Pacma acusa al Ayuntamiento de capturar gatos de la colonia del Museo Taurino

Dos gatos en una cesta.

El Partido Animalista Pacma ha acusado al Ayuntamiento de Córdoba de “capturar gatos de la colonia felina del museo taurino”, de donde, según este partido, “en los últimos días han desaparecido hasta 8 gatos adultos”.

En un comunicado, Pacma acusa a Sadeco de “capturar cuatro gatitos a una gata recién parida de un arriate del Museo Taurino”, si bien, desde la Centro de Control Animal (CECA) de la empresa han defendido que ellos no han capturado ningún ejemplar, y que recibieron “tres ejemplares” procedentes de dicha colonia que habían sido “recogidos por personal del museo”.

“La veterinaria señala que los llamaron para recoger tres gatos, que fueron trasladados al CECA, donde se les dio la asistencia veterinaria que se les da en estos casos. Es decir, se les estuvo calentando, se les dieron los biberones, y que a las crías se las llevó una protectora en adopción”, sostienen fuentes de Sadeco consultadas por CORDÓPOLIS.

Asimismo, desde la Concejalía de Cultura, de la que depende el Museo Taurino, afirman que “nadie del museo ha cogido gatos” y que “los gatos que aparecen en el Taurino vienen del Zoco Municipal”. “Nosotros cuidamos incluso la colonia de la sala Orive, que ya hasta se dejan tocar”, señalan desde Cultura, desmintiendo a su vez a Sadeco.

El relato de Pacma es distinto. “La cuidadora de esta colonia intentó salvar a los gatitos solicitando al personal de Sadeco la entrega de los mismos en el momento que estaban siendo capturados, pero estos se negaron”, aseguran. Pacma culpa al Ayuntamiento de Córdoba, que, a su juicio, “no solo ve innecesarias las políticas de protección animal, sino que además realiza actuaciones en perjuicio de estos, como la captura de estos indefensos gatitos lactantes que posteriormente murieron”.

El partido animalista acusa al Ayuntamiento de Córdoba de “no actuar ante los casos de maltrato animal” y de permitir “que los perros de los cazadores vivan en condiciones deporables en las perreras ilegales situadas en el Camino de Carbonell”, así como “no actuando ante los envenenamientos de gatos, permitiendo que équidos sean maltratados y vivan en condiciones miserables en barriadas de Córdoba sin realizar las pertinentes actuaciones por el servicio de Línea Verde de la Policía Local”.

Etiquetas
stats