Diario del Confinamiento | Convocatoria suspendida

.

En estos últimos días había pensado en convocar a un grupo de amigas y amigos a mi casa para celebrar una orgía y echar unas risas. Migobienno permite una reunión de ocho o diez personas en casa y ese número estaba bien y además hace un clima estupendo para ello.

Siempre he tenido cierta fama de ser un buen anfitrión para las reuniones de sexo en grupo; se me da bien hacer que la gente se sienta cómoda, me preocupo del catering, que la ducha sea accesible y que las toallas, la ropa de cama y el cubresofá estén a punto. También la música de fondo.

Pero he tenido acceso a un documento emitido por el ayuntamiento de Nueva York sobre protocolos y recomendaciones a la hora de organizar una reunión de ese tipo y me he preocupado un poco. Ahí se dice que es fundamental ser muy observadores de la higiene –es natural-, que procuren celebrarse en espacios abiertos y que están bien ventilados, correcto sin duda.

El documento es muy exhaustivo al ponderar el uso de la mascarilla y, además, evitar los contactos cara a cara (en el original pone “face to face”; yo hubiese puesto cheek to cheek, que es más romántico) así que apela a la “creatividad” y a “usar las posibilidades de la pared” (sic). Como heterosexual esto ya me pareció algo inquietante, pero bueno, soportable también.

Se recomiendan los juguetes sexuales y, sobre todo, que haya geles a cascoporro a disposición de los participantes. Entendible.

No dice nada el documento sobre las drogas. Pero es comprensible que en una situación como la que vivimos cada participante trajese sus propias dosis y sus propias aplicaciones para administrárselas, aunque haya que bajarse un pelín la mascarilla de rato en rato. Se acabó ya que me dejaran las carcasas de mis cedés hechas un tobogán de los saltos de esquí.

Total, que todo me parecía farragoso y he desconvocado la reunión. Una pena, porque una orgía entre colegas siempre me ha parecido una de las mejores opciones de ocio en mi edad adulta.

De alguna manera me retrotraen a los juegos infantiles del recreo donde lo mismo pateabas una pelota que saltabas a la goma (mi cole era mixto; eso ayuda al recuerdo).

Etiquetas
stats