ahora esta novela -“hasta ahora no me había atrevido”, dice- y lo hace “en un tono satírico, con algo de mala baba” en una suerte de “rendición de cuentas personal” con un mundo que conoce bien a ambos lados de la trinchera.

Todo está bien retrata a “un perfil del político que lleva muchos años en la estructura del partido, instalado en el poder, alejado de sus ideales políticos, donde lo que importa no son las siglas sino medrar en esa estructura de poder”, describe Ruiz sobre “el dibujo de tipo de político bastante reconocible” para el público. Un político que, además, “ni siquiera cae en la cuenta de que sus prácticas y muchos de sus hábitos son abiertamente inmorales. La corrupción está instalada en su día a día y en el sistema”.

Y alrededor de la política actual, la comunicación actual. Porque el autor también pone el foco de su novela en la relación de los políticos con el periodismo y con la eclosión de las redes sociales como nueva forma de trasladar el mensaje a la sociedad. El periodista curtido, de olfato y códigos profesionales tradicionales se encuentra de pronto con los jóvenes que pueblan la redacción del periódico y que utilizan las nuevas técnicas que mueven el periodismo guiados por la importancia de posicionarse en internet.

Entre medias de ambos campos, la política y el periodismo, la novela retrata también el papel del asesor de comunicación, “un papel desmedido en las nuevas formas de hacer política” donde importa más el cómo se comunica que el mensaje, opina desde su experiencia Ruiz, que invita a través de esta novela a descubrir lo que se mueve tras el telón de la política.

Etiquetas
stats