Aslándticos: “No hemos buscado nunca el pelotazo”

Aslándticos | MADERO CUBERO

La joroba del Asland ha visto crecer a los Aslándticos. Ha visto cómo aquellos chicos hacían música hace ya 15 años. Y también ha sido protagonista de su transformación hasta convertirse en un proyecto musical que les permite vivir de ello. A caballo entre Córdoba y Cádiz, los tres componentes se citan con CORDÓPOLIS en el lugar donde se gestó todo. Hasta su nombre. Allí mismo contestan a las tres primeras preguntas que les sirven para recordar cada uno de los discos que ya han editado.

El grupo se encuentra inmerso en la promoción de su último disco, Aquí y ahora, el quinto de su discografía que fue publicado el pasado 29 de septiembre. Para la banda, uno de los mejores discos que ha producido. Fruto, además, de la experiencia y de los aciertos durante sus años de trayectoria musical. Optimistas aunque realistas con la realidad que les rodea. Como ellos mismos reconocerán en esta entrevista, cada uno de los temas que cantan intentan llevarlos a su terreno. Darles la vuelta. Porque a todo se le debe buscar ese lado positivo que siempre anda escondido en el caos.

Sus dos primeros singles de este nuevo disco, Mi primer día y La receta, han calado entre sus fans. Estos éxitos que permiten a la banda hablar de muy buenas expectativas para Aquí y ahora. Inmersos también en conciertos por municipios de Andalucía, Aslándticos se detiene durante una hora para recordar qué fueron y qué esperan ser.

PREGUNTA. ¿Cuántas veces habéis pasado por esta joroba?

BUENO. Uf, muchísimas. De hecho, cuando empezamos con Aslándticos o antes del proyecto musical, pasábamos por aquí todos los días y todas las tardes. Luego hemos seguido viniendo porque es un sitio recurrente de nuestra historia. Además, teníamos el local de ensayo aquí cerquita. Es un sitio muy entrañable para nosotros.

P. ¿A qué edad empezasteis a hacer de Asland un sitio "entrañable"?

JORGE. Yo tengo que decir que no he venido nunca, ¿eh?, para dejarlo clarinete (risas). Yo venía obligado.

BUENO. Éste [refiriéndose a Jorge] era una de las personas que nos decía que éramos "los del Asland". Fue un fichaje musical posterior.

JORGE. Claro. Yo me juntaba en La Fuensanta y en el skatepark de Cañero y sí he echado noches aquí. Ellos venían aquí antes del 2000 pero yo no porque eran bastante tontos (risas). Ya después sí molaban. A partir del 2001 ya trabajaron poco en el Asland. Ahí estuvieron hasta ese año más o menos y luego estuvieron ensayando en La Fuensanta justamente. Eso no lo nombran. Que se pegaron cuatro o cinco años en un local lleno de cartones de huevos.

BUENO. El grupo ha pasado por muchas fases.

El grupo de música era un grupo de amigos sin más

P. ¿Cuántos vecinos llegaron a quejarse durante aquellos años?

BUENO: La historia de acabar aquí fue por eso; buscar un sitio donde pudiéramos estar tranquilos tocando, sin molestar a nadie y sin tener que estar cambiando de sitio continuamente. Aquí empezamos a fraguar el grupo de música que, primigeniamente, era un grupo de amigos sin más y que después fue ampliando sus horizontes viendo que podría funcionar.

P. ¿Echáis de menos aquellas horas "en el Asland"?

BUENO. No porque los tiempos han ido cambiando y han sido tanto o más interesantes que estos de los que estamos hablando. Eso fue una época en la que sembramos un poco el gusanillo del escenario y de crear un grupo. Después, todo lo que ha ido viniendo ha sido una aventura detrás de otra. Para nada echamos de menos esos tiempos.

JORGE. Echas de menos esos tiempos como si echas de menos un verano que pasas con tus amigos en Torrevieja. Tú, que eres un romántico, te acuerdas por lo bien que te lo pasaste. Pero poco mas. Yo no lo echo de menos, verás.

