Hacienda aún redacta un proyecto para urbanizar los solares de la cárcel de Fátima

Visión aérea del suelo liberado en la antigua cárcel de Fátima.

El Ministerio de Hacienda aún está “redactando un proyecto” de urbanización de los cuatro inmensos solares que posee en el barrio de Fátima, en el espacio que ocupaba el antiguo centro penitenciario de la ciudad. El proyecto de redacción se contrató en 2015 con un plazo de seis meses. Según Hacienda, el proyecto sigue en redacción. En noviembre de 2013, el Ministerio de Hacienda sacó a la venta los cuatro solares, en los que está prevista la construcción de un total de 190 viviendas (el 70% libres y el 30% restante de VPO), pero no obtuvo oferta alguna. El departamento dirigido por Cristóbal Montoro esperaba conseguir ocho millones de euros por la venta de estas cuatro parcelas.

Ahora, el Gobierno reconoce que uno de los problemas por los que no pudo vender el suelo es porque no está urbanizado, algo que tendría que asumir el futuro comprador. Por eso, en una respuesta parlamentaria al diputado del PSOE Antonio Hurtado el Gobierno admite que está redactando un proyecto.

En la respuesta, el Gobierno dice que “las parcelas no residenciales se hallan en la misma situación, aunque estas pertenecen al Ayuntamiento de Córdoba y no a la Sociedad de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios”. Es decir, este suelo que es dotacional y de equipamientos para el barrio tampoco se ha desarrollado urbanísticamente.

Este suelo se desarrolló en el año 2008, justo cuando estalló la crisis del ladrillo. Sin embargo, su historia es muy anterior. En 2000, el Gobierno cerró tras décadas la prisión provincial de Fátima. Con su clausura, se liberaba una enorme cantidad de suelo para la ciudad. En 2002, el Gobierno y el Ayuntamiento firmaron un convenio para desarrollar esta enorme bolsa de suelo, a imagen y semejanza de los convenios que se habían firmado con decenas de ayuntamientos en el resto de España tras el cierre de otras prisiones y también de distintas instalaciones militares.

La operación no fue, ni mucho menos, especulativa. De los 25.000 metros cuadrados que ocupaba la antigua cárcel de Fátima, 20.000 metros cuadrados serían para la ciudad. El resto, 5.000 metros, lo ocuparían viviendas. Son estos suelos para los que el Gobierno no encuentra comprador. En concreto, el Ejecutivo ha puesto a la venta un total de 3.910 metros cuadrados, que conforman cuatro parcelas distintas. El importe total, ocho millones de euros.

Etiquetas
stats