Sobre este blog

Soy cordobesa, del barrio de Ciudad Jardín y ciudadana del mundo, los ochenta fueron mi momento; hiperactiva y poliédrica, nieta, hija, hermana, madre y compañera de destino y desde que recuerdo soy y me siento Abogada. 

Pipí Calzaslargas me enseñó que también nosotras podíamos ser libres, dueñas de nuestro destino, no estar sometidas y defender a los más débiles. Llevo muchos años demandando justicia y utilizando mi voz para elevar las palabras de otros. Palabras de reivindicación, de queja, de demanda o de contestación, palabras de súplica o allanamiento, y hasta palabras de amor o desamor. Ahora y aquí seré la única dueña de las palabras que les ofrezco en este azafate, la bandeja que tanto me recuerda a mi abuela y en la que espero servirles lo que mi retina femenina enfoque sobre el pasado, el presente y el futuro de una ciudad tan singular como esta. 

¿ Mi vida ? … Carpe diem amigos, que antes de lo deseable, anochecerá.

Ábalos, Risto y Arnaldo

Risto Mejide y José Luis Ábalos.

0

La doble vida en las esferas de poder, perdónenme, pero casi siempre es masculina. No sé si porque el poder sigue siendo masculino, o porque las mujeres no vamos a garitos de alterne de machos briosos y jóvenes porque esos submundos son casi siempre femeninos. 

El poder en la política; el poder en el fútbol, - !que veneno tendrá que nadie quiere dejar la primera fila del palco! -; el poder en el periodismo o el poder en el Ibex35, deben tener algo que obnubila. No se explica de otra manera que muchos hombres que están ahí, por más barrigones y feos que sean, se crean George Clooney.

¿Creen realmente que las jovencitas que frecuentan, de cuerpos esculpidos y arrolladora belleza los desean con auténtica pasión ?. Los peores no se si son los que pagan por ello - al menos son honestos con sus (no)bondades-, o los que pagan con favores y se creen Don Juan. Señores, que el mito de Don Juan no existe, que el conquistador fue previamente conquistado. 

La noticia de la doble vida de Ábalos me ha impactado. Ser adalid de la lucha contra la prostitución, estar en un gobierno que así lo pregona y partir la pana en un Parador con supuestamente habitaciones destrozadas y doncellas por doquier, tiene el plus de la incoherencia política más imperdonable. Por eso, cuando el otro adalid, el de la verdad (!ya hay que ser prepotente para llamar al programa “ Todo es verdad“!) anunció la entrevista con Ábalos, me pegué a la tele. De Risto nada nuevo. El poder de la comunicación barata, pose hierática y esa imagen medida de galán de diseño. Otro que no se entera que lo que le hace irresistible para las mujeres que, como la suya, podían ser su hija, no son sus encantos personales. De Ábalos habló su lenguaje corporal. No me convenció. En absoluto. Pero tampoco tenia que hacerlo, porque lo que tiene que hacer es interponer una querella y que sea un Juez el que decida. Mi apuesta va por Ketty Garat. 

!Ay la judicatura!. Que tristeza cuando se enturbia y difumina la palabra Justicia, con letras mayúsculas, al llegar a ella por un pacto político un personaje como Arnaldo. Los jueces deben ser imparciales, sin tacha y sin el más mínimo sesgo político. Porque cuando sobre una sentencia planea la sospecha de estar contaminada o influida por la ideología, el interés, o la pasión del juez, la justicia se desmorona. Cuando, además, el Juez se ha jactado de decir públicamente lo que pensaba, la justicia va directa a la basura. El cuestionamiento hasta jocoso de Arnaldo y su nombramiento como garante de los derechos constitucionales, cuando él no cree en algunos - y además lo ha dicho - debiera llevarle a renunciar, pero eso sería coherencia y honor. 

Y es que cuando hablamos de poder, de cualquier poder, para ciertos hombres la erotica de tenerlo es un veneno que les hace perder -si los tuvieron- los valores más elementales.

Abalos se ha equivocado al votar. Pobrecito. Ya les dije, el lenguaje no verbal que no falla.  

!Viva Odón Elorza!.

Sobre este blog

Soy cordobesa, del barrio de Ciudad Jardín y ciudadana del mundo, los ochenta fueron mi momento; hiperactiva y poliédrica, nieta, hija, hermana, madre y compañera de destino y desde que recuerdo soy y me siento Abogada. 

Pipí Calzaslargas me enseñó que también nosotras podíamos ser libres, dueñas de nuestro destino, no estar sometidas y defender a los más débiles. Llevo muchos años demandando justicia y utilizando mi voz para elevar las palabras de otros. Palabras de reivindicación, de queja, de demanda o de contestación, palabras de súplica o allanamiento, y hasta palabras de amor o desamor. Ahora y aquí seré la única dueña de las palabras que les ofrezco en este azafate, la bandeja que tanto me recuerda a mi abuela y en la que espero servirles lo que mi retina femenina enfoque sobre el pasado, el presente y el futuro de una ciudad tan singular como esta. 

¿ Mi vida ? … Carpe diem amigos, que antes de lo deseable, anochecerá.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
14 de noviembre de 2021 - 04:00 h
stats