BUENO. Creo que el mejor momento es en el que estamos ahora mismo. Aquello está ahí.

P. ¿En aquellos años se reunían allí otras bandas?

BUENO. En aquel momento, la historia era un poco de colegueo. Nosotros no estábamos establecidos ni siquiera como grupo. Sí teníamos relación con otras bandas que a día de hoy ni existen. Una relación normal de músicos de un local de ensayo. Por regla general, venir aquí era muy underground y de aquella época en la que éramos chavales. De eso hace más de quince años. Era la Córdoba de otro momento musical y sí que había otros grupos tocando, pero no te sabría decir gente con la que nosotros nos codeásemos y que a día de hoy sigan.

ALBERTO. Había proyectos que se fraguaron más o menos a la misma vez que nosotros. O incluso anteriores, como Estirpe, que son con quienes más hemos convivido en los escenarios una vez que nos profesionalizamos. Salieron también grupos de los que hoy son Planeta 80 o Satán González, que son parte de lo que hoy son Rockopop. Al final, nosotros hemos perdurado como Aslándticos y estas bandas se han reconvertido en grupos de versiones y otras han desaparecido. Aunque son anteriores a nosotros, con los que más hemos convivido han sido con Estirpe y el Hombre Gancho.

El mejor momento es en el que estamos ahora mismo

P. ¿Aquello que hacíais al principio era música?

ALBERTO. ¿Lo has escuchado y te lo planteas, no? (Risas)

JORGE. Es una pregunta interesante.

BUENO. Yo creo que no es que fuera música sino que, además, era algo realmente original. Creo que parte de que Aslándticos despegase como proyecto y de que hubiese algo efervescente en el público para que demandara su música era porque hacíamos algo extraño y original. Eran unas canciones distintas y una manera de tocarlas también muy diferente a lo que había en la época. Era algo, quizás, rudimentario y de chavaleo pero creo que sí era algo bastante importante musicalmente.

JORGE. Había rollito (risas). Eso nos lo han dicho siempre. A lo mejor, de calidad, calidad, pues estaba la cosa mu pelá, mu pelá, pero se veía. Pero todo fue rodando y mucho.

P. ¿Recordáis vuestro primer día?

BUENO. Yo no lo recuerdo porque nuestro primer día de la música, creo, se remonta a muchísimos años atrás. Incluso desde antes de Aslándticos. Creo que a nosotros tres nos corre la música por las venas desde que éramos chicos. Yo me recuerdo saliendo al patio, inventándome canciones. Podemos recordar el primer concierto.

JORGE. Yo tengo un recuerdo de mi padre cogiéndome a hombros viendo un concierto de Miguel Ríos en la Axerquía. Al que le ha gustado la música siempre y al que ha sido un pillón en casa... Y luego nos hemos enredado con instrumentos. Hay quien ha sido más formal o autodidacta.

P. ¿Quién es el más autodidacta de los tres?

ALBERTO. Yo creo que los tres, aunque también es verdad que académicamente yo puedo tener muchos más conocimientos de solfeo. Pero también hay una parte autodidacta importante en los tres y no sólo en relación a tocar un instrumento, sino a la hora de componer, de producir un disco o de montar un directo. Hemos ido aprendiendo de la experiencia.

BUENO. Hay cosas que no se pueden aprender formalmente. Tú puedes aprender a tocar un instrumento en una escuela pero, después, en los entresijos de la música, hay cosas que se escapan. Siempre hemos tenido la actitud de estar pendientes, de intentar aprender y ser cada vez más profesionales. Cuando te codeas con alguien que te llama la atención y te mola lo que hace, intentas ver y te quedas con la copla. Hay muchas cosas que, al final, te las da la experiencia. O si te pones a frickear y te pones a ver conciertos de fulano o vídeos de técnica vocal de menganito.

