15 años por dos robos, tirar una lata a un policía y resistirse

Fachada de la Audiencia de Córdoba | MADERO CUBERO
El Fiscal pedía para los dos acusados penas que sumaban 46 años de cárcel

El juez ha condenado a los dos acusados de robo con fuerza de tres móviles, atentado contra un policía al que uno de ellos hirió tirándole una lata a la cara y resistencia a la autoridad, a ocho años y medio y siete años de cárcel respectivamente. Los dos enjuiciados se enfrentaban a penas mucho mayores, ya que el fiscal solicitaba una condena que sumaba 46 años de cárcel.

Según el relato de los hechos, el 1 de febrero de 2015, los dos acusados, S. G. M. y M. P. G., abordaron en la calle San Fernando, en Córdoba, a un menor de edad que iba acompañado de una amiga, también menor, y les agredieron para robarles. Posteriormente, en la avenida Vía Augusta, los dos atacantes la emprendieron contra un tercer menor.

El muchacho terminó entregándoles el móvil y la chaqueta. Pero también dio aviso a la Policía, dos de cuyos agentes se personaron en el lugar y acompañaron al menor a su casa. Por el camino, el chico vio a los asaltantes que caminaban tranquilamente bebiendo un refresco. En ese momento, los policías se bajaron y dieron el alto a los sospechosos. Al verles, S. G. M. le lanzó la lata y ésta impactó en la cara de uno de los agentes, tirándolo al suelo. En ese momento, comenzó una persecución en la que los presuntos agresores incluso usaron como vía de escape los tejados de los edificios. Al final, ambos fueron acorralados y, aun así, el escrito señala que se resistieron con violencia. Un segundo policía sufrió lesiones y hubo que pedir refuerzos.

El juez condena a S. G. M. y a M. P. G. a cinco años cada uno por el robo con intimidación de su primer asalto. Con el segundo de los robos, condena a S. G. M. a dos años y a M. P. G. a un año y seis meses. Por el delito de atentado, concluye que solo puede acusar a S. G. M., que fue el que tiró la lata (tres años y seis meses) y absuelve a M. P. G. Pero a este segundo sí que le condena a seis meses por resistencia a la autoridad. En total, a S. G. M. le caen ocho años y seis meses y a M. P. G., siete años.

El fiscal pedía un total de 46 años de cárcel. Para S. G. M., que tiró la lata, pide siete años de prisión por cada uno de los tres delitos de robo con violencia e intimidación; y cinco años por un atentado con instrumento peligroso. Para M. P. G. pide cinco años de prisión por cada uno de los tres delitos de robo y otros cinco por atentado.

Etiquetas
stats