Stop Desahucios se encierra en Bankia para forzar una negociación

.
Tres familias afectadas por las hipotecas logran la promesa de que un representante del banco se reúna con ellos el día 11

Tres familias afectadas por la crisis económica y apremiadas por los pagos hipotecarios que firmaron con Bankia, han protagonizado esta mañana un encierro de una hora en las oficinas centrales que este banco nacionalizado tiene en Córdoba. A las puertas, les esperaba un grupo de apoyo de unas 20 personas de Stop Desahucios. El objetivo de todos era que el nuevo director de la sucursal se comprometiese a entablar una negociación con los clientes acuciados por los impagos y las presiones económicas.

Finalmente, han conseguido arrancar la promesa por parte de Bankia de que el próximo 11 de noviembre, a las 11 de la mañana, un representante legal de la entidad financiera -y especializado en recuperaciones de este tipo- se reunirá con las cinco familias que, en total, requieren una urgente negociación de sus deudas y sus hipotecas.

La ocupación ha emulado a la que hace unos meses protagonizaron varias familias en dos sucursales de Cajasur. Entonces, también se pedía la creación de una figura de intermediación por parte del banco para atender las demandas de aquellas personas que, tras comprometerse a pagar una hipoteca, no podían hacer frente a sus obligaciones.

En el caso de esta mañana, los solicitantes de la negociación todavía no están acorralados por una orden de desalojo de sus viviendas, pero un portavoz de Stop Desahucios ha informado que todos ellos tiene riesgo de caer en esa espiral si no logran un acuerdo antes. Quieren seguir manteniendo sus casa y pagando por ellos, pero adaptándose a la situación económica de cada uno. “Por eso les pedimos a las familias que no esperen al último momento para poner el caso en conocimiento de Stop Desahucios. Es mucho mejor acudir antes para poder negociar mejor con los bancos y reestructurar los pagos mensuales y la deuda acumulada, en función de los ingresos de los clientes”, explicaba un portavoz de la plataforma a las puertas de la oficina.

Bankia ya es una vieja conocida de Stop Desahucios. Hace un año y medio, el colectivo social se dio a conocer en toda España cuando logró paralizar el lanzamiento de una familia de su vivienda en Montoro. Aquel caso se hizo especialmente llamativo porque ocurría poco después de que Bankia hubiese sido rescatada por el Estado con una inversión de dinero público superior a los 20.000 millones de euros. “Conseguimos parar aquel desahucio, es cierto. Pero Bankia nunca ha puesto las cosas fáciles para negociar. Y eso es lo que estamos pidiendo: que un banco cuyo mayor accionista es el Estado sea capaz de negociar con los clientes que son ciudadanos”, termina el portavoz de la plataforma.

Etiquetas
stats