Nace en Córdoba Poetas por el clima, versos y conciencia colectiva frente al calentamiento global

Un poema de Juana Castro de una edición de Cosmopoética.

No es una organización, ni una plataforma, ni una coordinadora. Es un movimiento y se llama Poetas por el clima. Detrás de él, medio centenar de poetas cordobeses, sin más arma que sus versos, fuente de conciencia colectiva. Delante del movimiento, un horizonte contra el que todos combatimos.

“El calentamiento global del planeta ha pasado de ser una advertencia o una inquietud restringida a la comunidad científica y al movimiento ecologista, a ser una preocupación fuertemente instalada en la conciencia ciudadana. Este salto ha sido posible gracias a la insistencia y rigor con que la comunidad científica está presentando sus evaluaciones, donde llevan tiempo avisando de que nos encontramos ante una emergencia climática que, para ser abordada, exige un esfuerzo sin igual en la historia de la humanidad de todos los gobiernos”, explica el manifiesto con el que ha nacido Poetas por el clima, un grupo de plumas que se niega a “permanecer ajenas a esta terrible problemática”.

Entienden que es el momento de que la ciudadanía, los colectivos y agentes sociales, económicos, políticos, sindicales e instituciones públicas presentes en la ciudad, den un paso adelante y se impliquen en la lucha por la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. En este panorama, Poetas por el clima nace como “un movimiento que va abriéndose un hueco en la ciudad”, colándose por la brecha que han abierto “barrios, madres, jóvenes y yayoflautas” a la hora de mostrar “su compromiso climático con la ciudad”.

Nace, además, con el apoyo técnico y logístico de Ecologistas en Acción, aunque -aclaran- “sin marcar su rumbo, siempre bajo las directrices que este espacio de reflexión climática demande” ante el “principal desafío ambiental al que la Humanidad se ha enfrentado en su historia”.

La mera presentación de este movimiento es el paso previo a la programación de actos y encuentros, telemáticos o presenciales, “que incidan en la sensibilización de este enorme desafío”, si bien aclaran que su intención no pasa por “elaborar una agenda exhaustiva”, sino “una mínima actividad que mantenga viva la iniciativa”.

“Confiamos en nuestra capacidad de superación de una amenaza sin precedentes y de que saldremos reforzados como individuos y comunidad. Pero es imprescindible que las instancias políticas y sociales y la ciudadanía vayamos de la mano, compartiendo el esfuerzo, compartiendo dudas, éxitos y fracasos, y emprendamos juntos este largo y arduo camino hacia la construcción de una sociedad que aprenda a vivir en equilibrio con el planeta”, concluye el manifiesto.

Los poetas que se han adherido a este movimiento son los siguientes: Antonio Agudelo, Raúl Alonso, Rafael Antúnez Arce, Juan Antonio Bernier, Sensi Budia, Estefanía Cabello, Matilde Cabello, Ángel Calle, Juana Castro, Ana Castro Valero, Carlos Clementson, Miguel Cobo Rosa, Ángel de la Torre, Jorge Díaz Martínez, Javier Fernández, José Antonio Fernández García, Francisco Gálvez, Manuel Gahete, Victoria García Gómez, José García Obrero, Antonio García Siles, María González Martín-Lorente, Francisco Javier Guerrero, Rafaela Hames Castillo, Eva Hidalgo Gil, Marta Merino Hernández, Verónica Moreno, Félix Moyano, María José Mures, Francisco Onieva Ramírez, Isabel Pérez Montalbán, María Pizarro, Juan María Prieto Roldán, Ramón Rodríguez Pérez, Elena Román, María Rosal, Pilar Sanabria, Cecila Silveira, Antonio de Egipto Suárez, Sara Toro Ballesteros, Calixto Torres, Alejandra Vanessa, Antonio Varo Baena, Francisco Javier Vera.

Etiquetas
stats