El mayor arsenal de armas de guerra de España, en Córdoba

Panorámica del arsenal decomisado.
La Guardia Civil detiene a un subteniente del Ejército en La Coruña e incauta 30 fusiles de asalto, 18 subfusiles, 47 pistolas, 12 rifles, tres revólveres, 10 silenciadores, cinco kilos de pólvora y más de 130.000 cartuchos listos para ser usados

La Guardia Civil de Córdoba ha desmantelado uno de los mayores arsenales de armas de guerra de la historia de España. El inmenso arsenal, avanzado ayer por este periódico, ha sido expuesto esta mañana en una de las salas de la Comandancia del instituto armado en Córdoba. En la sala se apilaban 30 fusiles de asalto, 18 subfusiles, 47 pistolas, 12 rifles, tres revólveres, 10 silenciadores, cinco kilos de pólvora y más de 130.000 cartuchos listos para ser usados. En la operación, llamada Garand por ser el nombre que recibe uno de los fusiles más famosos de la Segunda Guerra Mundial, se ha detenido a un subteniente del Ejército en La Coruña, propietario del arsenal.

Según ha informado el teniente coronel de la Guardia Civil en Córdoba, Francisco Fuentes, el detenido fabricó él solo todo este inmenso arsenal. El hombre, experto en balística, compraba por internet armas de guerra por todo el mundo, todas en desuso. En otros casos, adquiría piezas. En Lugo, en un taller clandestino, el principal acusado tenía su cuartel general, que ha sido registrado por la Guardia Civil. Allí era donde recibía las armas y posteriormente las arreglaba y las dejaba listas para ser usados. De momento, se desconoce si el arrestado las llegó a vender en el mercado negro y también si éstas han podido ser usadas por redes criminales.

El arsenal está valorado en unos 300.000 euros, según precisó el teniente coronel Fuentes. La investigación la ha desarrollado el Grupo de Información de la Comandancia de la Guardia Civil de Córdoba después de detectar, en mayo de 2014, a un vecino de La Carlota que había comprado varias armas. Este vecino de La Carlota fue detenido por los delitos de tráfico y tenencia ilícita de armas. Así, tirando del hilo, los agentes llegaron hasta Galicia, donde dieron con el subteniente del Ejército.

La Guardia Civil asegura que las armas que adquiría para posteriormente arreglarlas no estaban registradas en las bases de datos nacionales, por lo que se podían desviar al mercado negro con total impunidad. El arrestado tenía su taller en Lugo, en una casa de su propiedad, donde también se han interceptado herramientas para la reparación de los fusiles.

En el arsenal hay de todo y material de sobra para coleccionistas. Desde armas de la Segunda Guerra Mundial hasta fusiles muy actuales, destacando los AK-47, los conocidos Kalashnikov que han usado docenas de grupos terroristas en todo el mundo, hasta los M-16 de los estadounidenses. También había fusiles españoles y revólveres, silenciadores, muchas balas y pólvora lista para ser usada.

Etiquetas
Publicado el
10 de junio de 2015 - 15:23 h