Cuatro alumnos cordobeses, entre los 50 preuniversitarios más brillantes de España

Cuatro alumnos cordobeses, entre los 50 preuniversitarios más brillantes de España

Sus nombres son Marta Cánovas, Sara Jurado, Carmen Suárez y David Espinosa y han marcado la excelencia en sus colegios e institutos. Procedentes de Cordoba y provincia, estos jóvenes han sido reconocidos entre los 50 alumnos preuniversitarios más brillantes de España, obteniendo una Beca Europa, iniciativa promovida por el Banco Santander y la Universidad Francisco de Vitoria. Con estos premios, ambas instituciones buscan potenciar el talento, premiar la excelencia y apoyar la creación de redes de liderazgo.

El programa tiene como objetivo viajar a lo más profundo de la historia, esencia e ideales de la universidad, que nació en Europa, para despertar en sus futuros alumnos la actitud del verdadero universitario. De esta manera, se construye una red de universitarios líderes en Europa dispuestos a sacar lo mejor de la institución universitaria y reflejarlo en la sociedad. La crisis provocada por el coronavirus ha llevado a la organización a barajar diferentes opciones para que los ganadores puedan disfrutar de este merecido premio.

Según el listado de ganadores facilitado a este medio, Córdoba es la segunda provincia que más ganadores ha aportado a esta edición de las Becas Europa, sólo superada por Madrid, con 15 reconocimientos. En tercer lugar se sitúan Sevilla y Valencia, con tres; seguidas de Alicante, Burgos, Cádiz, Cantabria, Murcia, Badajoz y Zaragoza, con dos; y Asturias, Barcelona, Castellón, A Coruña, Cuenca, Granada, Huelva, Jaén, Lugo, Málaga y Zamora, con uno.

Desde que Marta, Sara, Carmen y David se apuntaran a estas becas han pasado dos años. El primer requisito para optar a ellas era tener una nota media muy alta en la ESO y un buen nivel de inglés. Con estos requisitos más que cumplidos, estos jóvenes han ido superando las diferentes etapas hasta llegar a la final, fase marcada por un trabajo que debían desarrollar sobre la España vaciada.

Marta y Sara pertenecen al mismo colegio, el Bética Mudarra. Las calificaciones de ambas  alumnas les permitieron participar en este concurso aunque no fueron las únicas ya que este centro tenía 17 estudiantes. En la última fase, realizada en el Campus de la Universidad Francisco de Vitoria, los participantes realizaron entrevistas y gymkanas, aunque el grueso de esta fase estaba en el proyecto sobre la despoblación de las zonas rurales. El proyecto de Marta y Sara versaba sobre el trabajo como pilar de la recuperación  demográfica rural, centrándose en el potencial de los biocombustibles para crear pequeños proyectos generadores de empleo, como plantas de biomasa o pueblos dedicados a personas con alzheimer. A esta idea se unió también la creación de una red de contactos entre pueblos, emprendedores y trabajadores medio de una página web y una red de cooperativas. “Es muy importante quitar ese mito de que los pueblos están más retrasados tecnológicamente hablando”, apunta esta alumna, que aún duda sobre si estudiar Enfermería o Medicina el próximo año.

Para Sara, las Becas Europa han sido “un viaje” que le ha ayudado a conocerse a sí misma, trabajar en equipo, aprender y superarse en cada fase. “Echando la vista atrás, creo que esta experiencia ha influido en la persona que soy ahora”, asegura la estudiante, que en la ESO tuvo una media de 9,6 y en primero de Bachiller, 9,3. Al igual que Marta, esta joven no tiene del todo definido qué carrera estudiar el próximo año. Lo que sí tiene claro es que le gusta mucho el emprendimiento y el mundo empresarial por lo que, tal vez, acabe por decantarse por Administración de Empresas.

Por su parte, Carmen es natural de Belalcázar y estudió la ESO en el IES Juan de Soto Alvarado de la localidad. Su centro escolar le propuso participar en estas becas dado que su nota media es de 9,9. En su caso, su proyecto para luchar contra el despoblamiento se centró en las actividades intergeneracionales y la formación, relacionadas con la agricultura. Para esta cordobesa, “vivir esta experiencia ha sido increíble tan sólo por conocer a gente tan inteligente”. “Ha sido un orgullo tremendo”, concluye esta futura universitaria de Derecho.

Por último, y también desde la provincia, David Espinosa es alumno del IES Emilio Canalejo de Montilla y participó en el certamen tras obtener una nota media de 9,45. Su proyecto, denominado Ecomercio, buscaba reducir los intermediarios entre los recolectores y el consumidor final ya que la larga cadena de producción provoca un aumento del precio del producto que no repercute en el agricultor. Espinosa espera estudiar el próximo año el grado de Ingeniería en Tecnología Industrial en Málaga.

Etiquetas
stats