¿Pensando en refinanciar tus préstamos?

.

Seguimos una semana más de confinamiento, pasamos más tiempo en nuestra casa y es muy probable que estemos revisando la cuota de la hipoteca, del préstamo del coche, la VISA, etc.

Es lo que tiene tener más tiempo, podemos hacer cosas para las que antes no teníamos tiempo.

Vamos revisando toda una serie de pagos mensuales a los que tenemos que ir haciendo frente por las compras que hemos tenido que financiar, bien con un préstamo o a través de la tarjeta de crédito.

Nos puede surgir la duda de si podremos seguir pagando todos los meses puntualmente estos pagos, el futuro que viene es ciertamente algo incierto, no tenemos la certeza de que nuestros ingresos actuales permanecerán.

Es el momento de hacer números, coger todos los recibos de todos los préstamos que tenemos y del saldo pendiente de las tarjetas de crédito de la que hemos tirado más de lo aconsejado.

Tenemos que ver cuál es el tipo de interés de cada uno de los préstamos que nos están cobrando, ver la TAE, principalmente en las tarjetas de crédito ya que podemos estar pagando hasta un 20% de tipo de interés.

Información que ya hemos recopilado, sumemos los recibos de todos los préstamos y cuotas de tarjetas de crédito que tenemos que pagar y ver cuánto tiempo nos queda por seguir pagando.

¿Qué podemos hacer ahora para disminuir los pagos?

Si queremos pagar menor importe mensual o reducir a un único recibo mensual todos los préstamos que estamos pagando hoy, podemos plantearnos unificar todo en un sólo préstamo a un plazo y tipo de interés acorde a nuestras posibilidades de pago mensual.

A esta operación se la conoce en el mundo bancario como "refinanciación", aunque puede sonar "mal", refinanciar no siempre está mal visto por los bancos, aunque sí hay que saber que no les gusta este tipo de operaciones.

Una refinanciación consiste en "juntar", en un único préstamo con un solo recibo en un banco, todos los préstamos que tenemos con uno o varios bancos con el objetivo de pagar un "recibo" más bajo.

Parece una operación sencilla, pero no resulta tan sencilla de llevar a cabo.

Hay que estudiar muy bien este tipo de operaciones si queremos obtener un resultado en el que paguemos un recibo menor que englobe a todos los préstamos que estamos pagando y que además consigamos pagar menos intereses en el cómputo total de todos los préstamos.

Puede resultar un grave error alargar a un plazo muy largo el capital pendiente de los préstamos que tenemos hoy que pagar y en el que nos queda ya poco tiempo para terminar de pagar, al final podríamos estar pagando muchos más intereses con la refinanciación.

Como siempre, hay que hacer muchos números para no equivocarnos teniendo en cuenta los factores que hemos comentado de tiempo y tipo de interés efectivo final.

Esta fórmula de refinanciar no vale para todo el mundo, cada uno tiene unas circunstancias particulares y una situación que hay que estudiar la conveniencia o no de una refinanciación.

No te apresures, analiza bien tu situación financiera actual, cuánto estás pagando en cada uno de tus préstamos personales, hipoteca y tarjetas de crédito, etc.

Quizás te convenga "refinanciar".

Etiquetas
Publicado el
22 de abril de 2020 - 12:59 h
stats