Blogópolis Blogs y opinión

Sobre este blog

Soy una barcelonesa trasplantada a Córdoba, donde vivo creyendo ser gaditana. Letraherida, cinéfila aficionada, cultureta desde chica, más despistada y simple de lo que aparento y, por lo tanto, una pizca impertinente, según decía mi madre. Desde antes de tener canas, dedico buena parte de mi tiempo a pensar y escribir sobre el envejecer, que deseo armonioso. Soy una feminista de la rama fresca. Yo, de mayor, vieja.

Declaración de intenciones

Anna Freixas

1

Me estreno con este blog en el mes de marzo, cuando se cumple el primer año de la era covid. Lo hago agradeciendo que me hayan echado los tejos —a mí, que en julio cumpliré 75 años— y cualquiera pensaría que a las señoras de esta edad no nos ocurren estas cosas. Para que veáis cuán desencaminados tenemos los pensamientos, especialmente cuando se refieren a las viejas.

Se mire por donde se mire, marzo me parece un mes simbólico para iniciar este blog. Porque soy mujer y feminista, y porque este mes invita a que la humanidad se plantee que existe una parte de la población a la que ignora y explota; porque con mis palabras pretendo poner en el centro el valor civilizatorio de lo femenino en el mundo; porque soy orgullosamente vieja y voy de la mano de otras mujeres de todas las edades encadenando libertades, y porque deseo contribuir a hacer grande el mundo para las mujeres y las niñas. 

No tengo muy claro cuál va a ser el contenido de este espacio. Estoy confusa, comprenderéis. Mi deseo es aprovechar esta flexibilidad que se me ofrece —en cuanto a extensión, tema y frecuencia— para poner en circulación algunos de los temas que me interesan y ocupan, y que, sin embargo, nuestra sociedad encierra en los armarios —que, a este paso, entre unos y otras se van a quedar muy vacíos—.

Escribo desde el observatorio que me ofrecen los tres cuartos de siglo vividos con sus tropezones y aciertos. Escribo desde mi ser mayor, de manera que puedo llamar la atención sobre ciertos aspectos de la vida que parecen tan bien organizados y encajados que solo una dama inquieta y perturbadora puede señalarlos. Lo hago desde la libertad que me otorga la edad, dejando aquí y allá algún que otro interrogante, por si alguien lo recoge y a partir de ahí va creciendo una marea cuestionadora.

Escribo para poder compartir esos pensamientos que se enredan en mis canas y que a veces me gustaría comentar con esa señora que tengo a mi lado en la cola de la pescadería, cuya imagen me inspira confianza e incluso complicidad. 

Escribo para unas y para otros, convencida de que todo lo que nos contamos las mujeres es también de enorme interés para los ellos, quienes, justamente ahí, pueden encontrar las claves para mantener una relación armoniosa con la otra mitad de la humanidad y de paso entenderse como humanos.

Eso intentaré. Veremos.

Sobre este blog

Soy una barcelonesa trasplantada a Córdoba, donde vivo creyendo ser gaditana. Letraherida, cinéfila aficionada, cultureta desde chica, más despistada y simple de lo que aparento y, por lo tanto, una pizca impertinente, según decía mi madre. Desde antes de tener canas, dedico buena parte de mi tiempo a pensar y escribir sobre el envejecer, que deseo armonioso. Soy una feminista de la rama fresca. Yo, de mayor, vieja.

Etiquetas
Publicado el
15 de marzo de 2021 - 06:01 h
stats