Los caracoleros sufren pérdidas de hasta el 90% por las continuas lluvias

Puesto de caracoles | ÁLEX GALLEGOS

La lluvia que tanta falta hace para el campo y los embalses está dejando unas consecuencias muy distintas para el sector de los caracoleros en Córdoba. Los responsables y trabajadores de los puestos de caracoles que se distribuyen por toda la capital desde el arranque de la temporada el pasado día 23 de febrero han visto mermar sus negocios “hasta en un 90%” con el efecto de las lluvias continuadas que sufre la ciudad desde hace semanas.

Solo tres días después de la apertura de los puestos de caracoles, desde el día 26 de febrero, un carrusel de borrascas ha traído la lluvia y el viento de manera continua hasta Córdoba, haciendo que la afluencia de clientes para estos negocios haya sido muy escasa.

“Es el peor marzo de la historia”, se lamenta José Antonio Henares, presidente de la Asociación de Comerciantes Caracoleros Cordobeses. “Las ventas que estamos haciendo solo llegan a un 10%” de lo habitual en otros años en estas fechas, explica.

Y es que, con la lluvia y el mal tiempo instalados desde hace ya cuatro semanas en la ciudad, el negocio de los caracoleros se ha venido abajo en este tiempo. “No puedes montar la terraza o, si la montas, nadie se sienta. Solo salen los cuatro pedidos para llevar a casa y algún valiente que viene al puesto”, explica sobre la situación que viven.

Además, la bajada tan importante del negocio ha hecho que muchos de los puestos hayan tenido que prescindir del personal con el que contaban para la actividad habitual con buen tiempo. Como ejemplo, Henares pone el suyo propio, en el puesto de caracoles de la plaza de La Oca: “Aquí trabajamos normalmente mi mujer y yo con tres empleados. Ahora solo me he quedado con uno”.

“Con este tiempo está todo muy mal”, reitera mientras echa cuentas de las pérdidas en comparación “con lo que pagamos para montar el puesto, los impuestos, los trabajadores...”. De momento, la previsión del tiempo no les da una alegría porque parece que las lluvias nos seguirán acompañando una semana más al menos. La esperanza en que los días soleados protagonicen el tiempo e inviten a la gente a echarse a la calle a degustar caracoles, tendrá que esperar aún.

Etiquetas
stats