¿Qué tiempo hará en la Semana Santa de 2016?

Desde hace un par de semanas, quienes tienen su vista fija en los días que comprenden del 20 al 27 de marzo, vienen alternando sentimientos entre la euforia y el lamento, en un creciente rumor de nubes que asoman en el horizonte. Lo cierto es que el futuro inmediato, en lo concerniente a lo meteorológico sobre los cielos andaluces, anda más incierto que el futuro Gobierno del país.

Nos adentramos de lleno en la primavera astronómica pero con una circulación atmosférica marcadamente invernal, con un aislamiento anticiclónico en el entorno de las Islas Británicas y la apertura de un pasillo ciclónico en Azores, que inyecta bajas presiones desde la fábrica de borrascas en Terranova hasta la Península Ibérica. En resumidas cuentas, un patrón de circulación atmosférica con clara tendencia a dejar inestabilidad sobre nuestra vertical, lo que unido a las fechas y la altura que el Sol va alcanzando en el horizonte según dan las dos de la tarde, viene a dejarnos lo que podría ser un festival de tormentas de primavera desde que la baja que se descuelgue hasta nosotros éste mismo viernes, quede aislada en el entorno del Cabo de San Vicente para alimentar con aire frío y humedad las capas medias de la atmósfera, es decir, frío, nubes bajas mañaneras y tormentas a la tarde.

Una baja que debería dejar en la jornada del sábado el paso de un primer envite en forma de lluvia por su acople y encaje hasta el Cabo de San Vicente, y que para el Domingo de Ramos seguirá alimentando vía Valle del Guadalquivir, las capas medias de la atmósfera cordobesa para el crecimiento de nubes con forma de coliflor, especialmente en las horas en que el Sol se alza más poderoso sobre el horizonte. No obstante, aunque la tendencia es clara, el episodio de inestabilidad que vamos a tener a partir de éste mismo sábado está aún por definir, ya que lo que ahora mismo queda claro que afectará más a las provincias occidentales, pudiera cambiar y entrar de lleno hasta nuestros dominios, dejando lo que hasta ahora es incertidumbre y fuerte intuición, en certidumbre de lluvia vespertina y avisos de estofex por tormentas en el tercio sur peninsular.

Una baja que encontrará en el frío continental y el anticiclón británico poderosos aliados, que alimentarán y asentarán a la protagonista de la presente Semana Santa, hasta bien mediada la semana. Semana Santa de seguimiento meteorológico puro y duro, tan diferente a la de los dos años anteriores, y que mantendrá pegados al seguimiento de modelos meteorológicos a quienes desde el domingo quieran salir a recorrer las calles andaluzas buscando cera e incienso. Un seguimiento que tendrá reflejo en ésta sección desde el próximo domingo para conocer la previsión diaria de lo que acontezca sobre los cielos cordobeses, aquí les espero.

Etiquetas
Publicado el
16 de marzo de 2016 - 07:00 h