MAC: un beso tetracromático

.

Deseo y curiosidad. El veneno ya está inoculado (otra vez) por MAC Cosmetics. ¿El arma? 24 nuevas barras de labios diseñadas con una fórmula especial que intensifica la pureza del tono y la pigmentación. Ya están a la venta y agotándose. Forman una tela de araña con los colores de un extenso arcoíris. Seis de ellas son de edición limitada. La textura, en la práctica totalidad, es cremosa y de fácil aplicación. Y su principal singularidad estriba en el asesoramiento prestado por Maureen Seaberg, una de las contadas mujeres tetracrómatas que existen en el mundo. Distingue más de 100 millones de tonos y su prodigiosa capacidad se ha puesto al servicio de la obtención de colores puros y en algún caso más exclusivos o diferentes, lo cual no es tarea fácil ante la superproducción cosmética reinante.

Las 24 barras de la colección, llamada MAC Liptensity, poseen el doble de pigmentación que otras fórmulas, presentan una gama que va de los nude, beiges y rosas, rojos, corales, magentas y burdeos hasta el azul navy, el marrón oscuro y el negro total brillante, y su envase, para facilitar la tarea de elegir el tono de labios, luce el color en el exterior.

Los que personalmente más me motivan son Mulling Spice, Marsala, Postmodern, Smoked Almold, Doe, Dionysus y Burnt Violet. También atractivo y muy similiar al exitoso Marsala, es Cordovan (elogioso con el arte en piel cordobés).

De cualquier forma, la telaraña cromática crea un placentero envoltorio y tras las vueltas y vueltas en este carrusel de color hacia el arcoíris, ya dudo si mi interés lo despierta la cosmética o la singular percepción de quienes son capaces de distinguir millones de colores gracias a una mutación genética solo presente en el sexo femenino. La cuestión de si servidora pudiese ser tetracrómata se me pasó por la cabeza. Y no habré sido la única, porque se han convertido en virales pruebas on-line para comprobarlo. Desde luego que existen 100 millones de colores y de maneras en Internet perder el tiempo. Pero, como hoy me llama el violeta, saltaré de colección a colección, para sucumbir en MAC Selena (Quintanilla), la malograda diosa texano-mexicana de la Techno Cumbia que sigue viva en sus millones de seguidores. En EE. UU. la colección se agotó en 24 horas y tuvieron que fabricar más producto, cuates.

Nota: Las menciones a marcas y productos no llevan aparejada ninguna contraprestación.

Etiquetas
Publicado el
8 de octubre de 2016 - 03:53 h
stats