Hay una parte autodidacta importante en los tres

P. La música es mucho más que un concierto.

BUENO. El mundo de la música es una red de cosas que realmente es tan grande que a nosotros mismos se nos olvida lo grande que es. Ahora mismo estamos en la fase de la promoción, que es importante en nuestro mundo, y que está ahí. Es como tú dices: no sólo es los conciertos. Después está meterte en el estudio a grabar, tirarte meses en tu casa peleándote con un cuaderno para hacer una letra, subirte al escenario, pelearte contigo mismo para saber en qué has fallado y arreglarlo... El mundo de la música tiene tantas cosas... Es algo que uno hace por sí, para sí mismo y donde tú pones tu filtro. Si nosotros, que somos bastantes exigentes, nos apretamos las tuercas, es un oficio complicado. Siempre tienes donde chocarte.

P. ¿Qué relación tenéis ahora con Córdoba?

BUENO. Yo he ampliado horizontes y me he ido a vivir a Cádiz. Me gusta volver a Córdoba porque la veo con unos ojos distintos a los que pienso que tiene alguien que vive aquí. Vengo y me doy cuenta de cómo van cambiando las cosas, la veo bonita y mejor. Con otros ojos. Creo que con el público de Córdoba siempre hemos tenido muy buena relación. De hecho, una suerte que hemos tenido nosotros es que hemos sido profetas en nuestra tierra y nos hemos sentido abrazados por nuestro público. Cada vez que venimos a Córdoba encontramos muy buena respuesta. Y eso es una suerte.

JORGE. Yo voy y vengo. Parezco un poco un alemán cuando bajo a Córdoba y me han cambiado una calle, pero sí que es verdad que semanalmente tengo contacto con Córdoba porque tengo familia aquí. Éste [refiriéndose a Alberto] sí está viviendo en toda la pompa de la ciudad.

ALBERTO. Quizás la relación que tenemos con la ciudad no es la misma que cuando teníamos 20 años. Pero porque las circunstancias de la vida cambian y no te relacionas tanto con la ciudad. Con 20 años estábamos todo el día en la calle.

JORGE. Mañana y noche. Ahora, dentro de nuestro negocio, te metes en tu cueva.

ALBERTO. En ese mundillo efervescente de cuando empezamos vives mucho más la ciudad porque vives en la calle y en los bares. Sí que es verdad que cuando terminas la gira tienes muchas ganas de encerrarte en tu casa.

BUENO. Antes estabas en la movida de Córdoba y ahora representas a Córdoba.

JORGE. Estabas en la edad de eso también. Ahora tenemos otras situaciones familiares. Cuando tienes 20 años vives Córdoba. De hecho, muchos tocábamos en más proyectos musicales. Bueno, como vocalista de Aslándticos, siempre ha tenido menos posibilidades para eso porque siempre ha sido el vocalista del grupo. Pero en esa época eras muy deseoso de estar en muchos sitios. De vivir Córdoba.

Con los que más hemos convivido han sido con Estirpe y el Hombre Gancho

P. ¿Aslándticos es más de pelotazos o de continuar en el tiempo?

BUENO. De mantenerse. No hemos buscado nunca el pelotazo. Que ahora quizás estemos dando más en el blanco es distinto. Siempre hemos intentado hacer las mejores canciones posibles, los mejores discos, los mejores conciertos... Con el paso del tiempo uno va afinando y hay veces que aciertas mejor. Ya llevamos una trayectoria que te dice que no somos una banda de single o de una canción del verano.

ALBERTO. Es un poco la pregunta del millón. Uno trabaja para hacer las mejores canciones posibles y desarrollar su trabajo de la mejor manera posible sin pretender nada porque es tan difícil que llegue como que te toque el Euromillón. Si tú preguntas a cualquier músico si le gustaría pegar el pelotazo con una canción y que le escuchara en todo el mundo, habrá dos personas: las que te dicen que sí y las que te dicen que no y mienten. A todo el mundo le gusta que su canción tenga mil millones de reproducciones en Youtube.

JORGE. Los que te dicen que no también puede ser porque piensen que una canción se desvaloriza por que se catalogue dentro de la canción del verano. Cosa que es ya un problema personal. A todo el mundo le gusta triunfar y pones todos tus esfuerzos en ello.

