Triunfo de fe para el Deportivo Córdoba

Las jugadoras del Deportivo Córdoba celebran un gol ante el Vícar. | ÁLEX GALLEGOS

Ahora sí, el Cajasur Deportivo Córdoba FS ha puesto la directa en el Grupo 3 de la Segunda División Femenina. Tras un comienzo de curso titubeante, el conjunto de Pablo García ha logrado encauzar una dinámica cada día más positiva, y los últimos triunfos las han hecho ascender hasta la zona media. Salvo los dos primeros clasificados, la igualdad es máxima en dicha competición, por lo que encadenar una serie de victorias te puede hacer subir como la espuma en la clasificación. Y en esas está viviendo el conjunto califal que, tras vencer en casa a La Garrobilla (3-2), ya se sitúa con un margen de hasta siete puntos de los puestos de descenso. Tres puntos de pura fe, de los de creer hasta el pitido final, aunque las circunstancias no sean propicias.

El encuentro arrancó con un Cajasur muy enchufado. De hecho, pronto llegaría el primer gol local, obra de Paula tras una buena jugada individual. La Garrovilla lo intentaba, aunque siempre se topaba con las buenas intervenciones de la guardameta Noe. Las locales mantuvieron su dominio durante toda la primera mitad, gozando de muchas ocasiones para poder aumentar la diferencia, pero sin llegar a materializar dichas oportunidades. Así, el marcador no se movería más hasta el ecuador, y al descanso se llegó con la mínima de 1-0.

Tras la salida de vestuarios, el partido parecía otro. Las visitantes salieron a por todas y en el primer minuto de juego consiguieron hacer el empate. Un hecho que despertó los primeros nervios. El Deportivo Córdoba, lejos de rendirse, continuó intentando buscar el segundo, pero no llegaba a encontrarse con él. A falta de ocho minutos, las pacenses pusieron el 1-2 en una magnífica jugada al contraataque. Y saltaron las alarmas. La igualdad siguió presente, y a los pocos minutos, las cajistas tuvieron la oportunidad de poner de nuevo el empate, aunque el penalti pitado a favor de ellas se estrelló contra la portera visitante. El tiempo pasaba y cada vez había menos margen. Y ahí llegó la reacción. Tras una falta al borde del área, Cristinita puso el 2-2 en una jugada de estrategia. Restaban tres minutos y los puntos podían de caer de cualquier lado. Y así, Lau, tras una buena combinación con Bea, coronó la remontada para las suyas a falta de quince segundos (3-2). Un triunfo que proporciona una inyección de moral tremenda para las califales.

Etiquetas
stats