N&B

José Hoyo: “Córdoba no tiene por qué tener 500 taxis”

José Hoyos, portavoz de ETaxi Córdoba | ÁLEX GALLEGOS

José Hoyo es Pepe en el mundo del taxi cordobés. Es el portavoz de “la minoritaria”, la compañía ETaxi-Córdoba, que aglutina una quincena de las 509 licencias que hay en Córdoba y que cuenta con un puñado de autónomos y empleados. Hoyo es un tipo sencillo, que lleva 24 años en el mundo del taxi y que hace una década decidió seguir su propio camino y abrir un proyecto más minoritario todavía, Taxi Mezquita, una compañía que abrió una brecha insalvable en la patronal mayoritaria, que incluso en momentos como el actual sigue sin reconocerles legitimidad.

La hemeroteca está ahí para el que quiera ahondar en la guerra de declaraciones entre Miguel Ruano, presidente de la Asociación de Autónomos del Taxi de Córdoba (Auttacor), y Hoyo, que no oculta que la falta de simpatía es mutua. La entrevista se concierta desde el mismo hospital, donde a Hoyo le van a someter a una operación. Aunque Pepe no duda en citarse con el periodista al día siguiente.

Cuando llega a la cita lo hace escoltado por la mitad de la plantilla de ETaxi-Córdoba. Lo hace en silla de ruedas, aún dolorido. Sus compañeros lo levantan, lo meten en el coche, lo llevan y lo traen. Alguno de ellos, como José, se queda a escuchar la entrevista e interviene y matiza algunas de las declaraciones de Hoyo. Ambos, Pepe y José, iniciaron juntos la primera de las grandes batallas que ha librado el taxi en Córdoba con Taxi Mezquita y ambos tienen una visión de cómo debe funcionar el sector distinta a la de la patronal mayoritaria. En otras cuestiones, como la que da títular a esta entrevista, hay cuórum.

PREGUNTA. Lo primero que me gustaría que me contaras es cómo ha cambiado el sector del taxi desde que empezaste tú a trabajar.

RESPUESTA. El sector prácticamente no ha cambiado. Lo único que ha cambiado es que llegó ETaxi, que es una compañía completamente nueva. El servicio, desde que yo entré hace 24 años, realmente no ha cambiado. El gran problema que tiene el taxi es que no ha cambiado. Lo que sí es verdad es que, cuando entró ETaxi, lo hizo con aplicaciones nuevas de última generación. Desde el primer día lo teníamos absolutamente todo: facturación, geolocalización… Entonces, diría que las compañías antiguas han ido a remolque de este tipo de tecnología. El público en general, con la llegada de las nuevas plataformas, ha empezado a hablar de tecnología, pero lo cierto es que el taxi las tiene todas. En tecnología hemos sido punteros siempre en el tema.

"El gran problema que tiene el taxi es que no ha cambiado"

P. Ahora hablaremos de las VTC y la problemática del taxi, no se adelante. ¿Usted a qué se dedicaba antes de montarse en el taxi?

R. Yo era representante de joyería.

P. Y se mete usted en el mundo del taxi en el año 95. Dice usted que el sector del taxi ha cambiado poco. El país desde luego ha cambiado mucho y la propia ciudad también. ¿Cómo era la Córdoba de entonces?

R. Pues había muchos menos vehículos. El propio sistema de los taxistas era distinto, claro. Los taxistas eran muy veteranos, que habían venido a Córdoba desde el mundo rural. Existía esa mentalidad de parada, que es diferente al ambiente que hay hoy, en el que la gente es más joven y cada uno va de una manera. Antes todo era más entrañable. Eso no quiere decir que fuera ni mejor ni peor, porque la sociedad avanza. Nosotros tenemos que adaptarnos o nos adelantan por todos lados.

