El retraso en el examen para el carnet municipal tiene en vilo la jubilación de algunos taxistas

Concentración de taxistas ante la Subdelegación del Gobierno | TONI BLANCO

Uno de los efectos colaterales de la inoperatividad de la Unidad de Transporte del área de Movilidad municipal, que se encarga de todos los trámites que tienen que ver con el sector del taxi, está provocando que varios taxistas no hayan podido jubilarse a pesar de haber superado los 65 años, ya que no han podido transferir su licencia a un tercero.

El proceso tiene un punto kafkiano. Hablamos de varios taxistas de Córdoba que tenían concertada la venta de su licencia a personas más jóvenes para poder jubilarse y que, tras cancelarse la convocatoria del examen para el Carnet de Taxi, prevista para el pasado 4 de marzo y aún sin nueva fecha, han visto como el traspaso queda en el aire y, con ello, la necesidad de seguir trabajando por encima de los 65 años.

“El problema está en que, cuando te jubilas, tienes un plazo muy corto para vender la licencia. Apenas unos meses”, explica a este periódico Francisco, uno de los taxistas afectados por este proceso administrativo. Paco recibió la carta de la Seguridad Social de que había cumplido la edad de jubilación en mayo, con un total de 48 años cotizados. Para cuando le llegó, reconoce que ya estaba inmerso en la incertidumbre.

Su licencia estaba apalabrada con un joven que había de realizar su examen de carnet de taxi en marzo, y, con la cancelación de la prueba, ambos se vieron en un periodo de stand by. “Él está deseando empezar a trabajar y yo ya he llegado a mi tiempo para jubilarme. Y ninguno podemos hacer nada”, lamenta el veterano taxista, de 65 años, que agradece al joven que no haya dado marcha atrás y se haya repensado la compra de la autorización, como le consta que ha ocurrido con otros compañeros.

¿Y cuál es el precio de una licencia de taxi? Pues no hay un precio fijo. Para Paco, la suya vale oro. Tras más de cuarenta años como autónomo, veía cerca la posibilidad de jubilarse en buenas condiciones. Todo se le vino abajo en febrero, antes del Covid-19, cuando la Unidad de Transporte se quedó sin empleados en activo. Con ello vino la cancelación del examen previsto en marzo. Desde entonces, ni una pista sobre cuándo será la prueba.

En el aire hay, según ha indicado el presidente de la patronal mayoritaria, Miguel Ruano, medio centenar de licencias por este mismo motivo. Y a la prueba se iban a presentar entre 30 y 35 personas, según Ruano. Muchas de ellas solo son trabajadores que aspiraban a compartir un taxi. Otras, aspiraban a comprar una de las licencias que dejan vacantes los taxistas que cumplen la edad de jubilación este año.

“Algunos de estos han visto como les cancelaban el trato”, asegura Ruano, que recuerda que llevan desde la anterior legislatura demandando un refuerzo de efectivos en la Unidad de Transporte, que se antoja vital para un sector que no vive su mejor momento tras el Covid-19, pero que, para Ruano, sigue siendo “un interesante nicho para el empleo”.

Paco, por su parte, vive todo esto con nerviosismo. “Yo estoy medio depresivo. Jamás en mi vida me había tenido que tomar un orfidal de esos para dormir. Pero es que todo esto me está provocando ansiedad”, reconoce el taxista.

https://cordopolis.es/2020/06/29/el-psoe-denuncia-el-desmantelamiento-de-personal-de-la-unidad-administrativa-que-afecta-a-los-taxistas/

Etiquetas
stats