Miércoles Santo

Cuando ya alcanzamos el ecuador de la Semana Santa 2015,  hemos dejado atrás una jornada que pasará a la intra-historia de la meteorología local, habiendo registrado la temperatura más alta para un mes de marzo desde que existan registros en el Aeropuerto de Córdoba. Los 33.0 ºC que en la tarde de ayer quedasen grabados en el SYNOP de Córdoba, dan buena medida de la que ya empieza a llamarse como Semana Santa de Verano. No es que sean estas temperaturas desconocidas para los días de Pasión, pero sí es muy posible que la de 2015 pase al recuerdo, a parte de por su total ausencia de nubes, como una de las que más incidencias por golpes de calor tuvo.

El hecho debe estar notándose especialmente en las cajas registradoras de bares, heladerías y tiendas de bebidas varias. Los golpes de calor y lipotimias están alcanzando este año otro particular récord por la falta de coherencia entre lo que marca el estado de la atmósfera y los requisitos estéticos de la fiesta. Intuyo que vestir de nazareno con 33 grados a la sombra, debe ser un riesgo para la salud del mismo calibre que el de aquel insensato que sale a correr a las 5 de la tarde de un 20 de julio.

Afortunadamente, aunque los cielos sigan rasos y sin atisbo alguno de cambio, lo que sí empezará a cambiar es la temperatura de la masa de aire que nos envuelve. El anticiclón de las Azores empieza a perder algo de fuelle y poco a poco la temperatura de la atmósfera se irá enfriando, en una tendencia que si no quiere variar, podría empezar a dejar cambios interesantes de cara a la próxima semana. Por el momento, lo destacable es cierto respiro en las temperaturas, que será cada vez más acusado conforme vaya acabando la semana, quien sabe si anticipo de un mes de abril que vuelva a enmarañar los cielos, con las tormentas propias de la época, de las que gustan a trastornados del cielo y ayudan a hacer aún más llevaderas las tardes de primavera.

Sea como fuere, la tranquilidad atmosférica y el calor sofocante a primeras horas de la tarde, seguirán siendo nota predominante. Llegan los días grandes de la Semana Santa y la estabilidad desde el alba hasta el ocaso seguirán reinando jornada tras jornada, siendo bastante seguro que cuando cierre el Domingo de Resurrección, hayamos visto uno de los pocos plenos que ha dado la fiesta en toda Andalucía.

Etiquetas
Publicado el
1 de abril de 2015 - 08:00 h
stats