Pero yo lo que sí quiero explicar es que el mundo éste lleva dos caminos: el camino del taxi y el camino de la VTC. Al taxi no lo han dejado evolucionar las mismas compañías y asociaciones. Nunca han querido que evolucione el taxi. Nosotros hemos querido, por intentar agradar a nuestros clientes y por rentabilizar el servicio… Por hacer eso, nosotros nos hemos visto en la agencia de la competencia denunciados. Aquello se ganó. Ese pleito se ganó. Pero nunca nos han dejado evolucionar. Nosotros llevamos años solicitando que una ciudad como Córdoba tiene que tener un servicio de taxi 365 días las 24 horas. Y si tiene que echar mano de empleados, tiene que echar mano de empleados. Nos han obligado a echar 18 horas para quitar coches de la ciudad. Y porque nosotros presionamos, si no serían menos. Pero si tú quitas coches de la ciudad y hay huecos horarios, van a entrar otras compañías y el público lo va a entender perfectamente. Esto ha cambiado. El taxi tiene que estar esperando al cliente. Eso de que el cliente espere a que llegue un taxi provoca que Uber y Cabify entren a saco. Es lo que ha ocurrido en otros países. Ellos cubren eso con empleados. Eso aquí se ha vetado. Y todo el mundo ha apuntado al Ayuntamiento, que lo que hace es firmar lo que la empresa mayoritaria le pasa. Si la empresa mayoritaria mañana dice 365, 24 horas, el Ayuntamiento lo pone. El Ayuntamiento no hace nada que no venga de la empresa mayoritaria. El otro camino está en las VTC…

"Al taxi no lo han dejado evolucionar las mismas compañías y asociaciones"

P. Un segundo, Pepe. Vamos a ir por partes, no se acelere usted, que vamos a hablar de todo. Vamos a establecer una cronología. Yo le había preguntado que cómo era la ciudad entonces, y me ha dicho que era una ciudad con un servicio de taxis más cercano. La ciudad ha crecido, ha cambiado, y el transporte también. ¿Cómo ha mejorado el taxi el transporte en la ciudad? Porque algo habrá aportado, entiendo.

R. El taxi ha cambiado con respecto a la ciudad. Las flotas han cambiado. Son flotas nuevas. Los taxistas vienen más preparados. Hay que hacer exámenes, capacitaciones… Se han puesto paradas en todas las barriadas. Lo que sí es verdad es que con eso no hemos ido a ningún sitio. Porque a muchísimas horas del día, muchas paradas de periferia no tienen ni coches. Así que hemos intentado avanzar poniendo muchísimas paradas y se han amontonado para que el público piense que tiene el coche muy cerca. Eso después no se cumple. Yo hago hincapié en que, desde que yo entré, habrán entrado 30 o 40 taxis. Y nunca se estudió la ratio, hubo conversaciones en las que yo siempre decía que Córdoba no tiene por qué tener 500 taxis. Hoy tiene 509.

P. 509 taxis y 30 VTC. ¿Qué tiene que tener Córdoba entonces?

R. Córdoba lo que tiene que tener es 300 taxis y 100 de guardia para que las tardes y noches nunca falten coches. Eso nunca se ha llegado a concebir. ¿Eso qué es lo que ha provocado? Pues entre eso y las 18 horas y los días de descanso, turnos y vacaciones, lo único que ha provocado es que haya huecos en los que se ha permitido que entren otras compañías. Eso no tendríamos que haberlo hecho nunca. Eso ETaxi lo ha denunciado desde el primer día y nunca se nos hizo caso. Hoy todas las ciudades están hablando de eso. De desregularizar el taxi. Eso ETaxi ya lo estaba diciendo hace siete años cuando empezó y nunca se nos hizo caso.

P. Hablemos de monopolios y competencia.

R. Mira, ahora mismo, la palabra competencia está viciada. Porque mientras ahora mismo en las VTC la competencia son entre seis o siete señores que tienen todas las licencias de España, el taxi no. El taxi somos 509 autónomos en Córdoba. Y está el “que si yo le quito una carrera a éste, que si él intenta hacer un negocio con el otro”… En realidad, funcionamos con total libertad. Todos. Todos somos empresas libres. Aquí no hay ningún monopolio. Es decir, nosotros, cuando nos salimos de la empresa mayoritaria, lo hicimos porque querían precisamente centralizar todo el trabajo en un monopolio. Y nosotros no estuvimos de acuerdo y nos salimos. Toda la mentalidad de ETaxi es ésa: la libertad de mercado.

Para mí, ese es el gran error que se ha cometido y que no se ha llegado a solucionar. Que la gente ha llegado a la conclusión de que el taxi es un monopolio cuando no lo es. Aquí hay 509 taxis que cada uno trabaja por su cuenta y riesgo. Si tú le dices a un taxista que te lleve a Málaga y es gracioso y se lleva bien contigo te puede hacer un descuento. Eso ellos no pueden hacerlo. Ellos sí que tienen un monopolio. Los conductores de VTC solo responden a la máquina.

