“Con lo que me den por el capitel omeya, abriré un bar”

Imagen del capitel que se oferta en Internet
Juan Manuel de Medina Ruiz, dueño de la presunta pieza de los talleres de Medina Azahara, explica que la heredó de su bisabuelo arqueólogo

Juan Manuel de Medina Ruiz es la persona que quiere vender el presunto capitel procedente de Medina Azahara. Su anuncio, colgado en la web milanuncios.com apareció en Cordópolis este lunes y ha provocado que la Junta abra una investigación para conocer el origen exacto de la pieza. “Yo quiero venderla para poderme alquilar un bar y arreglarlo porque llevo siete años en el paro”, explica por teléfono desde Madrid.

El actual propietario del capitel es heredero de una familia andaluza con ramificaciones sevillanas. “Me contaron que mi bisabuelo era arqueólogo y que en su época no era extraño que pudiesen quedarse con parte de lo que encontraban”, explica. “Así que este capitel, junto con otro que me dijeron que es mozárabe y un tercero que hemos perdido, fueron pasando en herencia. Primero a mi abuelo, luego a mi padre y, ahora a mí”, explica. “Mi padre intentó cederlo al Museo Arqueológico y se puso en contacto con el Ministerio de Cultura, pero a mi casa nunca vino nadie a pesar de que dijeron que se pasarían a verlo”, señala el vendedor.

Juan Manuel es el mayor de diez hermanos, ha sido motorista y entrenador de perros, “pero puedes poner empresario, para resumir”. No obstante, tras siete años en el paro, reconoce que necesita dinero. “Quiero abrir un bar”, insiste. La necesidad de ingresos le llevó a poner a la venta los dos capiteles por separado. “Vi que habían subastado algunos capiteles en casas de subasta internacionales y pensé que los que yo tenía podían costar un dinero”, reconoce.

En un principio, el propietario quiso vender los capiteles al Ministerio de Cultura y de paso ver qué precio le daban por ellos. “Pero nunca se interesaron. También fui a una casa de subastas y por eso obtuve un certificado del Ministerio para poder exportar la pieza. Lo sacaron a la venta por 5.000 euros pero nadie pujó porque las antigüedades no eran su especialidad”, continúa. Por último, Juan Manuel decidió poner anuncios en Internet. Y así llegó a Milanuncios todo un presunto capitel omeya de los talleres de Medina Azahara. “En el anuncio pone que cuesta 41.000 euros. Pero todo precio es negociable. Con que me dé para abrir mi bar, me conformo”, termina.

Etiquetas
stats