Rafa Navarro: “Yo no soy un loco”

Rafa Navarro, en su presentación | ÁLEX GALLEGOS

“No hay mejor persona posible para el Córdoba en estos momentos”. Así explicó Rafa Berges la presencia a su lado de Rafa Navarro, compañero en la cantera blanquiverde “desde que éramos niños” y ahora, por los avatares del destino, aliado en una batalla por la salvación del club en el que los dos se criaron. “Es un orgullo y un honor para mí presentarle”, indicó el director deportivo blanquiverde, que lanzó las últimas flores a Curro Torres por “su dedicación y profesionalidad”. Al de Ahlen no le acompañaron los resultados. Ahora los busca -con quince partidos por delante, ojo- el mismo equipo con un jefe distinto. ¿Qué diferencia hay? “Tiene ADN cordobesista, se ha ganado el respeto de todos por su trayectoria y sus valores”, indicó Berges. Y lo que tiene Navarro, además, es un convencimiento desbordante.

“Yo no soy un loco, si creyera que esto es imposible no estaría aquí sentado”, dijo Rafa Navarro. Fue directo a los asuntos fundamentales. Hace falta ganar y para eso hará cambios de sistema -regreso a la defensa de cuatro- y de hombres, porque “todos empiezan de cero” y la titularidad “se gana en el césped, que no engaña”. “Lo de las malas caras por no jugar y esas cosas no tienen sentido; a los futbolistas se les paga por entrenar y el entrenador decide luego quién juega”, dejó dicho.

Rafa Navarro indicó que “cuando era pequeño tenía el sueño de ser futbolista del Córdoba y lo conseguí”. Después, “tras retirarme”, tuvo otro: “Entrenar al equipo de mi tierra”. Ya está ahí. En un momento complejo, como es norma cada vez que la entidad recurre al producto local. “No me da miedo, ni muchísimo menos; me veo capacitado para sacar esto adelante”, dijo el de Ciudad Jardín, que sobre su falta de experiencia -entrenó en bases y al Espeleño, en Tercera- dijo que “esto se consigue entrenando”.

Para el nuevo entrenador, la prioridad es “mejorar los aspectos defensivos” porque “nos hacen muchísimo daño con muy poco”. Eso va a pasar por cambiar de nuevo a la defensa de cuatro, ya que “la van a entender mejor”, sin desdeñar cambios de dibujo “según las necesidades y cómo vayan los partidos”. Para él, más allá de la pizarra, es primordial la disposición del vestuario. “Los veo con la preocupación lógica, pero con la confianza de que lo vamos a sacar”, ha dicho, subrayando que “cada partido es una final” porque las oportunidades “se van agotando”. El equipo suma 21 puntos y faltan 15 partidos.

Navarro piropeó a la afición, que “ha estado con nosotros en los peores momentos y éste es uno más”. “Qué les vamos a decir. Ellos saben bien lo que nos estamos jugando y también saben lo que nos espera si no conseguimos el objetivo”, ha expuesto con crudeza, al tiempo que ha lanzado un desafío: “Creo que nos vamos a salvar en El Arcángel en el penúltimo partido”.

El técnico apeló a luchar por lograr cuanto antes esas dos victorias que permitan “acercarse más” o “salir de los puestos de descenso”, y para ello deberán actuar “sin miedo a perder”. “Lo he hablado con los jugadores. Les he dicho que cuando uno sale con miedo a perder, lo normal es que pierda”, ha apuntado antes dejar una visión hiperrealista de la base de su esperanza: “Creo que hay equipos peores que el Córdoba”.

Navarro se despidio revelando que sus referentes en los banquillos son “Caparrós y Tolo Plaza”, porque “son claros y directos con los jugadores, que al final lo que quieren es que no les engañen”.

Etiquetas
stats