P. ¿Cuándo empieza usted a oír hablar de Uber y de las VTC?

R. Aquí las VTC han existido siempre. La VTC era un servicio de lujo que en Córdoba se eliminó y se pasó al taxi. De todos modos, ha seguido funcionando por precontrataciones en la ciudad y en la provincia. Te pongo un ejemplo de lo que ocurre hoy. Hay una empresa pública con la que nosotros trabajamos y que tiene su propia VTC. Con ella jamás hubo un problema, porque ellos saben cuál es su trabajo y nosotros cuál es el nuestro. ¿Por qué en Barcelona protestan y se quieren ir? Pues porque han venido a apoderarse del servicio del taxi. Y cuando se les dice que no, ya no les interesa. Porque lo que quieren es la movilidad urbana.

"Eso de que el cliente espere a un taxi provoca que Uber y Cabify entren a saco"

P. ¿Pero recuerda usted cuándo empezó a hablarse de que había empresas que estaban utilizando las licencias VTC para trabajar como si fuera un taxi?

(Interviene José). Hace siete años con Luis de la Portilla -presidente nacional de ETaxi-. Nosotros empezamos a oír rumores de que estaban empezando a introducirse en Europa. Y este hombre nos puso sobre aviso. Así que nosotros empezamos a explicárselo a los compañeros y la respuesta fue: “Aquí eso nunca llegará”.

R. El mismo presidente Ruano ya lo dijo en una entrevista, que las VTC en Córdoba no eran ningún problema. Eso se criticó mucho en toda España porque ya se estaba viendo en Málaga, en Sevilla y en todos lados. Era cuestión de días que aparecieran por Córdoba. Y así fue. El año pasado en septiembre fue cuando se desarrolla este tema en Córdoba. Llegan, empiezan a esconderse, a aparecer por aquí o por allí… Porque realmente saben que lo que están haciendo es completamente ilegal.

P. A vosotros, cuando os salís de la mayoritaria, de alguna manera, os tratan como a Uber.

R. No, no, no. Yo creo que fue peor. A nosotros nos aplicaron todas las perrerías que se pueden hacer. Nosotros fuimos expulsados, amenazados, en las paradas fueron a pegarnos… O sea, hemos soportado todo lo habido y por haber. Lo único que ocurre es que nosotros desde el primer día teníamos muy claro lo que queríamos y lo que íbamos a hacer, y teníamos apoyos importantes como la Federación de Consumidores. Yo nunca he estado sin hablar con los sindicatos y también con nuestro equipo legal. Ellos nos han tratado como a perros. Pero ordenado todo por la junta directiva. Nunca fue el colectivo. Todo fue la junta directiva. Nosotros diferenciamos muy bien lo que es el colectivo de la junta directiva. Nosotros con el colectivo no queremos ni un roce. Ni uno. Ahora, con la junta directiva no podemos tener enlace porque se ha tirado al pescuezo a ver cómo acaba con nosotros.

P. A vosotros hace una década os acusaban de tener prácticas de macro empresa.

R. Y eso fue denunciado ante la agencia de la competencia y lo ganamos. Eso no lo pueden decir ellos, que tienen tres denuncias de la agencia de la competencia y (golpea la mesa tres veces) ¡Cash! A pagar. A nosotros nos han denunciado veinte veces. Siempre hemos salido indemnes.

P. ¿Las relaciones ahora mismo cómo son con Ruano?

R. No existen. No existen porque él mismo se niega en rotundo a que seamos partícipes de nada. No hay ni una mesa en la que a nosotros se nos invite a ir.

P. ¿Uber y Cabify no han conseguido que vosotros liméis asperezas y hagáis una estrategia común?

R. No. Nada. Es que además ellos no nos reconocen.

P. ¿En qué os diferenciáis entonces? ¿Vosotros tenéis taxis, licencias y asalariados?

R. Efectivamente. Cuando nosotros nos salimos ellos querían eliminar al chófer, no querían asalariados en Córdoba. Era un coche, un conductor.

