Diario del Confinamiento. Love, actually

.

Del salón, en el ángulo más oscuro, con la persiana medio bajada para domesticar la primavera, se reposaba ella en el sofá en el tránsito líquido de frontera entre la siesta y la tablet. La familia bien, gracias.

Él entra en el salón vestido con el chándal de la selección holandesa de los 70 –lleva un león en el pecho-, con los guantes de plástico y la escoba. El palo de la escoba es un pie de micro. Es un front man de la mejor banda de rock posible.

Mete un cedé en el inmejorable y mítico equipo Technics de música doméstica. Cinco bafles envolventes, el cono de graves sobre dos ladrillos para no molestar a los vecinos de abajo.

-Dios bendito, si se manifiesta, sonaría bien por aquí-.

Tequila canta ah, aaaah, dime que me quieres.

Y él hace playback agarrado al palo de la escoba como Alejo.

Dímelo al oído una vez y otra vez.

Ella, en el sofá, levanta la mirada de la tablet y se ríe.

Ojalá todo vaya así, así y así.

Mi casa está limpia.

https://youtu.be/rRvTAgpUzzE

Etiquetas
Publicado el
1 de abril de 2020 - 07:36 h