La Merced recibe la marcha-himno ‘Virgen de la Libertad’

Entrega de la marcha 'Virgen de la libertad' | HERMANDAD DE LA MERCED

Virgen de la Libertad es un himno con forma de marcha de procesión a Nuestra Madre y Señora Santa María de la Merced que ya pertenece a su hermandad. El autor de la marcha es el músico Francisco José Cañadas, que entregó la partitura a la cofradía este sábado 22 de septiembre durante los cultos a la Virgen de la Merced en San Antonio de Padua. Cañadas ha trabajado sobre la plegaria que el delegado de Pastoral Penitenciaria de la Diócesis de Córdoba, José Antonio Rojas, escribió para la visita de la Dolorosa al Centro Penitenciario de Alcolea el pasado 16 de junio. El sacerdote se basó en frases e ideas que los propios reclusos le dieron sobre lo que significa para sus vidas la Virgen, y fueron ellos mismos quienes se lo cantaron a Santa María de la Merced en el salón de actos de la cárcel al término de la Eucaristía que allí celebró el obispo, Demetrio Fernández.

Tras esto, la hermandad contactó con Cañadas, músico de la banda Tubamirum, que acompaña cada Lunes Santo a su titular, para que de nuevo escribiera a la Virgen como ya había hecho anteriormente, pues le tiene dedicada una marcha que se titula Reina de la Merced y que gustó a la cofradía. Así, ésta le encargó al compositor que convirtiera en marcha de procesión lo que habían hecho los presos y el sacerdote que los atiende. El estreno por la banda de música Tubamirum se producirá durante la procesión extraordinaria que la Virgen de la Merced protagonizará el próximo 6 de octubre con motivo de los 800 años de la creación de la Orden Mercedaria.

Según explicó Francisco José Cañadas a EL CIRINEO, el himno empieza “con una introducción para toda la banda en el que también introduzco la presencia de cornetas, algo característico de la Merced y Tubamirum”. A continuación se da paso a la primera parte de la letra, que dice así: “Hay una Madre bendita que me tiene prisionero. Yo que libertad quiero, soy cautivo de su ser. Rosa blanca y bonita, Virgen de la Merced. Rosa blanca y bonita, Virgen de la Merced”. Esta última frase se destaca del resto pues el compositor le ha dado más énfasis y capacidad sonora. La segunda estrofa reza: “Confesando mis errores que provocaron tu llanto, la noche del Lunes Santo yo te entrego mi querer. Guárdame bajo tu manto, Virgen de la Merced. Guárdame bajo tu manto, Virgen de la Merced”.

Llega a partir de entonces el fuerte de bajo, para el que Cañadas se ha inspirado “en los andares con su palio característicos y alegres que siempre lleva Nuestra Señora de la Merced”, según indicó. Después, “introduzco de nuevo la presencia de cornetas y al finalizar dará comienzo de nuevo la introducción”, explicó, que da paso a la tercera y última estrofa del himno: “Rompe pronto las cadenas que me atan al pasado, tú que a Cristo nos has dado para un nuevo renacer. Llévame siempre a tu lado, Virgen de la Merced. Llévame siempre a tu lado, Virgen de la Merced”. La marcha culmina con una coda en la que de nuevo está la presencia de las cornetas y trompetas “para un final grandioso”, señaló el autor.

La duración del himno son unos tres minutos y medio y componerlo ha sido muy especial para Cañadas, primero porque, según dijo, “es un honor y halago que de nuevo hayan contado con mi presencia para este proyecto después de haber estrenado este año Reina de la Merced” y, en segundo lugar, “creo que no existe algo más importante para una hermandad que tener su propio himno y ser yo el artífice de ello”, expresó este joven compositor que ya trabaja en otros proyectos de cara a la Semana Santa de 2019.

Etiquetas
stats