Manifestación por el Clima

Paraguas sin lluvia: un grito para actuar ya porque “no hay planeta B”

Marcha por el clima

Con el sol brillando en el cielo este sábado en Córdoba, decenas de paraguas se han desplegado y alzado al aire en la Plaza de Las Tendillas. Sin lluvia, arrastrando una preocupante sequía y con una temperatura que no es la propia de mediados de noviembre. Los paraguas han sido uno de los símbolos utilizados en la Manifestación por el Clima que ha recorrido las calles de la ciudad, para llamar la atención sobre la evidencia, que “no hay planeta B” y que este está soportando ya un calentamiento global que acelera el cambio climático.

Centenares de cordobeses se han dado cita en esta convocatoria, al unísono en ciudades de toda España y el mundo mientras en Egipto se celebra la Cumbre del Clima entre los gobiernos que deben tomar medidas para atajar las consecuencias que la mano del ser humano está teniendo en la naturaleza. Unos en bicicleta desde la Subdelegación del Gobierno, otros a pie desde la sede de la Junta de Andalucía en Córdoba y, finalmente todos unidos, llegando a las puertas del Ayuntamiento de la capital, señalando así a las administraciones que deben jugar un papel relevante en adoptar soluciones contra el calentamiento global.

Una batucada ha puesto el sonido. El color predominante era el negro, en señal de luto por el planeta. Y los carteles y lemas han sido los mensajes que más se han repetido en la marcha que ha hecho una parada en Las Tendillas. “Es una emergencia, lo dice la ciencia”; “Olivos intensivos secan pantanos y lagunas”; “Sin agua no hay vida”; “Basta ya de ecocidio”; “Se nota, se siente, la tierra está caliente” o “Stop CO2” han sido algunos de esos mensajes, precedidos todos ello por una enorme pancarta para gritar que “No hay planeta B”.

Los portavoces de los colectivos convocantes -hasta 67 se han sumado en esta manifestación en Córdoba-, han llamado a los gobiernos a tomar medidas determinantes y hacerlo ya. Y en esa reivindicación han estado acompañados por varios centenares de cordobeses -cerca de 600 según la Policía Local y unos 3.000 según los organizadores-, consultados por la prensa al respecto.

Las dos columnas de la manifestación ya unidas han sumado sus voces a las movilizaciones organizadas en todo el planeta con la misma reivindicación: “para frenar el cambio climático es necesario enterrar los combustibles fósiles e iniciar la transición hacia un modelo de sociedad baja en carbono”. Y esa es la premisa que siguen los convocantes, ir hacia “una sociedad descarbonizada en equidad, donde los que más tienen hagan un esfuerzo mayor para que el peso de la transición no recaiga sobre las clases con menos recursos”.

Asimismo, señalan que esta reclamación de puesta en marcha de políticas públicas se hace con la convicción de que “deberán ser inmediatas, contundentes, decididas y muy en profundidad para evitar sobrepasar los puntos de inflexión (deshielo del Ártico, Groenlandia y la Antártida occidental, deshielo del permafrost, muerte masiva de los arrecifes de coral, deforestación en el Amazonas, ralentización de la corriente termohalina) que la ciencia señala como irreversibles y generadores de una altísima probabilidad de disrupción climática”.

En el caso particular de la ciudad de Córdoba, los colectivos convocantes de esta movilización reclaman al gobierno municipal el cumplimiento de los compromisos de carácter medioambiental adquiridos por unanimidad por el pleno de la corporación. “A pesar de tratarse de acuerdos unánimes hoy en día duermen en un cajón la Declaración de Emergencia Climática aprobada por el pleno de la corporación el 14 de noviembre de 2019, la moción aprobada por el pleno de la corporación sobre Arbolado el 9 de agosto de 2020, la Moción conjunta sobre Movilidad aprobada por el pleno de la corporación de fecha 12 de noviembre de 2020, el Acuerdo del pleno de la corporación sobre promoción del uso de la bicicleta de fecha 15 de abril de 2021 y otros compromisos institucionales.

Y en cuanto a la elaboración del Plan Municipal contra el Cambio climático, que el ayuntamiento debería haber aprobado en octubre de 2022 conforme a lo dispuesto en la legislación andaluza, los plazos previstos en el proceso de redacción indican que éste documento no estará disponible hasta el verano de 2023, con más de medio año de retraso.

Etiquetas
stats