El Palacio de Congresos estará en funcionamiento en junio

.

El Palacio de Congresos de la calle Torrijos estará en funcionamiento en el mes de junio. Esa es la fecha prevista para que concluya la primera fase de las obras de remodelación del edificio, del siglo XVI y enclavado en el corazón de la Judería, que a partir de entonces podrá ofrecer un aforo ampliado para la celebración de eventos y congresos en la capital cordobesa.

Esta primera fase de las obras ha contado con un presupuesto de 5,3 millones de euros del montante global de unos 9 millones que alcanzará al final el proyecto con la conclusión de la segunda fase, que se prevé para finales de 2019. Ahora, para la apertura del edificio en el mes de junio, ya se habrá remodelado la capilla, el salón plenario que aumenta su aforo hasta las 759 plazas, el Patio Azul que se ha cubierto, la sala Pablo Céspedes con otras 130 plazas, la sala Luis de Góngora para seminarios con 14 plazas y la sala Hernán Ruiz que se utilizará como sala de prensa.

Con esta parte de la obra terminada, la Junta prevé que en junio pueda entrar en funcionamiento el Palacio de Congresos y, a la vez, concluir el proceso de adjudicación a la firma que se haga con la concesión del edificio, trámites que se iniciarán en unos días con la publicación de la orden de licitación. La idea de la Junta es tener la empresa concesionaria a la vez que concluya la primera fase de obras y el edificio esté listo para albergar los primeros congresos.

A partir de ahí y de manera simultánea a la entrada en funcionamiento del edificio se desarrollará la segunda fase de las obras, con un plazo estimado de ejecución de 18 meses. En esta segunda fase se abordará la restauración del Patio Mudéjar y de las salas que lo rodean. Se remodelarán para seminarios las salas Ramírez de Arellano (130 plazas) y Juan Bernier (49 plazas), y las salas de usos múltiples Beatriz Enríquez (48 plazas), Julio Romero de Torres (194 plazas) y Ambrosio de Morales (195 plazas). Además, el edificio contará con una sala VIP, cafetería, tiendas y oficinas, además de distintos accesos para empleados, el ordinario y para ocasiones extraordinarias por la capilla.

Las obras que se han llevado a cabo en el Palacio de Congreso de la calle Torrijos se han basado en remodelar el edificio del siglo XVI, declarado BIC, y hacerlo funcional para acoger todo tipo de eventos y congresos. Según los datos de la Junta, aquí se podrán desarrollar el 95% de los tipos de congreso que hoy en día se realizan.

Así, los trabajos que se han desarrollado se han centrado en eliminar las barreras arquitectónicas y hacer el edificio accesible, renovar las cubiertas y eliminar el amianto que tenían las anteriores, reforzar toda la estructura, renovar las instalaciones y buscar la polivalencia de los espacios para lograr la versatilidad de las distintas salas.

La marcha de las obras ha sido comprobada este jueves in situ en un visita por los responsables del Gobierno andaluz en Córdoba, además de por representantes de Ayuntamiento y Diputación, sindicatos y empresarios, entre otros agentes. Desde la Junta se ha destacado la marcha de las obras y la puesta en funcionamiento del edificio para el próximo verano, además de anunciar conversaciones con la Consejería de Turismo para que ya se pueda iniciar la estrategia de promoción del Palacio de Congresos de Córdoba para que albergue encuentros de trabajo a partir de junio.

Intervenciones concretas

Algunas de las intervenciones más llamativas que se realizarán en este proyecto se centran en el Patio Mudéjar, donde se eliminará el escalón existente con un nuevo pavimento alineado de vidrio que además permitirá ver el empedrado del propio patio. Se cerrará la galería superior con cierre de vidrio y se eliminará la balaustrada de madera actual. Asimismo, se dispondrá una nueva iluminación, se sustituirá la angosta escalera de acceso a la sala Julio Romero de Torres y se valora entoldar el patio para protegerlo del sol.

En la sala Ambrosio de Morales se sustituirá el techo abovedado de escayola que ha sido eliminado en los trabajos contra el amianto de las cubiertas, para instalar un nuevo techo de madera. En la sala Julio Romero de Torres se conservarán los frescos en las paredes y se instalará un nuevo pavimento que elimine escalones.

Asimismo, en el Patio Italiano se eliminará la cubierta parcial de teja y se instalará una nueva cubierta a dos alturas, con un jardín vertical y se reutilizarán las columnas que existen actualmente. Se propone que este espacio sea una prolongación de los usos de la cocina y se pueda utilizar para preparar el catering para los eventos que lo necesiten.

Etiquetas
stats