Córdoba aborda los desafíos y claves del desarrollo sostenible del Casco Histórico

El delegado de Urbanismo, Salvador Fuentes; la delegada de Casco Histórico, María Luisa Gómez Calero; y la directora adjunta de patrimonio de la Unesco, Jyoti Hosagraha.

Córdoba ha acogido estos días las jornadas del Laboratorio de Ciudades Patrimonio Mundial, impulsadas por Unesco, el Ayuntamiento de Córdoba y la World Monuments Fund, en colaboración con el Cabildo Catedral, que ha reunido en nuestra ciudad, tanto de forma presencial como telemática, a expertos de todo el mundo para debatir sobre las claves para abordar en el futuro la gestión de actuaciones en materia de desarrollo sostenible en las Ciudades Patrimonio.

A lo largo de estos tres días, en los que se han analizado las recomendaciones de 2011 de la Unesco sobre el Paisaje Urbano Histórico, expertos internacionales han presentado casos prácticos de diversas ciudades históricas para ilustrar cómo se está combinando la gestión sostenible del Patrimonio con aspectos como la adaptación, la resiliencia, así como la habitabilidad y el compromiso de protección de las comunidades locales.

En este sentido, uno de los grandes objetivos de estas jornadas ha estado centrado en la necesaria coordinación y diálogo entre residentes, instituciones y administraciones para impulsar la sostenibilidad en estos espacios históricos en los que, según los expertos, deben mantenerse el equilibrio entre las condiciones de habitabilidad los vecinos y el desarrollo de un nuevo modelo urbano con los niveles de protección y el turismo que reciben cada año estos espacios patrimoniales.

En el trascurso de estas jornadas, el delegado de Urbanismo, Salvador Fuentes, y la delegada de Casco Histórico, María Luisa Gómez Calero, mantuvieron un encuentro con la directora adjunta de Patrimonio de la UNESCO, Jyoti Hosagraha, a la que presentaron los avances y la estructura del Plan de Gestión del Casco, impulsado por el Ayuntamiento de Córdoba, que está a punto de adjudicarse; así como los objetivos en materia urbanística para alcanzar ese grado de equilibrio y coordinación entre las necesidades de los vecinos y los niveles de protección de la Unesco para este espacio Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Los representantes municipales expusieron a la responsable de la Unesco los retos y problemática del conjunto histórico desde el punto de vista urbanístico- de su normativa y actuación- para su protección especial manteniendo las determinaciones del Plan General y que forman parte de la “cultura urbanística” de los agentes que intervienen en el proceso edificatorio y de conservación. Se trata de dar una respuesta de conservación y desarrollo sostenible inteligente y útil que requiere de la colaboración público-privada y que engloba problemas como las casas deshabitadas o solares sin ocupar, manteniendo y rehabilitando un parcelario que constituye un patrimonio histórico testigo de la evolución de la ciudad.

En definitiva, apostar por un conjunto histórico polifuncional que asumiendo la compatibilidad de sus usos, incentive el residencial con los desafíos de los tiempos nuevos.

Etiquetas
stats