Ana Naranjo pide "vigilancia y prevención" para evitar accidentes laborales vinculados al calor en Córdoba

La parlamentaria andaluza por Córdoba de Unidas Podemos por Andalucía (UPporA), Ana Naranjo, en el Parlamento andaluz.

La parlamentaria andaluza por Córdoba de Unidas Podemos por Andalucía (UPporA), Ana Naranjo, ha pedido "vigilancia y medidas de prevención" para evitar que se produzcan accidentes laborales vinculados a las altas temperaturas que soporta la provincia de Córdoba durante el verano.

En este sentido y en un comunicado, Naranjo ha recordado que 2021 está siendo "un año negro" en materia de siniestralidad laboral en Córdoba, con siete accidentes mortales en la primera mitad del año, "los mismos que se produjeron a lo largo de todo 2020", y que ahora "el calor amenaza la seguridad y la salud de los trabajadores de determinados sectores, especialmente la agricultura y la construcción, que deben ver adaptadas sus jornadas y garantizadas unas laborales condiciones dignas".

Frente a esta problemática, Naranjo ha reiterado la necesidad de reforzar las inspecciones, para vigilar el cumplimiento de la normativa en materia de prevención de riesgos, ya que los datos de siniestralidad están "estrechamente relacionados con la precariedad en la que se trabaja en determinados sectores", algo que debe abordarse "desde la unidad de todos los sectores involucrados y bajo la vigilancia y fiscalización de las administraciones públicas". Como ejemplo, según datos del Ministerio de Trabajo, Naranjo ha señalado que "en siete de cada diez inspecciones de trabajo de 2020 se detectó alguna irregularidad laboral".

En cualquier caso, Naranjo ha destacado "los esfuerzos que está haciendo el Gobierno de España, con la ministra Yolanda Díaz a la cabeza, por mejorar las condiciones laborales de los trabajadores", ya que, "al prácticamente duplicar las inspecciones, el Ministerio de Trabajo ha permitido que aflore empleo sumergido e irregular en sectores especialmente sensibles, como el campo o el trabajo doméstico", y con ello dignificar sus condiciones laborales.

En concreto, solo en 2021 la intensificación de la labor inspectora ha permitido convertir 155.905 contratos temporales irregulares en indefinidos, han aflorado más de 13.000 empleos (13.349) y se ha recuperado un importe, en expedientes liquidatorios, de 93,3 millones de euros.

Sin embargo, la parlamentaria andaluza considera que "queda mucho por hacer para revertir las situaciones de desprotección que todavía sufren muchos trabajadores", pues, en la batalla contra la precariedad "las empresas deben implicarse, pero también el Gobierno andaluz con un refuerzo de personal y medios en sus centros de Prevención de Riesgos en las provincias, que vaya parejo al fortalecimiento de la Inspección de Trabajo desde el Gobierno central, para que pueda mantenerse una coordinación efectiva entre ambas administraciones".

Naranjo ha recordado que, además de la siniestralidad física, "observamos con preocupación cómo esa precariedad está afectando psicológicamente a las personas trabajadoras, con cuadros de depresión, estrés y ansiedad que, pese a estar invisibilizados, son cada vez más frecuentes, tienen una gran afección sobre las personas que los sufren y además se han visto agravados como consecuencia de la pandemia".

Por todo ello, ha apoyado las reivindicaciones de los sindicatos, que piden "más vigilancia con el cumplimiento de los convenios y de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, así como no escatimar en la investigación de los accidentes que pudieran producirse", especialmente "en pequeños centros de trabajo, donde ni siquiera existe una representación de los trabajadores en la figura del delegado sindical".

Etiquetas
Publicado el
15 de julio de 2021 - 04:22 h