Vuelve Lucas: la amenaza del hombre de los mil gestos

Lucas Alcaraz gesticula en el banquillo.
El Córdoba chequeará su reacción ante el Levante de Alcaraz, que dejó huella en el banquillo de El Arcángel entre 2009 y 2011

Aún aspirando el dulce aroma de la victoria en San Mamés, los cordobesistas más previsores echaron una ojeada al próximo rival y seguro que algunos sintieron un ramalazo de inquietud al ver que se trataba del Levante. El Levante de Lucas Alcaraz. Un entrenador atrapado en su papel, encasillado en una imagen que, cada vez con menos convencimiento, trata de desmentir con declaraciones que suenan raro ante la contundencia de los hechos. Algunos consideran el término "resultadista" casi como un insulto. Allá ellos. Lucas Alcaraz (Granada, 1966) ha hecho del pragmatismo el centro de su ideario. Se amolda al material que el club pone a su disposición, se fija unos objetivos y rara vez no llega a cumplirlos. De un modo o de otro, con o sin concesiones a la estética, al final del curso siempre termina aprobando. En el Córdoba lo saben bien.

Lucas estuvo dirigiendo al equipo en tiempos convulsos. Despachó dos temporadas decentes, la 09-10 y la 10-11, rematadas con salvaciones más o menos holgadas y una imagen de monótona eficacia en el equipo. Ése es el sello de Lucas, un técnico cumplidor y que tiene tantos recursos como gestos en la banda. En el Córdoba recibió -como todos: es marca de la casa- críticas por el estilo de juego, algo que se puede considerar como una señal de que en la clasificación todo marchaba bien. Cuando las cuentas cuadran, el debate se traslada a las formas. La cuestión es que Alcaraz es un entrenador que hizo historia en el Córdoba. Es el único en los 60 años de vida del club que se ha sentado en el banquillo durante dos temporadas consecutivas y completas sin que hubiera mediado un ascenso.

Adiestró a los blanquiverdes en 92 partidos oficiales. En veinte años de carrera profesional no ha estado tantos encuentros al frente de ningún otro club, ni siquiera de su Granada (57), al que consiguió mantener en Primera la pasada temporada. Por eso le ha llamado el Levante, que le contrató en sustitución de Mendilibar después de siete jornadas. Y a eso vendrá a Córdoba con su receta de siempre. "Nunca perdonaría a un jugador que no tuviera en cuenta que lo primero es el colectivo", dice Alcaraz, que se declara admirador del Milan de Arrigo Sacchi y es todo un especialista en las acciones de estrategia. Lucas vuelve a Córdoba, donde los aficionados esperan ver (sábado, 20:00 horas) la primera victoria de su equipo en El Arcángel en la máxima categoría desde mayo de 1972.

Etiquetas
stats