P. ¿Funcionáis un poco al estilo americano, no? Lo que allí se llaman flotas.

R. Exactamente. Y nosotros no podemos tener más asalariados por la regulación horaria.

"La gente ha llegado a la conclusión de que el taxi es un monopolio cuando no lo es"

P. ¿Cuántos asalariados tienen ahora?

R. Cinco. Tenemos catorce licencias, con catorce autónomos, más cinco asalariados. Y con eso cubrimos las 18 horas que nos marca el ayuntamiento, que nos prohíbe hacer 24 horas a petición de la asociación mayoritaria. Porque el ayuntamiento, insisto, firma lo que le pasa la mayoritaria. Eso nos impide poner más asalariados. Hay un matiz que vas a captar a la primera de cambio. Yo vengo de la representación, fui durante décadas representante de joyería y en la calle me he enterado de algo. Una cosa es el cliente y otra cosa es el usuario. El usuario no conoce a nadie. El usuario va por la calle corriendo, levanta la mano, se va con el primero que pilla y se acabó. Eso no es nuestro caso. Nosotros tenemos un porcentaje de usuarios mínimo porque tenemos un porcentaje muy alto de clientes fijos. A esos clientes tenemos que darle cobertura. Y nosotros estamos perdiendo clientes por no tener más vehículos. Nosotros tenemos clientes, no usuarios. Y con esa mentalidad, nosotros prestamos servicio. Hay días en los que un cliente necesita un coche y no los tenemos disponibles por la cuestión de las 18 horas, y un compañero tiene que salir a las 5 de la mañana para recoger a ese cliente, para cinco euros.

P. Usted, Pepe, ha sido bastante crítico con el intervencionismo del Ayuntamiento.

R. Totalmente. Pero con un matiz. El intervencionismo del colectivo y la subordinación del Ayuntamiento. El Ayuntamiento ha sido una sucursal de la empresa mayoritaria. Siempre. Yo me he quejado muchas veces porque me han mandado las propuestas de la otra compañía, cuando yo no quiero saber nada de la otra compañía.

P. Pero ahora, sin embargo, sí que estáis pidiendo al Ayuntamiento que intervenga y regule el asunto de las VTC. ¿Cómo casa una cosa con la otra?

R. Pues muy fácil, porque el Ayuntamiento se está quitando de en medio.

P. ¿Y eso no es lo que a usted le gustaría que se hiciera en el tema del taxi?

R. No. Te lo voy a explicar. Nosotros somos un servicio regulado y eso le da todas las garantías al ciudadano. Si tú me pides que te lleve a Alcolea, sabes que hoy, el mes que viene, dentro de tres meses y dentro de seis meses te va a costar lo mismo. Lo cual no pasa con Uber. Lo que ha pasado es que nosotros no hemos sabido evolucionar. En atender, en ser corporativos, en ser un poquito esto… Los otros han venido y se han puesto por delante y se han ganado la simpatía de la opinión pública. Pero tenemos que valorar qué ofrece uno y qué ofrece otro. Uber te ofrece una corbatita y una botella de agua y el taxi te ofrece siempre el mismo precio, que el precio está regulado y, sobre todo, que tenemos la garantía de que, si te ocurre lo más mínimo, a esa persona le quitan la licencia. Esa garantía no la tiene el ciudadano en Uber y Cabify. Porque para poner una reclamación, que le pille confesado.

Yo, como servicio público, siempre voy a defender que el ayuntamiento controle su radio de acción y que el ciudadano tenga esa garantía. Aquí no puede entrar una compañía, ponerse a hacer servicios sin ofrecer ninguna garantía y en la que ahora resulta que los chofer no tienen ninguna cualificación. Ellos se sacan el carnet y mañana por la mañana están haciendo un servicio público. Nosotros, todos tenemos un carnet profesional, unos cursos, unos exámenes, y hemos pasado unas pruebas para ser transportista urbano. ¿Eso por qué no se lo piden a ellos?

(Interviene José) Para que tú te des cuenta hasta qué punto esto es una conspiración contra el taxi, y está estudiado, en enero del año 2016 quitaron el carnet BTP, que es un carnet que autorizaba para conducir un transporte público. O sea, policía, bomberos, taxistas, conductores de ambulancias… Ese carnet se eliminó su obligatoriedad para conducir transporte público el año pasado en toda España. Se supone que, si quisieras trabajar en Uber, deberías tener ese carnet, porque Uber se ha considerado una empresa de transporte. Que nadie se lleve a engaño.

