Viernes Santo

Cuando esta noche cierren las puertas de San Pablo, cuando se apaguen los sones de la última de las bandas de este Viernes Santo, la Semana Santa de 2015 en Córdoba puede que haya expirado, dando un adiós definitivo hasta el próximo año. El día de hoy, aunque presente un cielo impecable, al estilo de los que venimos disfrutando estos días, con un crepúsculo de los que enamoran aunque uno sea un terco insorrible, puede que quiera ser el último para despedir este año la fiesta grande de los cofrades.

El tiempo va a cambiar. No hoy, pero empieza a dibujarse en los modelos una clara tendencia al cambio atmosférico, que de anticiclónico pasará a claramente borrascoso en la semana de pascua. De momento el de hoy, como ya se sabe, seguirá el mismo tranquilo discurrir, más llevadero si cabe por el descenso tenue de las temperaturas, que rondarán los 25 ºC en los momentos álgidos del día.

Y es que será a partir del día de mañana cuando el de Azores, como buen trabajador abatido por una semana de esforzada labor, empiece a recular de sus dominios debilitándose en su mitad y abriendo un pasillo ciclónico que promete hacer las delicias para los que gozamos viendo crecer coliflores en el cielo. Será a partir de mañana, y especialmente desde el Domingo de Resurrección, cuando las nubes vayan ganando presencia en el cielo por la cercanía hasta la Península Ibérica de masas de aire frío provenientes desde Terranova.

El previsible arreón del domingo aún está por definir, aunque sí parece claro que servirá de contundente apertura para un nuevo periodo de lluvias primaverales. No guarden aún las rebecas, mantas ni paraguas, que como dice el refrán, en Abril aguas mil, y esto no ha hecho más que comenzar.

Etiquetas
Publicado el
3 de abril de 2015 - 08:00 h