BUENO. Lo guapo es que tú, haciendo lo que haces, tengas la suerte de tener una canción del verano como estamos hablando y pulir un poco el concepto de canción del verano, llevarla a tu terreno. Eso es lo que mola.

ALBERTO. Una cosa: los pelotazos salen en verano y en invierno, mira Bruno Mars. No vayamos a encasillar la historia en el Despacito.

P. ¿El optimismo de vuestras canciones sirve para sobrevivir al mundo?

BUENO. Yo me esfuerzo en observar, observarme, ver en qué punto estamos como banda y en qué punto está la sociedad. Es nuestra manera de plantearnos las cosas y de echarnos un cable a nosotros mismos. Las historias de nuestras canciones, y de este disco en concreto, vienen de la vida que vivimos y siempre intentando plasmar eso en una canción que sea amable y bonita de escuchar y que no sea algo muy personal. Es el fruto de las cosas que hay a nuestro alrededor y de un análisis de los que nos pasa.

P. ¿En algún momento ha decaído en Aslándticos ese espíritu?

BUENO. Cada persona cae a diario porque somos humanos. Pero como Aslándticos tenemos un espíritu y un estilo positivo e intentamos llevarlo todo a nuestro terreno. Pero sí es verdad que dentro de este disco hay un abanico de temáticas muy grande y un disco por descubrir que no son sólo Mi primer día o La receta. Hay muchos temas dentro y cosas más densas. Como grupo, nuestra originalidad -aparte de nuestro sonido- es la energía que transmite la banda. Pero hay mucho más allá cuando te pones a escuchar los discos. Nuestra trayectoria está llena de canciones con caras B.

Siempre hemos tenido la actitud de ser cada vez más profesionales

P. ¿Y a qué sabe Aquí y ahora?

JORGE. A dulce de leche con una base de galleta y jamón serrano por en medio (risas).

P. Lo apunto.

BUENO. Aquí y ahora es un reflejo de lo que yo he visto de nosotros mismos y de la sociedad. Que lo que estamos buscando no está detrás de ninguna pantalla ni en un futuro. Lo que tú quieres conseguirlo debe ser aquí y ahora. Es muy global. Muchas veces estamos aquí [señala el lugar en el que se realiza la entrevista] pero en otro lado a la vez. O estamos postponiendo nuestra felicidad a otro momento. Aquí y ahora habla sobre no dilatar las cosas.

P. ¿Es un salto más en vuestra carrera?

ALBERTO. Esperamos que lo sea. Estamos empezando con la promoción y los dos primeros singles están gustando y lo que esperamos es que suponga un salto más en la carrera, que lo veremos en los próximos meses. En principio, con la discográfica con la que estamos trabajando, Concert Music, estamos muy contentos porque lo está haciendo muy bien y el disco en sí mismo es lo mejor que hemos hecho hasta ahora. En cuando a producción de la mano de Tato Latorre y el sonido más directo y producido. Puede suponer un salto en nuestra carrera.

JORGE. Los astros se alinean.

BUENO. Hemos abierto ciertas puertas que ofrecen una perspectiva interesante.

JORGE. El salto seguro lo damos, más grande o más pequeño. A mí me gusta mucho el equipo de trabajo de ahora y estamos viendo pasos que antes no habíamos notado en exceso.

P. Es vuestro primer disco con Concert Music.

JORGE. Sí. Cuando el equipo de trabajo se junta... El salto va a venir pero a ver cómo será de grande. El curro está siendo muy guapo.

ALBERTO. Hay que mencionar también a DobleA, que también trabaja con nosotros y que son de aquí de Córdoba.

BUENO. Cómo es de complicado que es muy difícil conseguir un buen equipo de trabajo. Eso no es sólo el vocalista, el bajista, el percusionista... Un equipo de trabajo es la agencia de contratación, es tu discográfica... Un montón de cosas que te rodean que te permiten que tú llegues a sitios mejor, peor o no llegues. Con el paso de los años vamos afinando y ahora mismo estamos super contentos.