P. Entiendo que en eso sí que piden el concurso de la administración, entonces.

R. El Ayuntamiento tiene todas las competencias de la movilidad urbana. Yo el primer cuarto de hora de Derecho ya lo tengo hecho. Y lo que no puede hacer un ayuntamiento es decirle a los coches que vayan por el casco histórico “aquí no puede usted entrar”. No. Porque Competencia se le va a echar en lo alto. Lo que hay que ponerle es las condiciones para que pueda entrar. El Ayuntamiento tiene que decirles: “Usted tiene que hacer un curso de capacitación para transporte urbano. Y, cuando tenga ese curso, usted podrá entrar. Pero antes no”. Y no lo hace. Lo que hace es pasárselo a la comunidad autónoma, cuando saben que los responsables son ellos. La comunidad autónoma y el estado tienen que hacer un marco legal, pero el Ayuntamiento es quien tiene que terminar de regular. Pero debería haber un marco que regule todo por el mismo patrón.

"(Sobre ETaxi) A nosotros nos aplicaron todas las perrerías que se pueden hacer"

P. ¿Usted cree que esto debe por tanto regularse a nivel nacional?

R. Correcto. Esto si no es un cachondeo.

P. No le gustó entonces la decisión que tomó el ministro Ábalos de dejar en manos de las Comunidades Autónomas la gestión de este asunto.

R. Ábalos lo que hizo fue un despeje. Es un defensa malo que despejó y mandó el balón a las nubes. Eso es lo que hizo. Pero es lo que están haciendo los ayuntamientos porque ellos sí que se han lavado las manos. Yo les he mandado cartas y escritos diciéndoles que las competencias las tienen ellos.

P. ¿Usted no siente el apoyo del Ayuntamiento de Córdoba al taxi?

R. Tendrá que demostrarlo. A mí de boca no me vale. Es lo que están haciendo. De boca apoyan mucho. Pero los coches están entrando por todos lados, no se les pide ni un papel, no se les pide absolutamente nada. Que me presenten las denuncias. Yo pregunté que cuántas denuncias había y no me contestaron. Una cosa es predicar y otra es actuar. Y no lo están haciendo. Ahora mismo, la suerte que tenemos es que hay 8 o 10 VTC. Pero, cuando se les ocurra meter más, con la libertad que le están dando, a ver después cómo lo echamos.

P. Miguel Ruano dijo una vez que la liberalización del taxi es la muerte del sector. ¿Está usted de acuerdo?

R. Cómo voy a estar de acuerdo. La liberalización del taxi es la muerte del sector para quien prefiere quedarse en una parada esperando que le caiga el cliente. A nosotros no nos importa competir.

P. ¿En Córdoba sobran licencias de taxi?

R. Sí. Desde que yo entré. Córdoba tiene que tener 350 licencias y 100 empleados nocturnos.

P. Y, según usted, sobran por tanto VTC también.

R. No es que sobren, es que si estamos echando taxis, ¿vamos a meter más servicio?

(Interviene José) Durante todos estos años, la ciudad de Córdoba se ha estado moviendo sin mayores problemas. Menos en Feria, en día 1 de enero, y en cuatro días mal contados, no se justifica que tú inundes Córdoba de VTC. Volvemos a lo mismo. Ellos siempre hacen lo mismo: entran poco a poco. Cuando ahora, en Barcelona, amenazan con esas mil licencias, ¿qué pasa, que las van a perder? Esas las van a repartir ahora por Córdoba, por Sevilla y por Madrid. Y los puestos de trabajo que se pierdan, que tenga muy claro el ciudadano que están perdidos ya desde hace muchos años.

P. ¿A qué se refiere?

(Sigue José) Pues a que, en el momento de que en 10, 20 o 30 años, autoricen, que se autorizará, que los coches autónomos funcionen, los empleados de las VTC van a la calle. Inclusive las mismas VTC. ¿Cómo vas a decir que pobrecitos trabajadores de VTC? A mí me dan lástima los padres de familia, yo comprendo al parado que está conduciendo la VTC y me da lástima. Pero, ¿yo también tengo que comprender al que roba? Porque ellos están entrando a trabajar a una empresa que está robando.

