LA MARI CHONI DEL LEVANTE

La hembra del "cani". Nombre científico: Chonus puntillus et gilipollus.

Su "hábitat", las calles de nuestra querida España, sobre todo la zona del levante.

Su idioma es aquel que daña seriamente al diccionario de la RAE. Y su escritura provoca daños irreversibles a nuestros ojos.

Sus outfit outfitse centran en pantalones hiperajustados bajos de cintura o leggings combinados con camisetas cortas o tops horteras de forma que dejan al descubierto sus anti-sexys tangas o "hilos dentales" y sus antiestéticos depósitos de grasa en la zona baja de la espalda… Lo mejor de ellas, sus benditos abrigos que –  aunque sean muy llamativos de pelo blanco o dorado – tapan todo lo que llevan debajo.

Sus peinados son inconfundibles. Y es que su "pelo frito" de tanto pasarse la plancha y de no conocer el sérum hacen serios estragos…  Sus maquillajes destacan porque lejos de resaltar los encantos naturales se maquillan encima del maquillaje del día anterior. Ufff. Eyerline que le llega hasta la barbilla y tono de base del rostro anaranjado pantone betadine o doritos… eso sí, solo hasta la barbilla excluyendo cuello y escote.

Sus costumbres consisten en salidas nocturnas bien pasadicas por bebidas con esencia que les permiten centrarse en cuerpo y alma a su objetivo principal, esto es, a la "caza del macho"… a pesar de que – en el intento – puede que pierdan su orgullo y dignidad… y sean conscientes (o no) de que este tipo de relaciones no suelen durar más de una semana… con el riesgo de quedarse preñadas.

Su hobby principal – aunque suene fuerte – es la "pelea de perras". Y es que al finalizar muchas de sus salidas nocturnas son frecuentes las discusiones con otras chonis rivales. ¿Y por qué pelean? Obviamente, por los canis. La dinámica se suele repetir: lanzamientos de zapatos, estirones de pelos, gritos de "guarra" o "zorra" y demás calificativos despectivos y malsonantes… Peleas a las que acudirán sus amigas – llamadas "chochetes" –  para ayudarlas… Su frase de subidón… ¡VAMONOoooooS!!!!

Pues bien, sin ánimo de extenderme más de lo necesario… la cotidianeidad de las "chonis" me sugiere algunas reflexiones. Y es que – las mujeres – tenemos que dejar de luchar, de rivalizar y de insultarnos entre nosotras.

En definitiva, dejar de competir y de enfrentarnos… si no queremos seguir revalorizando al patriarcado. El enemigo no somos nosotras sino el machismo con sus gallitos y el sistema patriarcal que lo sustenta. Mientras que las pobres chonis (y no tan chonis) tiran zapatazos a otras chonis rivales llenas de rabia y de celos, los canis (y no tan canis) se crecen y no dudan en observarnos desde el prisma de la superioridad… Desde la óptica de creerse el rey del gallinero… ¿Y todo por qué? Porque ellas se pelean a zapatazo limpio por ellos. ¡Todo un despropósito!!! Y es que solo acabaremos con las imposiciones patriarcales si nos unimos todas. Juntas somos fuertes y podremos luchar y oponer resistencia ante las injusticias y el sometimiento que compartimos con las de nuestro sexo.

Nosotras tenemos el verdadero poder sólo hay que aprender a utilizarlo…¡empoderamiento, amor propio y sobretodo UNIÓN ENTRE NOSOTRAS!!!

Etiquetas
Publicado el
20 de mayo de 2015 - 04:05 h