De patios entre Santa Marina y San Agustín (VIII): Zarco, 15

Casa-patio de Zarco, 15, en la ruta Santa Marina-San Agustín | ÁLEX GALLEGOS

En ocasiones, y si el viandante está atento, es posible vislumbrarlo desde el exterior. Sobre el empedrado, las rejas de la puerta de la fachada permiten divisar parte del recinto. Las plantas y las flores lo adornan durante todo el año y guardan esplendor, más si cabe, cuando Córdoba vive su Mayo Festivo -guía-. El espacio forma parte de una de las casas que respiran el frescor propio de la estrechez en Zarco, calle que lleva de Santa Marina a San Agustín, y viceversa. La vivienda, que es propiedad de Juana Romero y su marido, es una de las que aparecen en el plano del Festival de Patios de la ciudad. Se trata del número 15, que además está junto a otro inmueble con largo recorrido -de regreso el pasado año- en el certamen.

Pocos datos existen sobre el origen del edificio, que en la actualidad presenta, desde luego, una imagen muy diferente a la que pudo tener en otros tiempos. El acceso a la casa se produce, desde Zarco, por unas escaleras que se dejan ver a través de las rejas de la puerta. En su interior, un amplio patio se descubre ante la mirada de los visitantes cuando llega mayo. Muchos son los elementos que permanecen en un lugar al que presta gran cuidado Juana Romero desde hace décadas. En concreto, esta vivienda participa en el Festival desde 1994 aproximadamente. Lo hace en la ruta Santa Marina-San Agustín y dentro de la modalidad de Arquitectura Moderna. Es, por tanto, uno de los protagonistas del aire renovador de la fiesta, con un futuro incierto según la dueña. “Creo que la gente joven se va a desengañar”, apunta Romero.

PREGUNTA. ¿Qué significa el patio para usted?

RESPUESTA. Para mí es una cosa muy bonita. Me pongo muy orgullosa cuando la gente viene.

P. ¿Por qué decide participar en el Festival?

R. Yo llevo ya 25 o 26 años participando. Fue con la señora que tenía el patio de aquí abajo (Zarco, 13). Esta señora y yo teníamos el patio con unas poquitas flores, no tantas, porque esto, cada año que va pasando, pones una aquí, otra aquí… Con poquitas flores empezamos a ponerlo las dos, pero luego la señora murió y el patio ha estado 15 años cerrado. El nieto (Santiago Hernández) ha sido ahora quien se ha entusiasmado con hacer lo que su abuela hacía, ha resucitado la casa, que estaba vacía, y lo ha puesto él. Yo seguí, porque el año después de que ella muriera no lo puse, pero al siguiente sí. Pasaron por aquí los de Claveles y Gitanillas (asociación) y nos dijeron: “¿Por qué no presentáis el patio?”. Nos entusiasmamos y ya pusimos el patio al año siguiente.

P. ¿Qué opinión le merece el Festival de Patios hoy por hoy?

R. Me parece muy bien, pero con tanta foto, se van para atrás (los visitantes) y te tronchan las flores. Una fotito o dos, vale, pero claro, tampoco les vas a decir que no las echen. Les dices que tengan cuidado. Luego, me siento orgullosa de la reacción de la gente, que valora el trabajo que estoy haciendo.

P. ¿Qué considera necesario mejorar?

R. Eso de la fotografía. Tanta fotografía… No ven patio, porque luego lo verán en las fotos y verán las flores. Flores hay en muchos sitios ya, pero en detalles que tenemos en los patios, ni se dan cuenta. Aquí hay un rincón, que sale precioso en una fotografía con unas bombillas que he hecho yo. Nadie las ve. La persona que viene más tranquila y relajada, y le gustan los detalles, es la que se fija. Los demás se quedan con las flores grandes.

P. ¿Qué futuro cree que aguarda al Festival de Patios?

R. El futuro, como a esto no le den solución… Creo que la gente joven se va a desengañar, porque están abriendo (patios) gente joven y se están desengañando. Y la gente mayor ya vamos para abajo. Esto no merece la pena, lo abrimos porque nos gusta. A mí me gusta por tanto tiempo que llevo. No se gana nada. Ganará quien tenga que ganar, pero nosotros no ganamos nada. Y yo que llevo 20 años sin que me den un premio, porque los primeros años si me dieron, pero se acabó y no he pillado nada… Con eso tengo también un poco de espinita, porque todos los patios son bonitos y deben ir rotando. No pueden ser siempre los mismos, tanto en la Arquitectura Antigua como en la Moderna.

P. ¿Cuál es su recomendación para disfrutar de los patios?

R. Para disfrutar de los patios, que entren con calma. Y que no echen tantas fotos. Que se disfrute más del patio y que no te rompan cosas con tanta foto.

Etiquetas
stats