R. Hay una frase que has dicho antes que quiero matizarla: una cosa es liberalizar y otra es desregularizar. El taxi lo que necesita es desregularizarse para poder competir. Pero hay una frase que siempre digo a los compañeros: “A mí no me eches a pelear un perro con el mío amarrado con una cadena”. Si nosotros aceptamos que el mundo ha cambiado y que ellos, con un tipo de precontrato, entren en una ciudad a trabajar, pues entonces nosotros tenemos que desregularizarnos para poder competir. Es que si no vamos a competir con una pata amarrada.

"El Ayuntamiento ha sido una sucursal de la empresa mayoritaria"

P. Uber ya lleva tres meses trabajando en Córdoba. ¿Qué habéis notado?

R. Tres carreras que den son tres carreras que le han quitado al taxi. Eso de que aquí cabemos todos… Eso es como el que dice “donde comen dos, comen cuatro”. Si echas. Si no echas no.

(Interviene José) Todos los servicios de los hoteles se han perdido. Los domingos, un taxista podía hacer un sueldo medio digno a pesar de que hubiera menos demanda, pero es que hoy están las paradas llenas y ellos están funcionando y están quitándole servicio al taxi. Y es porque están tirando el precio.

P. No lo creo. En Córdoba sois vosotros más baratos que Uber. Entiendo que hay otros matices que llevan a la gente a coger Uber en Córdoba, que no son el precio. ¿Quién coge Uber en Córdoba? ¿Por qué lo hace según vosotros?

P. Lo coge por dos razones. No quiero que esto se tome a malas, pero si tú ves la gente que coge Uber… Es que me licúo. Parece ser que me recoge un coche negro en la puerta y soy ministro. Esa gente que está cogiendo Uber no valora los impuestos, el servicio y la capacitación. Todo ese ramo que ofrece el taxi no lo valoran. Solamente valoran que haya llegado un coche negro a la puerta con un conductor con una corbatita y una botella de agua.

P. ¿Y por qué no llegáis vosotros a esa gente?

R. Porque el mismo colectivo nunca se ha preocupado de hacerlo.

P. Le digo, por lo que he investigado, que Uber hasta el momento no está tirando en Córdoba. Igual que en Málaga y Sevilla está funcionando bien, en Córdoba los conductores están echando 14 horas para llegar al mínimo, si es que llegan.

R. En Sevilla no tanto.

P. Vale. Pero aquí no tira igual.

R. Aquí es muy fácil que haya fracasado. Córdoba es una ciudad redonda y los servicios del centro a las barriadas son de cinco euros. Y si ellos tienen que pagar un 25% a la empresa matriz ya no les cuadra. A ellos lo que les cuadra son aeropuertos, puertos, carreras largas… Eso es lo que les funciona. Aquí se ha criticado mucho que si en el taxi se venden las licencias y tal. Vamos a ver, si yo tengo 17 empresas y tres mutuas a las que le trabajo y mañana le paso mi licencia a otra persona, le estoy traspasando un negocio con mi cartera. Entonces, la gente lo ha tomado como que se vende un taxi a no sé cuánto. No es lo mismo un taxi que se queda quieto en una parada y se queda esperando a que le toque a un taxi que llega con una cartera de clientes. Eso tiene un precio.

(Interviene José) Se podría criticar a un taxista si hoy compra una licencia y mañana la vende por el doble. Pero es que tenemos una obligación. Mínimo hay que estar cinco años para poder transferirla. Y hay que estar autorizado por el Ayuntamiento. Hacienda tiene constancia de ello e, independientemente del precio al que tú la vendas, te cobra sobre 60.000 euros. Todas esas cosas son las que están ahora los medios de comunicación (se frena) y las televisiones tocando de manera muy básica.

