Razak, aquel chico humilde que hoy es internacional

Razak, en un partido con el Córdoba | LFP
El guardameta ghanés regresará a Tenerife, donde tuvo un paso residual en la temporada 11-12 en Segunda B | Llega como pieza importante del colíder y titular con su selección

“Soy uno más, un jugador humilde que tratará de ayudar al equipo en lo que pueda”, dijo a los periodistas Razak Brimah (Accra, 1987) en verano de 2011, cuando después de salir del Betis –jugó en el filial y entrenó con la primera plantilla– recibió una llamada para afrontar una aventura de riesgo en Tenerife, un club con más nombre que recursos en aquellos tiempos duros. El club insular estaba aún bajo los efectos de un doble descenso desde Primera División y trataba de armar, sin dispendios de tesorería, una formación competente para abordar el retorno a Segunda. El encargado de confeccionar el puzzle era Pedro Cordero, ex secretario técnico del Córdoba. El cartagenero siempre sintió debilidad por el meta ghanés, que fue también su primer fichaje cuando desempeñó labores técnicas en el club blanquiverde. Lo fichó para el filial de Segunda B con vistas a su progresión hacia el primer equipo, que le llegó al africano de una manera peculiar. Lo echaron cuando el Córdoba ascendió a Primera y lo volvieron a fichar tras el descenso y un notable paso por el Mirandés. La trayectoria deportiva de Razak es una verdadera montaña rusa.

Este domingo volverá al Heliodoro Rodríguez, donde tuvo un paso fugaz y estuvo siempre a la sombra de un guardameta de rango, Sergio Aragoneses, que ocupó el marco en 40 de los 42 partidos de aquella turbulenta campaña en la que los insulares, presionados hasta límites bárbaros por la necesidad de ascender, utilizaron a tres entrenadores (Calderón, García Tébar y Quique Medina) y a treinta jugadores. Entre ellos estaba Razak, que sólo intervino en dos encuentros en el espacio de una semana: una victoria por 3-1 ante el Real Madrid Castilla de Alberto Toril y un empate sin goles frente a La Roda. Luego, a verlo todo desde el banquillo. Desde el intenso final de Liga, el subcampeonato del grupo y los cruces de play off que concluyeron con drama: el Tenerife perdió frente a la Ponferradina, que se llevó el ascenso. Y a Razak lo despidieron. Tenía 24 años. Después de eso pasó al Guadalajara, de Segunda, con el que vivió un descenso administrativo. Estaba en el paro cuando lo llamó el Córdoba. Lo hizo Cordero, el mismo que lo reclutó en su día para el Tenerife.

Aquel chico que apareció en la isla para cubrir las espaldas a Aragoneses regresará este fin de semana mucho más maduro. Es el titular del Córdoba, con el que ha batido récords de imbatibilidad que han resultado cruciales para explicar la situación de privilegio del grupo en la Liga. Es el portero del colíder, además de ocupantes sin discusión del marco en la selección nacional de Ghana, donde ha convencido a Avram Grant. El pasado fin de semana disputó con el equipo de su país dos partidos de clasificación para el Mundial de Rusia 2018 ante Islas Comores: 180 minutos y ningún gol encajado (0-0 y 2-0). Razak Brimah, con 28 años y un contrato firmado hasta 2017, parece haber encontrado, por fin, su sitio.

Etiquetas
stats