Consejillos para cocinar sanísimo

.

Si eres un o una cocinillas y estás interesado en llevar una alimentación sana, esta entrada está hecha para ti,  y si no lo eres, todavía estás a tiempo. ¡Todo es ponerse!

Tengo desde hace tiempo la manía de adaptar las recetas y hacerlas saludables con el objetivo de evitar frituras, no perder nutrientes y no añadir productos procesados innecesarios.

¿Qué podemos cambiar en el proceso de elaboración? Existen recetas maravillosas que nos encantan y disfrutamos mucho, pero que tienen algunos errores que aumentan considerablemente el contenido calórico del plato, lo llenan de grasas saturadas o trans, ocasionan una pérdida alta de nutrientes y se hacen tediosas a la hora de elaborarlas.

En vez de……

En vez de  freír las albóndigas antes de cocinarlas, te recomiendo hacerlas al horno o echarlas directamente en el caldo y en la salsa para que se hagan en su jugo. Están igual de buenas. Tampoco es necesario rebozarlas en harina.

En vez de enharinar y freír la carne antes de hacerla en salsa, pasarla por la sartén con un poco de aceite o simplemente añadirla directamente.

En vez de freír los boquerones, sardinas, jureles, salmonetes, bacaladillas, pijotas, etc., podemos hacerlas al horno, plancha o vapor. Sin necesidad de freír. Por ejemplo, las sardinas 7’ en el microondas a máxima potencia quedan ricas.

En vez de aliñar la ensalada utilizando el aceite sin mesura, recomiendo utilizar menos cantidad y remover la ensalada con las manos, de esta forma el aceite se repartirá mejor y evitaremos un consumo excesivo.

En vez de añadir nata a las cremas y purés para que estén más cremosas, añadir una patata o un  calabacín. De esta forma conseguimos una textura rica y por favor, no le pongáis quesitos, que eso es de todo menos queso.  Su composición se asemeja más a los quesitos del Trivial que al queso de verdad.

En vez de freír las patatas con abundante aceite para nuestras deliciosas tortillas, tenemos varias opciones.  Una es poner un  par de cucharadas de AOVE en la sartén, y las patatas cortadas en rodajas, rehogar un poco, añadir un poco de agua y tapar. Así tenemos unas patatas ideales para hacer tortilla, como base para un pescado al horno, o como acompañamiento. También se pueden hacer en el microondas mezclándolas con rodajas de calabacín y poco aceite, están riquísimas.

En vez de freír los huevos, hacerlos a la plancha.

En vez de freír toda la verdura para el pisto por separado,  con calentar un poco de aceite, añadir las verduras, bajar el fuego para que se pongan tiernas, incorporar el tomate y dejar que se cocine todo, tenemos suficiente. Todo es cuestión de paciencia.

En vez de añadir azúcar a la salsa de tomate, utilizar zanahorias o calabaza. De esta forma añadimos verdura, y evitamos el azúcar que, sinceramente, no tiene ningún beneficio.

Espero que lo pongáis en práctica y si queréis me podéis preguntar en info@vanesacortes.es

Consejito del día: si desayunas intenta incluir una pieza de fruta a diario.

Etiquetas
Publicado el
7 de septiembre de 2018 - 02:47 h
stats