P. Pueden ustedes hablar claro sobre el tratamiento mediático. ¿Qué les está pareciendo?

R. Una media verdad es una mentira siempre.

P. ¿Y cuántas medias verdades se están diciendo estos días?

R. Doscientas mil. Que nos estamos beneficiando de la venta de las licencias, que queremos ser un monopolio…

"Uber te ofrece una corbatita y una botella de agua. El taxi te ofrece siempre el mismo precio"

P. Pero habrá quién haya especulado con las licencias.

R. Pero eso pasa en todos los colectivos. En cualquier colectivo. El otro día me llamó una chica de una cadena, y me dice: “Es que tiene que haber entrada para todo. Tiene que haber libre competencia”. Y yo le dije, vamos a hacer lo siguiente: Vamos a coger tu medio de comunicación y tu redacción, y mañana van a llegar cuatro chavales que tengan el BUP hecho y van a decirle a tu jefe que van a trabajar por 800 euros y a los siete que estáis allí os vamos a echar fuera.

P. Mal ejemplo. Los periodistas titulados ya cobramos ochocientos euros nosotros.

R. Bueno, es un ejemplo.

P. Lo entiendo. Pocos sectores han vivido el impacto de la tecnología y la liberalización del oficio como el periodismo. Yo soy autónomo y estoy continuamente compitiendo con compañeros míos.

R. Y tienes que tirar precios y tienes que tirar todo… Pero eso no significa que te deban quitar a ti para poner a uno que no tiene ninguna cualificación.

P. Entiendo la situación perfectamente. Hablábamos de medias verdades. Me gustaría saber si usted cree que esta huelga está beneficiando a la imagen que tiene el ciudadano del taxi.

R. No. Por una razón muy sencilla. La gente que estoy viendo en prensa… Los capitales siempre son los mismos, Atresmedia, el Santander, el BBVA… Todo este tipo de gente… Yo me fijo en una cosa muy curiosa, que ponen a una persona que defiende el taxi y automáticamente a cinco que lo atacan. Ellos vienen con su paquete de abogados, con su paquete de asesores, con su paquete de publicistas… Ése es el error que el taxi ha cometido, no poner a personas competentes que hagan una buena campaña de imagen.

P. ¿Y por qué no lo han hecho?

R. Porque somos autónomos. Ellos son una empresa.

P. Pero ustedes están asociados y están unidos.

R. Los asociados son los primeros que han traicionado al taxi. Gente como José Antonio Parrondo en Madrid, un directivo que resulta que tiene VTC. Y hay aquí gente que tiene VTC que las tiene de tapado. ¿Esa gente cómo te va a defender? ¿Por qué no se ha defendido en Córdoba una desregularización y lo que han hecho ha sido amarrar el taxi todos estos años? Los representantes que hemos tenido son los que han llevado al taxi donde está. Es que yo no entiendo por qué se reúnen sin luz y taquígrafos. Mira, mañana (por el jueves pasado), las asociaciones de Sevilla y Élite Costa del Sol tienen una reunión con la nueva consejera. Han invitado a la FAAT pero esta ha pedido ir solos. Y cuando salen de allí no informan a nadie. Aquí los únicos responsables que hay son los presidentes de las grandes compañías que nos han llevado a esto. Y se han equivocado, queriendo o sin querer. Y lo han hecho cobrando grandes sueldos y grandes dietas. Estos no quieren que el colectivo sepa nada.

P. ¿Ustedes hicieron huelga en la última huelga general?

R. Sí. Fuimos solos.

P. No hablo de la última huelga de taxistas. Hablo de la huelga general del país. La que hubo en 2012. Convocada por los sindicatos. Pregunto si el taxi secundó aquella huelga. Porque yo tengo aquí unas declaraciones del líder de Fedetaxi con motivo de aquella huelga general. Dice que la huelga “solo contribuye a empeorar la recuperación económica del país, sin olvidar la mala imagen que proyectará al resto de Europa”. ¿A qué os suena?

R. En 2012 ETaxi no estaba.

"La liberalización del taxi es la muerte del sector para quien prefiere quedarse en una parada"

P. Pero vosotros erais taxistas. Y el taxi no secundó la huelga general.

R. Creo que no. Quizá hubiera un corte de unas horas.

P. Se lo digo porque antes hablábamos de medias verdades, pero, por norma, los taxistas no han secundado huelgas generales. Y es comprensible que haya quien diga que, si el taxi no ha sido generoso con las huelgas generales, por qué hay que ser ahora comprensivo con su huelga.

R. Porque han cambiado las condiciones.

P. Sí, pero en la última huelga se pedían mejoras en las condiciones laborales de todos, y ustedes no se sumaron. Y ahora, los usuarios y el resto de trabajadores tienen que entender esta huelga de taxis.