Con el público de Córdoba siempre hemos tenido muy buena relación

P. ¿Cómo fue la primera escucha del disco?

JORGE. A nosotros, Tato [Latorre] nos pasó las canciones y las escuchamos cada uno en su casa.

ALBERTO. El disco ha tenido tantas escuchas...

JORGE. Es una locura.

ALBERTO. Son muchas etapas porque cuando empezamos a componer, Bueno y yo hablábamos por Skype y cada uno hacía su parte de trabajo. Luego, nos veíamos y lo montábamos. Los discos van teniendo escuchas desde que llega un amigo y le pones la maqueta para que te dé su opinión o a ver si sonríe. Van pasando un montón de etapas: terminas la maqueta, la envías al productor, haces una demo con él, te la enseñas a los de management, vuelves a ver si se sonríe... Hasta que tienes el disco terminado...

JORGE. Toda la fase que está contando Alberto requiere de muchos meses de trabajo.

BUENO. Cuando sale el disco tú estás ya aburrido (risas). Lo que ha molado de esta fase de escuchar los temas es que conforme han ido pasando todas estas etapas, ha habido buenas sensaciones todo el rato. Recuerdo estar en mi casa solo, escuchar un estribillo, flipar, mandárselo a ellos y disfrutar. Darle la vuelta y que guste... Han sido buenas sensaciones unas detrás de otra.

JORGE. A mi forma de ver es un disco mucho más trabajado. Es en el que se han presentado más temas.

BUENO. Hemos estado un año presentando temas.

JORGE. Se han trabajado casi treinta temas de los cuales se han cogido diez y Mi primer día, que es una reedición. Pienso que ha sido un disco mucho más trabajado que otros en los que se presentaban 16 canciones y nos quedábamos 11.

BUENO. La fórmula de trabajo nos la poníamos nosotros e íbamos a tiro hecho. Pero esta vez ha sido: "Presenta propuestas y pon temas sobre la mesa". Entonces, hemos hecho muchísimas más canciones y hemos tenido muchísimas más ideas que, a veces, ni siquiera han llegado a canciones. Ha sido un proceso exigente. Había una persona externa que ponía su punto de venta y bajo nuestra total confianza. Una experiencia nueva que la va a agradecer el público.

'Aquí y ahora' habla sobre no dilatar las cosas

P. ¿Por qué ha vuelto Mi primer día a este disco?

JORGE. Fundamentalmente porque a Tato [Latorre] le gustó mucho. Fue idea suya y a nosotros nos pareció genial. Cogió el tema, lo puso como realmente se merece y lo planteó. Se quedó olvidado pero sin embargo es nuestro lema por bandera en nuestros directos. Tato fue el primero que dijo que quería sacarlo.

ALBERTO. Quería revisar ese tema con un sonido más actualizado y nosotros creíamos que era apropiado darle una nueva visión en 2017. Sigue teniendo el mismo mensaje y aprovechamos que fue un tema seleccionado para el anuncio de Donuts.

P. ¿Cuántos donuts os habéis comido desde ese momento?

ALBERTO. Yo es que no tomo aceite de palma (risas).

JORGE. Eso escríbelo también.

P. ¿Cómo llegó Aslándticos hasta ese anuncio?

JORGE. Fueron coincidencias que se fueron dando, carambolas de la música.

BUENO. Había un montón de cosas que se plantearon en la carrera de Aslándticos y que no han salido. Ésta fue otra carambola. Les gustó Mi primer día y coló. Al principio íbamos con un poco de escepticismo porque no es la primera vez que parece que algo va a salir pero luego no. Y ésta salió. Muy contentos porque hemos visto que está trayendo muchas cosas positivas.

JORGE. Ha sido un plus muy importante. Estás trabajando en el lanzamiento del disco y, además, te sale una campaña publicitaria aparte de tu promo... Para nosotros ha sido fundamental.

