Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
La portada de mañana martes, 18/06/2024

El agua del norte de Córdoba es perjudicial para la salud “por efecto acumulativo”

Captación de agua en el embalse de Sierra Boyera

Alfonso Alba

0

Es la gran pregunta que desde la mañana de este lunes se están haciendo 80.000 personas que habitan el norte de la provincia de Córdoba: Ahora que la han prohibido, ¿el agua que ya he bebido es perjudicial para la salud? La respuesta la ha dado este lunes, en una comparecencia extraordinaria, la jefa del Servicio de Salud de la Delegación Territorial de la Junta en Córdoba, Mari Cruz Gallego. “Por efecto acumulativo”. ¿Y qué significa? Según la responsable, que los efectos tóxicos para la salud se producen si se consume ese agua durante mucho tiempo.

Técnicamente, el problema del agua ya tratada en la ETAP de Sierra Boyera está en que el nivel de carbono orgánico está por encima de los siete miligramos por litro. Ese es un límite establecido en un reciente Real Decreto aprobado por el Gobierno. A partir de siete miligramos de carbono activo por litro se considera que el consumo de agua puede provocar problemas en el organismo a medio y largo plazo. El delegado del Gobierno, Adolfo Molina, que también ha comparecido de manera extraordinario, ha sostenido que se le concedió un plazo a la Empresa Provincial de Aguas de Córdoba (Emproacsa, dependiente de la Diputación) para que se redujesen los niveles de carbono orgánico en el agua potable. Pero no se ha logrado, por lo que se ha optado por prohibir el consumo, que no por cortar el agua. Con el líquido que sale del grifo de las casas de Los Pedroches y el Valle del Guadiato no se podrá cocinar, pero sí que se podrá usar para el aseo personal. La Junta no ha aclarado si también se prohíbe el consumo a los animales y a la enorme cabaña ganadera de Los Pedroches.

La solución pasa por aportar ozono y realizar una osmosis inversa para que el agua que se trata en la ETAP de Sierra Boyera sea potable. Pero se trata de un arreglo “a la larga”, explicó Gallego. Es decir, la prohibición del consumo de agua potable se mantendrá un tiempo indefinido. “A no ser que llueva”. El delegado del Gobierno ha asegurado que desde el 9 de abril se ha certificado el “agotamiento” de Sierra Boyera. Desde entonces, se usa exclusivamente el agua de La Colada para suministrar a los vecinos del norte de Córdoba. Si llueve en la zona y el agua regresa a Sierra Boyera se podría interrumpir el trasvase entre pantanos y el agua podría ser potabilizada rápidamente. El agua procedente de La Colada posee altas concentraciones de cianobacterias que hacen que su potabilización sea muy costosa.

La Junta también ha descrito la complejidad del sistema de abastecimiento de agua en el norte de la provincia de Córdoba de una forma muy gráfica. Por ejemplo, el agua que sale de la ETAP de Sierra Boyera tarda unas dos semanas en llegar a los depósitos de Pozoblanco. Eso es algo por lo que también se ha dado tiempo a Emproacsa. Es decir, si el agua de hoy tiene altos niveles de carbono activo en Sierra Boyera no llegará hasta dentro de dos semanas a Pozoblanco. Pero el problema es que ya estaba empezando a llegar.

“La Delegación Territorial tuvo conocimiento de coloración visible en el agua en, al menos, dos redes de distribución (Peñarroya-Pueblonuevo y Pozoblanco) y pérdida de transparencia en otra de las redes (Belalcázar) de esta zona de abastecimiento suministradas por la ETAP de Sierra Boyera”, ha asegurado el gobierno andaluz a través de una nota de prensa.

Muchos de los vecinos de estas zonas ya habían dejado de consumir agua potable de sus grifos. “Los alcaldes no han mostrado sorpresa alguna”, ha asegurado Adolfo Molina. En la zona se había disparado el consumo de agua mineral y muchos vecinos ya veían que el color del agua que salía en su casa no era el habitual.

Agua de Puente Nuevo

El delegado territorial ha lamentado que el Gobierno central siguiese adelante con el trasvase de La Colada a Sierra Boyera y no optara por el de Puente Nuevo, donde no hay problemas de contaminación. Molina recordó cómo en un primer borrador del decreto de sequía elaborado por el Gobierno se aludía a esta conexión entre embalses, algo que se descartó finalmente por su impacto ambiental y por su coste.

“El agua de Puente Nuevo sí es buena”, insistió Molina, quien esperó que “esto pase lo antes posible” y que o bien llueva o bien se logre resolver el problema de potabilización en Sierra Boyera.

Los municipios afectados son: Alcaracejos, Añora, Belalcázar, Belmez –Belmez, Doña Rama, El Entredicho y El Hoyo–, Los Blázquez, Cardeña –Azuel, Cardeña y Venta del Charco–, Dos Torres, Espiel, Fuente La Lancha, Fuente Obejuna –El Alcornocal, Argallón, Cañada del Gamo, La Cardenchosa, La Coronada, Cuenca, Fuente Obejuna, Los Morenos, Navalcuerno, Ojuelos Altos, Ojuelos Bajos, Los Pánchez, Piconcillo, Porvenir de la Industria, Posadilla–, La Granjuela, El Guijo, Hinojosa del Duque, Pedroche, Peñarroya-Pueblonuevo, Pozoblanco, Santa Eufemia, Torrecampo, Valsequillo, Villanueva de Córdoba, Villanueva del Duque, Villanueva del Rey, Villaralto y El Viso, que comprenden una población aproximada de 80.000 habitantes.

Etiquetas
stats