Sobre este blog

Soy cordobesa, del barrio de Ciudad Jardín y ciudadana del mundo, los ochenta fueron mi momento; hiperactiva y poliédrica, nieta, hija, hermana, madre y compañera de destino y desde que recuerdo soy y me siento Abogada. 

Pipí Calzaslargas me enseñó que también nosotras podíamos ser libres, dueñas de nuestro destino, no estar sometidas y defender a los más débiles. Llevo muchos años demandando justicia y utilizando mi voz para elevar las palabras de otros. Palabras de reivindicación, de queja, de demanda o de contestación, palabras de súplica o allanamiento, y hasta palabras de amor o desamor. Ahora y aquí seré la única dueña de las palabras que les ofrezco en este azafate, la bandeja que tanto me recuerda a mi abuela y en la que espero servirles lo que mi retina femenina enfoque sobre el pasado, el presente y el futuro de una ciudad tan singular como esta. 

¿ Mi vida ? … Carpe diem amigos, que antes de lo deseable, anochecerá.

Casero “cazado” y su jefe Casado

El diputado del PP Alberto Casero

0

A la mejor puta, se le escapa un pedo. Qué le vamos hacer. En derecho lo más sagrado son las sentencias, el desenlace de una controversia, la decisión judicial que marca el futuro entre las partes. Como el voto de los Diputados, ese que determina nuestro futuro y es el único trabajo de los que habitan la guarida de la voluntad popular. No se me ocurre otro nombre.

Hablar de “pucherazo” y hasta de prevaricación me deja atónita cuando es torpeza manifiesta de un bobo que hasta por dos veces se equivocó, haciendo el chorras en una pantalla y luego en otra y volviendo a hacer doble click a la pregunta de “¿confirma su voto?”. Torpe de solemnidad … y mentiroso. Porque resulta que el bobo no estaba malito, ni estaba en su pueblo, que estaba en Madrid y tardó un chasquido en llegar corriendo, ahora si, a su puesto de trabajo. Ya está tardando en dejar a la salida el acta de diputado por respeto a sus conciudadanos y por torpe redomado. ¡Teodoro, chavalín, menuda mano derecha!.

Bueno, pues con esas, va el otro bobo, el jefe, un tal Casado y en vez de darle con el látigo al torpe mentiroso y hacer mutis por el foro, dando paso a otra (¡Ya saben !), va y mete mierda por aquello de que no hay mejor defensa que un buen ataque. Y lo hace en contra de los informáticos, de los Letrados del Congreso, del Secretario Mayor y de todos esos funcionarios que son los que supervisan técnica y jurídicamente el sistema.

El error susceptible de rectificación, incluso de las Sentencias, debe ser eso. Error palmario, técnico, aritmético, o como aquí informático. Nunca un error humano. Nunca torpeza, o incompetencia de un inútil. Como el gol en propia puerta, o una Sentencia poco fundada o injusta.

Cuando el tío es un torpe, ya sea el portero del Cadiz, el juez o el diputado Casero, el resultado te lo tragas, aunque duela construir futuro a costa de la imbecilidad y nos resulte injusto. Como aquel gol en propia meta que te quitó la Copa, o esa Sentencia que absolvió al culpable. Eso si, ganar por la incompetencia y la torpeza del contrario tampoco puede ser motivo para vanagloriarse. Pero así es la vida.

He tenido que dejar la envidia para otro día, la de esos mediocres que le critican a Rafalin Nadal el reloj que lleva, o los millones que gana. ¡Pero si es impagable el ejemplo que nos da frente a los vagos y torpes del hemiciclo!. Esfuerzo, trabajo - no el doble click - y no rendirse jamás. Y también dejaré para más adelante a Rigoberta. ¿Cómo hemos perdido la ocasión de ir a Eurovisión con una canción que representa un grito de libertad, de sororidad y las tetas de todo un país?. !Si quedarnos de los últimos ya lo hacemos siempre!

Rafalin, olé tus cojones.

Rigoberta, arriba tus tetas y las de las españolas.

¡Que pena que los mediocres y los votos telemáticos arruinen este país!.

Sobre este blog

Soy cordobesa, del barrio de Ciudad Jardín y ciudadana del mundo, los ochenta fueron mi momento; hiperactiva y poliédrica, nieta, hija, hermana, madre y compañera de destino y desde que recuerdo soy y me siento Abogada. 

Pipí Calzaslargas me enseñó que también nosotras podíamos ser libres, dueñas de nuestro destino, no estar sometidas y defender a los más débiles. Llevo muchos años demandando justicia y utilizando mi voz para elevar las palabras de otros. Palabras de reivindicación, de queja, de demanda o de contestación, palabras de súplica o allanamiento, y hasta palabras de amor o desamor. Ahora y aquí seré la única dueña de las palabras que les ofrezco en este azafate, la bandeja que tanto me recuerda a mi abuela y en la que espero servirles lo que mi retina femenina enfoque sobre el pasado, el presente y el futuro de una ciudad tan singular como esta. 

¿ Mi vida ? … Carpe diem amigos, que antes de lo deseable, anochecerá.

    Autores

Etiquetas
stats