Los agresores de Las Moreras podrían enfrentarse a unos 30 años de cárcel

La Policía Nacional, en el lugar en el que falleció el joven | ÁLEX GALLEGOS

Más pronto que tarde, la Policía Nacional arrestará a los agresores de la reyerta mortal de Las Moreras que aún están en libertad. Todos los sospechosos están identificados, gracias a los imágenes de la multitud de vídeos que se han grabado en el momento del suceso. Y también a los testimonios de muchos testigos. Los agresores, todavía en busca y captura, podrían enfrentarse a una pena de más de 30 años de cárcel, según han confirmado a este periódico diversas fuentes judiciales.

Los sospechosos son al menos dos jóvenes que rondan los 20 años. Fuentes judiciales aseguran que al autor (o autores) material de la puñalada mortal que acabó con la vida de un joven de 26 años y padre de tres hijos podría caerle una pena de más de 30 años de prisión en caso de ser considerado culpable por un tribunal. Sobre el mismo no podría aplicarse la prisión permanente revisable, aún en vigor en el Código Penal español, ya que esta medida está prevista para asesinatos múltiples, en caso de que las víctimas sean menores de 16 años, que venga precedido de un secuestro o actos de terrorismo.

Además, la petición final de pena dependerá de la consideración que tengan los hechos. Se considerará asesinato en el caso en el que se determine que el agresor o agresores planificaron la muerte del joven de 26 años. Se considerará homicidio en caso de que no lo hubieran planificado con anterioridad, sino que se debiera a un arrebato.

En cualquier caso, la petición de pena será elevada, según confirman las fuentes, ya que además de la muerte del joven de 26 años los hechos han provocado heridas muy graves al padre de la víctima, que continúa en el hospital aunque su estado es estable y no se teme por su vida. En este caso, se hablaría de un asesinato u homicidio, además de otro en grado de tentativa. El asesinato está penado con entre 15 y 20 años de cárcel. El homicidio en grado de tentativa con unos diez.

Mientras tanto, ya han recibido el alta médica los otros cuatro heridos en la reyerta. Tres han sido arrestados por la Policía Nacional, que en las próximas horas (el domingo a más tardar) los pondrá a disposición judicial. El joven fallecido fue enterrado en la tarde de este viernes, en un acto que contó con una discreta pero intensa vigilancia policial.

La Policía Nacional ha reforzado sus labores de control y vigilancia por temor a represalias. Solo el jueves desplazó ocho patrullas a la zona de Urgencias del hospital Reina Sofía, en prevención de posibles altercados que no se produjeron finalmente. Los agentes también vigilan la zona en la que se produjeron los hechos mientras se continúa con la investigación.

La Policía tiene en su poder tanto la supuesta arma con la que se cometió el asesinato como huellas de los sospechosos de haberlo cometido.

Etiquetas
stats