R. Pero cuando se ha hecho huelga general se ha cortado, creo.

P. Fedetaxi decía entonces cosas que les están diciendo al taxi ahora mismo.

"El taxi lo que necesita es desregularizarse para poder competir"

(Responde José). No sé. A lo mejor paramos como autónomos. Quiero recordar que se paró. Nosotros no existíamos. En el caso de las declaraciones de Fedetaxi personalmente no estoy de acuerdo con lo que ha dicho. Pero hay que valorar que desde 2012 hasta 2019 nos hemos encontrado con una uberización de todos los sectores. Nosotros hemos apoyado manifestaciones a favor de la sanidad pública en el Reina Sofía, del profesorado... Porque estás viéndole las orejas al lobo. Yo estoy totalmente de acuerdo con las protestas. Yo he sido asalariado del taxi durante años.

R. Yo hoy en día critico mucho al Ayuntamiento. Y voy muchas veces y me escuchan pero no me oyen. Yo voy por allí y me echan el brazo por lo alto, pero después eso no llega a ningún lado. En el Ayuntamiento yo critico mucho el mantenimiento de los coches. Y lo he dicho doscientas mil veces. ¿Cuesta mucho trabajo poner un tío que se monte en un taxi y controle lo que le cobra y vea cómo va de limpio? ¿Cuesta mucho eso? Si le pones 20 euros de multa al que lleve un coche sucio, ya no le pasa más.

P. Quizá Uber haya conseguido eso sin necesidad de multa.

R. Peor todavía. Uber va a conseguir eso porque lo echa a la calle.

P. Creo que igualmente toca hacer autocrítica.

R. Sí, ya lo sé. La autocrítica nuestra es que el chip de los que vienen aquí vienen de empresas. La mayoría de los compañeros jóvenes que ahora llevan un taxi vienen de empresas. No han sido como yo, que he sido autónomo desde primera hora. El taxi ese chip no lo ha cambiado. Y cuando vienen aquí no quieren responsabilidades. Yo salgo a la hora que quiero, entro a la hora que quiero, me tomo un café... Ése es el chip que todavía se conserva en el mundo del taxi. Y en el otro lado no es así. Las VTC no son así. Hay compañeros que dicen: “Yo es que me he hecho autónomo para salir a la hora que me da la gana”. Bien, pues eso lo hace ahora, porque cuando estás en una empresa como Uber o Cabify, si le dices eso a tu jefe duras medio cuarto de hora. Y en el taxi debería ser igual. Entrar a una hora y salir a una hora y cumplir tu horario.

P. ¿Qué querría usted incorporar de Uber al taxi en Córdoba si finalmente se acaba ganando este conflicto?

R. En este tipo de conflictos nunca hay ganadores. Lo que quiero es que haya un marco donde ellos tengan una fórmula de trabajo y nosotros otra, pero en la que el taxi se asemeje cada vez más a funcionar como una empresa. En la que haya una responsabilidad de horarios, un tipo de servicio, una atención y una forma de comportamiento empresarial, que es lo que ellos han traído. Cuando eso se produzca, y los ayuntamientos regulen a las claras cuál es su margen de trabajo, que es que operen con precontrataciones dentro del régimen de 1 VTC por cada 30 taxis... Pues cuando eso se regule...

P. Entiendo que a usted le gustaría más uberizar el taxi que taxificar la VTC.

R. Correcto. Ése es el futuro. Las tarifas son historia. Las tarifas hoy en día no las está cumpliendo prácticamente nadie. Porque si le trabajas a una mutua le trabajas a un precio, si le trabajas a la Seguridad Social le trabajas a otro, si le trabajas a Renfe le trabajas a otro... Lo de las tarifas es una cosa muy elástica. Yo sigo pensando que las tarifas son la mejor fórmula para defender al usuario, que es el principal beneficiario de esto. Pero los otros tienen que venir aquí con una titulación, con reglamentación y con capacidades, y no entrar cualquier tipo, sin tener ni idea de nada, a hacerse cargo de un servicio público. Eso no puede ser. Cuando eso se dé, a mí no me asusta la competencia.

"A mí no me asusta la competencia" José Hoyos, portavoz de ETaxi Córdoba | ÁLEX GALLEGOS

Etiquetas
stats