[Sobre 'Mi primer día'] Es nuestro lema por bandera en nuestros directos

P. ¿Las canciones con tinte social siguen presentes en Aquí y ahora?

BUENO. Bastante. Hay un par de ellas en las que está muy presente. Nosotros siempre tocamos el tema social porque pensamos que hay cosas que tenemos que decir. Y no es ninguna obligación. Las vemos desde nuestro punto de vista y las ponemos encima de la mesa. En este disco hay una canción que habla sobre una historia de amor de dos personas mayores con un problema de alzheimer que cada vez que la escucho me sigue poniendo los pelos de gallina. Además, me parece un temazo. Es un sello importante el de Aslándticos hacer buenas canciones y con temática social.

JORGE. Es una muestra más de vivir en la tierra. Venimos de familia de clase media trabajadora.

BUENO. Nosotros no nos sentimos obligados para hacer ese tipo de canciones. Además, no nos gusta que nos pongan etiquetas musicales y ni nosotros hacemos la música a la carta para nadie. Sí es verdad que tú tienes en cuenta a tu público, pero obligación ninguna. También es que nosotros no es que seamos una banda con un estilo de música definido. Dentro de nuestro estilo nos movemos con tranquilidad.

P. ¿Que no os incluyan en ningún registro musical es más beneficio que perjuicio?

ALBERTO. No sé. Las publicaciones digitales suelen poner mucho lo que nosotros ponemos en las notas de prensa y se va difundiendo. Si nos tuvieran que poner una etiqueta no sé si seríamos pop. Componemos con bastante libertad y hacemos lo que nos va pidiendo el cuerpo. Además, tenemos un público muy heterogéneo que hace que no tengas que hacer ningún estilo en concreto. Gracias a eso no estamos atados a hacer un determinado estilo. Si oyes los discos de nuestra trayectoria te das cuenta que hay canciones de todos los estilos, de todos los temas y tratando diferentes temas. Etiquetas de estilo nos han puesto un montón. Unas más acertadas y otras menos, desde mi punto de vista. Pero nosotros a nosotros mismos no nos la vamos a poner.

JORGE. El público heterogéneo es el que aparece y el que ves en los conciertos.

BUENO. Desde que empezamos en el Asland siempre hemos intentado una cosa: llegar con nuestro mensaje cada vez a más gente. Creo que es una cosa que estamos consiguiendo y tiene mucho que ver con esto del estilo. Intentamos no encerrarnos en nosotros mismos porque si no no vamos a conseguir llegar a otro tipo de público. Intentamos hacer música accesible a muchos oídos.

Nuestra originalidad es la energía que transmite la banda

P. Nuevo disco y bajada del IVA cultural del 21% al 10%.

ALBERTO. Si de cada entrada que vendas tienes que pagar menos en impuestos puedes hacer más cosas con ese dinero. Todos sabemos que estamos en crisis, que se venden pocos discos y que hay poco ingresos, pero si se te va un 21% en impuestos, un 10% en SGAE, unos gastos de alquiler de furgoneta, noches de hotel, sueldos de técnicos de sonido... Al final se convierte todo en un negocio poco sostenible. Que a nivel estatal nos pongan facilidades o menos trabas para desarrollar una industria que es, que pueda ser sostenible y que genere riqueza, obviamente nos va a venir bien.

JORGE. Es que no hay otra manera.

BUENO. Es positivo en general. Al fin y al cabo, lo que estamos contando es que la industria musical en general sea lucrativa, donde se puedan generar beneficios y que estos reporten en que todo vaya a mejor. Y, sobre todo, que haya costumbre de ir a conciertos y a grandes eventos. En España hay un potencial increíble a nivel musical y creo que con esta bajada se van a dar facilidades. Espero que sea una puerta abierta para que podamos crecer.

P. ¿Qué se siente cuando se tiene que cancelar un concierto porque la venta de entras no da para pagar todo esos gastos?

ALBERTO. Por suerte no nos ha pasado nunca.

JORGE. Eso tiene que ser un infierno. Que tú no puedas desarrollar tu negocio porque no es sostenible... Así ha habido un montón de bandas en este período, ¿eh? A mí me parece que muchas eran buenas.

P. ¿Cuántos conciertos tenéis previstos para esta gira?

BUENO. Venimos dando por temporada entre 45 y 50 conciertos. Si en esta nueva hay disco nuevo y decimos que damos un pasito al frente, las previsiones son buenas. Intentamos ver dónde está nuestro límite y ha habido veces en las que hemos dicho: "Con esto hemos podido también". A ver a dónde llegamos porque tenemos muy buenos números y los conciertos funcionan. Para este disco, las previsiones son optimistas.

'Aquí y ahora' es un disco mucho más trabajado

P. ¿Y cuántos kilómetros os podéis hacer en furgoneta a lo largo de toda una gira?

ALBERTO. Los queríamos contar.

JORGE. Ahora mismo, desde que alquilamos esta furgoneta que lleva sólo dos meses llevamos 17.000 y pico kilómetros. Sólo en dos meses.

P. El accidente de tráfico que tuvo Supersubmarina puso sobre la palestra la "indefensión" en la que os encontráis las bandas durante la gira. Se habló incluso, en su momento, de la creación de un sindicato que velara por vuestros derechos.

JORGE. El gremio de la música es un poco complejo. Estaría bien que creciera y tuviera sus propios convenios como cualquier otro trabajo. Pero como no partimos desde un mismo punto y no tiene una visión tan estandarizada como sí lo puede tener el gremio de la construcción, por ejemplo, es complicado. Y luego, dentro de nosotros mismos, por la indefensión y la necesidad del ya y el ahora, somos nosotros los que nos echamos piedras a nuestro propio tejado.

BUENO. Y cada banda, además, tiene su momento. Hay quienes se posicionan en un punto y también hay bandas emergentes que lo que quieren es tocar todo lo que puedan.

JORGE. Nosotros al principio no éramos tan formales. Pero llegó un punto en que nos concienciamos y dijimos: "Esto es un negocio, tenemos una familia, tenemos que estar dados de alta, facturar. Que somos una empresa". Éste es otro punto más de la música, que es lo que hablábamos antes.

ALBERTO. Más allá de las bandas emergentes, también hay decisiones que se toman. En este caso, lo que le pasó a Supersubmarina es verdad que puso encima de la mesa lo que supone una gira en cuestión de riesgo el estar en la carretera. Pero aquello fue una decisión personal de Supersubmarina: querían irse a la feria de su pueblo y corrieron el riesgo de madrugar y coger una furgoneta. Y ante ese riesgo, pasó esa desgracia. Y todos hemos hecho algo parecido alguna vez pero eso no hay ningún convenio que lo regule.

JORGE. Viajamos mucho y dormimos poco. Pues sí.

En España hay un potencial increíble a nivel musical

P. Actuasteis este año y por primera vez en Feria Internacional de Turismo (Fitur).

BUENO. Estuvo muy guapo. Fue una experiencia nueva y la verdad que un orgullo representar el stand de Andalucía. Estamos muy agradecidos a todas las instituciones. A partir de Fitur han salido algunas cositas más. Allí quedo mucha gente contenta.

P. Fue un escaparate.

BUENO. Y muy bueno. Allí pasa todo el mundo y hay quien te conoce o quien no tiene ni puñetera idea. Pero fue un concierto más en el que el público se quedó y disfrutó. Además llevábamos nuestro repertorio. Ahí sembramos cosas y en este nuevo disco hay un pequeño guiño a eso. Todavía nos queda mucha relación con Andalucía.

P. ¿Córdoba sabe venderse en Fitur?

BUENO. Aquello está preparaísimo. Córdoba se vende sola. Andalucía estaba muy bien planteada y tenía un gran fuerza en Fitur. Y Córdoba estaba muy bien representada.

P. ¿Hasta cuándo seguiréis haciendo fullería?

JORGE. Ya hacemos poca fullería. Vamos a dar la tabarra todo lo que podamos, hasta que no salga más agua del pozo. Desde el primer disco dejamos de hacer fullería, esa remezcla arcaica musical. Seguir vamos a seguir. ¿Vamos a seguir, no? [pregunta al resto de la banda].

BUENO. Nosotros hacemos música a nuestra manera.

Todavía nos queda mucha relación con Andalucía

Etiquetas
stats